Martes 19 de junio de 2018
Partidos

Economía: la visión de los presidenciables

Economía candidatos
2018-05-15 12:23:35 por Norberto Vázquez
Foto: Víctor Barilov.

Ciudad de México, 15 de mayo. Entre los temas centrales que se debaten en el actual proceso electoral que definirá este próximo 1 de julio al futuro presidente de México se encuentran inquietantes interrogantes que se hace la sociedad sobre cuáles serán los escenarios en materia de salarios dignos, finanzas públicas sanas y una economía familiar sustentable.

Al mismo tiempo los analistas se cuestionan los contextos macroeconómicos, las relaciones comerciales internacionales y todo aquel postulado financiero que garantice una estabilidad económica que se refleje en los bolsillos de los mexicanos para los próximos seis años.

También a los ciudadanos, dicen expertos, les preocupa la elevada inflación entendida como una subida generalizada de precios y que se traduce en una disminución del poder adquisitivo.

Esto debido que en 2018 inició con dos noticias sobre este índice: la primera, que México finalizó 2017 con el segundo nivel inflacionario más alto en 16 años, ya que en noviembre la tasa llegó a 6.63%, mientras el objetivo era de 3%; y no obstante, el Banco de México prevé que estos números mejoren durante la segunda mitad de 2018 e inicios de 2019.

Para estos especialistas algunos de los actuales problemas económicos de México son además la corrupción, el crimen organizado que asuela a zonas económicas enteras, la dependencia comercial frente a Estados Unidos y las tensiones político-económicas en el ejercicio de la presidencia estadunidense por parte de Donald Trump.

Estos expertos demandan “propuestas sensatas” de los abanderados presidenciables para cerrar la brecha entre ricos y pobres al exponer que la Organización Mundial de Comercio (OMC) define a México como un país especialista en materia de exportaciones con un Producto Interno Bruto promedio de 1.1 trillones anuales, poniendo al país entre las 14 mayores economías del mundo.

Según la OMC somos la cuarta economía más grande del continente americano, solo por debajo de Estados Unidos, Canadá y Brasil; sin embargo, nuestro PIB per cápita (o por habitante) mantuvo un promedio de ocho mil 543 dólares a lo largo de 2016 y 2017, colocando al país con el indicador más bajo de los recientes siete años, no solo comparado con economías desarrolladas sino también con algunas de menor desempeño en América.

En estos momentos de campañas electorales, señalan los especialistas, se desencadenan inseguridades generales en la población, en el sector empresarial y privado y, por supuesto, una gran preocupación ciudadana sobre el futuro económico con base en las proyecciones que realizan los candidatos en esta materia.

En estricto orden alfabético estas son las principales propuestas en materia económica de los cinco abanderados que buscan la Presidencia de la República.

IBU

Ricardo Anaya, candidato de la coalición Por México al frente que integran PAN-PRD-MC, plantea crear un Ingreso Básico Universal (IBU) en México para que “todos los ciudadanos, por el simple hecho de ser mexicanos, reciban una cantidad del Estado que les garantice vivir con un mínimo de dignidad”, como uno de los principales proyectos en torno de la economía familiar.

También propone bajar los precios de las gasolinas mediante la medida de reducir el IVA y el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS), para que estos combustibles no alteren al aumento de sus derivados y, por ende, la canasta básica de productos y servicios de la población.

En cuanto al poder adquisitivo de los ciudadanos se compromete a subir el salario mínimo de 88 (actual) a 187 pesos diarios para que las familias mexicanas puedan obtener su canasta básica de alimentos y otros bienes propios de la vida diaria.

En cuanto al diseño de país en cuestiones industriales ofrece “pasar de la economía de la manufactura a la economía del conocimiento” apoyado en las principales tecnologías de la información y la ciencia para industrializar al país mediante lo más moderno de la producción que impera en el mundo.

Sobre recursos humanos pide aplicar un modelo educativo “que sea adaptable a los cambios tecnológicos y con participación y vinculación de la sociedad civil y de los agentes económicos. Un modelo educativo que aumente los recursos para la investigación y la innovación”.

Inversión

Andrés Manuel López Obrador, de la coalición Juntos haremos historia que conforman Morena-PT-Encuentro Social, ofrece darle autonomía al Banco de México porque en caso de ganar las elecciones su gobierno no tendrá “injerencia en las decisiones” que tome el banco central.

