CURIOSIDADES
DEL MOMENTO
Nuevo Código Nacional de Procedimientos Penales
Norberto Vázquez
17/Dec/2013 12:48
Nuevo Código Nacional de Procedimientos Penales
La reforma, que unifica 32 códigos estatales y el federal, establece ordenamientos homólogos para una impartición de justicia pronta y expedita (Foto: Internet).

Los indicadores dan muestras claras de que algo anda mal en el sistema de justicia penal: evidencian, sin lugar a dudas, un incremento sustantivo de la inseguridad pública, provocada en lo general por la impunidad que causa la falta de eficacia de los órganos encargados de investigar y perseguir el delito, así como los responsables de procurar y administrar la justicia.

Pero luego de permanecer enlatada durante casi cuatro lustros, por fin llega una legislación procesal penal para unificar los criterios político-criminales del fuero común y federal que habrán de aplicarse en los procedimientos penales con la firme intención de que se agrupen todos los aspectos que conlleva un juicio y evitar que en el país haya distintas formas de procurar y administrar la justicia.

Así, supliendo la maraña de procedimientos judiciales que imperaba en todo el territorio nacional mediante 32 códigos penales estatales y uno federal, las nuevas reglas para la investigación, procesamiento y sanción de los delitos por parte de los órganos jurisdiccionales plasmadas en el Código Nacional de Procedimientos Penales que recién avaló el Poder Legislativo llegan para configurar un sistema nacional de justicia que simplifica los procesos punitivos y evita la corrupción.

Nuevas reglas

A raíz de la reforma de junio de 2008 algunas entidades federativas tomaron la iniciativa para emprender reformas a su sistema procesal penal e implantar los juicios orales, como sucedió en Nuevo León, Chihuahua, Estado de México, Oaxaca, Querétaro y Zacatecas.

Fue entonces que se volvió imprescindible aplicar una reforma legislativa que pusiera fin a la enorme diversidad de criterios normativos que existían en el país para la impartición de justicia.

Para leer el texto completo, revisa aquí nuestra versión impresa.

 

Norberto Vázquez