Lunes 22 de octubre de 2018
De nota

Carnaval y otras locuras (II/II)

Vila Isabel
2013-02-24 18:10:45 por Pablo Reyes
Foto: Internet

Como se mencionó en la anterior entrega, el Carnaval en Río de Janeiro tiene tantas caras, que da para satisfacer todos los gustos posibles: desde el desfile más organizado, lleno de carros alegóricos, disfraces de la autoría de reconocidos diseñadores de modas, y espectáculo de luz y sonido, hasta la bacanal más anarquista, la de la calle, la del pueblo, en la antigua capital del Imperio de Brasil.

Como dijimos, a pocos kilómetros de distancia, de lugar a lugar, en cada sitio se perciben los múltiples contrastes, sobre todo a nivel social y económico.

En el barrio de Leblon, donde por cierto vive Caetano Veloso, entre otros personajes de la cultura brasileña, se llevan a cabo algunos desfiles de blocos, pero de poca relevancia. Pareciera que Leblon vive de noche y la samba llega de madrugada; tal vez por el hecho de ser la zona chic.

En la esquina de la Rua Arístides Espínola y la avenida General San Martín se ubica el famoso bar que lleva el apellido del icónico cantautor originario de Bahía, hermano de María Bethânia.

Así, en esas lindas calles de aceras bien cuidadas del Río de Janeiro acomodado, a un par de cuadras de la playa, la clase media alta carioca ocupa las calles. Se montan escenarios improvisados donde algunos DJ de renombre de la escena local dan gusto a sus seguidores, jóvenes de entre 16 y 30 años, aproximadamente, que poca intención tienen de sambar.

En la opinión personal de quien escribe, este momento de celebración está completamente alejado de la idea esencial del carnaval. Una imagen acéfala, desvirtuada, de lo que significan las tradiciones de Brasil. Quien está comprometido con su historia y cultura podrá ver en estos festejos plásticos un retrato de lo que el turista, llamado también gringo por los cariocas (igual que en México), quiere atestiguar como carnaval, y no lo que desde su verdadero origen fue esta celebración.

En vez de samba hay desenfreno, excesos en todos los sentidos, accidentes automovilísticos, salas de emergencia, etcétera… Ahí la música quedó en último lugar.

Bloco campeón

Vila Isabel fue la ganadora del Carnaval de Río en su edición 2013. Con 299.7 puntos sobre 300, la escuela se quedó con el primer lugar del concurso de este año; en segundo quedó Beija Flor; y en tercero, Unidos da Tijuca.

La escuela de samba Unidos de Vila Isabel fue elegida como campeona del carnaval de Río de Janeiro por su vistoso y colorista desfile con temática dirigida a los hombres y mujeres del campo, y las sencillas pero alegres costumbres del interior de Brasil.

En el desfile del sábado 16 de febrero se vio desfilar junto a ella a las otras escuelas que ocuparon desde el segundo al sexto lugar. Entre ellas Beija-Flor, Unidos da Tijuca, Emperatriz Leopoldinense, Salgueiro y Grande Río.

Vila Isabel, que cerró la temporada de desfiles en el sambódromo Marqués de Sapucaí, obtuvo 299.7 y de esta forma superó por tres décimas a Beija-Flor, que quedó en segundo lugar, con 299.4 unidades, por su desfile temático sobre los caballos de paso Mangalarga, una raza brasileña.

A pesar de ser la última escuela en desfilar, Vila Isabel emocionó al público presente en el sambódromo con la letra y la música de su samba, así como con las carrozas y disfraces que hicieron referencia a los campesinos, sus hábitos alimenticios, creencias y fiestas populares. De los diez criterios evaluados por los jurados, Vila Isabel obtuvo la nota máxima en ocho.

El título de este año es el tercero conseguido por Vila Isabel tras los conquistados en 1988, con tema sobre la raza negra, y en 2006, cuyo motivo principal fue dedicado a la integración latinoamericana.


#carnaval
# brasil
# caetano veloso
# bloco
# rua aristides espinola y la avenida general san martin

Acerca del Autor
Pablo Reyes

Doble bemol