En apoyo de las familias dice que no habrá aumento de impuestos en términos reales, ni tampoco “una reforma fiscal” que perjudique a las familias y al sector privado que produce empleos en el país.

Para hacerse de recursos propone que se haga mediante el fin de la corrupción: “Se acabará la corrupción y vamos a entregar esos fondos para desarrollo; vamos a reducir el gasto corriente, que ha crecido muchísimo en los últimos gobiernos; vamos a cortar el copete de privilegios que hay en el gobierno; vamos a reducir el gasto corriente para aumentar la inversión pública, que se utilizará como capital semilla y se complementará con inversión privada para impulsar proyectos productivos, crear empleos y así lograr que haya crecimiento económico en el país”.

Menciona que planea rescatar al campo y a sus pobladores, para lo cual desde las comunidades, ejidos y pueblos se fomentará al sector agropecuario, pesquero y forestal.

Para ello, indica, fijará precios de garantía para los productos agrícolas, para producir fertilizantes y para distribuir a precios bajos. El propósito es que el país sea autosuficiente en maíz, frijol, arroz, trigo, sorgo, leche, carne de res, cerdo, pollo, pescado y huevo.

Sobre cuestiones macroeconómicas apunta que el Estado desarrollará el poder económico y el fortalecimiento del mercado interno; no aumentarán los impuestos ni la deuda pública; se frenará la caída de la producción de energéticos y derivados petroleros, y se garantizará acceso a internet en todo el territorio nacional.

Familia

José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos por Méxicoque integran PRI-Partido Verde-Nueva Alianza, ofrece igualar los salarios de hombres y mujeres: “Un salario equivalente al trabajo, sin que haya desigualdad de sueldos”.

También propone otorgar un seguro monetario, dignificar el trabajo doméstico y ofrecer crédito a la palabra para que las mujeres, mediante un proyecto productivo y su palabra, puedan acceder a un crédito de la banca de desarrollo.

Para una mejor industrialización del país promueve multiplicar por tres las redes de transporte público para construir ciudades bien comunicadas para el intercambio de bienes y servicios.

Postula igualmente ampliar el uso de energía limpia en los hogares y con ello atraer inversiones por 550 mil millones de pesos para impulsar la generación de este tipo de energías del futuro. Y al mismo tiempo, “que todo el proceso industrial que genere calor se convierta en electricidad”.

En cuestiones sociales proyecta garantizar alimento, educación, salud y trabajo para las personas que han sido “apartadas de los beneficios del desarrollo y no han tenido oportunidad de salir adelante”, para abatir la desigualdad y la pobreza mediante el fortalecimiento de la economía familiar.

Meade ofrece defender las reformas estructurales realizadas en la actual administración, profundizar la reforma de telecomunicaciones y seguir con el proyecto de Red Compartida para que México logre competir palmo a palmo con países industrializados, luego de la entrada a pactos comerciales internacionales como el TPP11 y la renegociación del TLCAN.

Achicar

Jaime Rodríguez Calderón, candidato independiente, propone principalmente eliminar la corrupción de las áreas gubernamentales y llevar a la cárcel a quien incurra en esta conducta, además de promover y lograr ahorros del gobierno mediante la eliminación de algunas de las 13 secretarías, al señalar que existen más de 100 direcciones con “aviadores” y 16 organismos descentralizados.

En beneficio de la gente, comenta, se pueden ofrecer mejoras salariales “al reducir el IVA y el Impuesto sobre Percepciones del Trabajo (ISR), para que el mexicano tenga con qué llevar a su familia al cine, además de que México sea un país donde sea sencillo pagar impuestos”.

Por lo anterior pide reducir el IVA a 10% y el ISR a 25%, mientras que el gasto de gobierno se sujete en 30 por ciento.

Para mover la maquinaria productiva sugiere recuperar el campo mexicano ya que “ahí está la riqueza de este país”. También pide “contraer al gobierno” y, por el contrario, ayudar a las empresas grandes, medianas y pequeñas a expandirse mediante créditos para compañías y emprendedores.

En cuestiones de apoyo a la economía familiar pide que todos los ciudadanos que requieran un servicio médico de urgencia y no cuenten con acceso sean atendidos en hospitales privados, cuyo servicio sería subsidiado por el gobierno y propone también jornadas de trabajo de seis horas para madres trabajadoras.

Crecimiento

Margarita Zavala, aspirante independiente, busca “crear una economía humanista y con visión de futuro. Yo sí hablo de la economía de libertad de mercado, de mercados abiertos, de respeto a la propiedad privada, de respeto a las ganancias obtenidas lícitamente y legítimamente”.

Vislumbra “crecer cinco puntos anualmente: lo podemos hacer. ¿Qué tenemos que hacer? Poner las condiciones para crecer más. Necesitamos un gasto público eficiente y transparente dirigido a tres prioridades en particular: crecer la economía, mejorar nuestra seguridad y eliminar la corrupción”.

Habla de que se elimine el Impuesto Sobre la Renta (ISR) a quienes ganan menos de 15 mil pesos porque considera que quitar ese tipo de impuestos ayudará mucho a todos para crecer económicamente.

Para impulsar el empleo plantea alinear a universidades y preparatorias con empresas, con el sector privado y con “un gobierno que no estorbe, que facilite y que promueva la innovación y la tecnología, que será sin duda un elemento democratizador para todos”.

Recomienda igualmente hacer de México el paraíso del emprendedor por medio de la reducción de trámites, la simplificación fiscal y el acceso al financiamiento.

Retos 

Uno de los problemas prioritarios que tendrá que enfrentar el próximo gobierno será el del crecimiento económico sostenido, un verdadero reto para el candidato ganador e imprescindible hoy para el país, señala un estudio elaborado por la Dirección General de Análisis Legislativo del Instituto Belisario Domínguez (IBD).

El documento Algunos factores del crecimiento económico del país: retos y oportunidades para el desarrollo sostiene que México tendría que crecer a tasas cercanas a 5% y sostenerlas al menos por cinco años para crear entre un millón y un millón 200 mil empleos anuales, que son los requerimientos mínimos de la demanda en el mercado laboral.

Tan solo en la última década, entre 2006 y 2017, la demanda promedio fue de casi 900 mil empleos por año, refiere el análisis.

La investigación del IBD apunta que entre 1950 y 1982 la tasa de crecimiento anual promedio de la economía fue de 6.4%, mientras que entre 1983 y 2018 ha sido de 2.3%, equivalente a tan solo un tercio de la registrada en el lapso anterior.

El problema no es el crecimiento en sí mismo, agrega el IBD, sino que su dinámica sea la adecuada para las necesidades del desarrollo. Es decir, “que considere los requerimientos anuales y rezagos históricos de empleo formal, de ingreso de la población a las edades activas y, en general, de bienestar social redistributivo, objetivos que trascienden y soslayan a la propia dinámica productiva, que por sí sola no puede alcanzarlos, y demandan la integración de otros instrumentos de la política económica”.

En este sentido, sostiene el IBD, resulta necesaria una estrategia que permita detonar un crecimiento económico alto y sostenido que se traduzca en empleos no precarios, estables, productivos y con salarios decentes (como lo define la Organización Internacional del Trabajo).

Además, indica la investigación, “deben impulsarse medidas dirigidas a incentivar el crecimiento regional y fortalecer la relación entre distribución del ingreso y política fiscal, para generar estímulos dirigidos a expandir la inversión pública como soporte central del crecimiento”.

Este 1 de julio estará en juego, por tanto, la definición del proyecto económico, laboral y de finanzas públicas que nos acompañará durante seis años.

 

RECUADRO

Datos económicos a superar en México

Al menos 10% de la sociedad del nivel más bajo de ingresos dispone de 1.36% de los recursos del país, mientras que 10% del nivel más alto dispone de casi 36 por ciento.

Más de 26% del PIB proviene de la economía informal, donde trabaja casi 60% de toda la mano de obra activa.

La desigualdad de ingresos, el sistema tributario y la infraestructura afectan mucho más a las clases sociales bajas.

A pesar de que la macroeconomía continúa siendo buena, somos el segundo país con el mayor grado de disparidad económica entre ricos y pobres, así como entre población rural y urbana, solo superado por Chile.

El pronóstico de crecimiento económico es de 2.1 a 2.2% para este año; para 2019 se prevé que el Producto Interno Bruto de nuestro país se eleve a 2.6 por ciento.

La inflación y la debilidad del peso son los principales problemas que se vislumbran ya que esto afectará tanto a los empresarios, pequeños comerciantes y a los consumidores en general, limitando el crecimiento del país.

Fuente OCDE y Banxico

 

 

#presidenciables
#propuestas
#economicas
#ocde
#empleo
#saliarios
#dignos
#macroeconomia

Acerca del Autor
Norberto Vázquez
Sin descripción