Domingo 18 de agosto de 2019
Bienestar

UNIVERSALIZAR EL SISTEMA NACIONAL DE SALUD

Foto: Especial
2019-01-15 12:45:46 por Arturo Rodríguez
Foto: Especial

El sistema de salud público mexicano se encuentra fragmentado, cuenta con un presupuesto deficiente y mal distribuido, existe un déficit de médicos y enfermeras, cuestionable calidad en el servicio, esperanza de vida más corta que en otras naciones, por lo que urge poner orden y equidad.

En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 todos los sistemas de salud (la Secretaría de Salud, IMSS, ISSSTE y dependencias que ofrecen esos servicios, como el Ejército y Petróleos Mexicanos) tendrán un incremento en términos reales de solo 1.7% respecto de 2018. Sus presupuestos sumados ascienden a 601 mil 332.5 millones de pesos, en comparación con los 591 mil 168.4 millones de pesos del año pasado.

Para la Academia Nacional de Medicina “en México se han acumulado rezagos y persisten dolorosas desigualdades. Por ejemplo, con base en el presupuesto de gasto y cobertura para 2017 el IMSS —excluyendo las prestaciones— presenta un gasto per cápita de tres mil 910 pesos, el ISSSTE de tres mil 973 pesos, mientras que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Marina y Pemex alcanzan diez mil 671 pesos, el programa IMSS Prospera 920 pesos y el Seguro Popular (SP) mil 168 pesos (ambos programas ahora conformarán IMSS Bienestar)”.

La fragmentación es, pues, uno de los mayores retos que enfrenta el sistema de salud en México. Actualmente 21 millones 424 mil 924 personas no tienen afiliación a ninguna institución de salud y únicamente 42% de los mexicanos cuenta con cobertura con amplio paquete de atención, según refiere el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

El número de afiliados a los distintos servicios de salud públicos varía. En el último análisis Sistema universal de salud. Retos de cobertura y financiamiento, el CIEP apunta que el Seguro Popular cuenta con 54 millones de afiliados, el IMSS con 69 millones, el ISSSTE con 13 millones, los hospitales de Petróleos Mexicanos con un millón 900 mil y el programa IMSS Prospera con 13 millones. Así IMSS, ISSSTE y SP concentran 86% del total de la población afiliada (INEGI, 2017).

La brecha de desigualdad en los servicios de salud es amplia: quienes estaban afiliados al Seguro Popular tenían acceso a un catálogo de mil 603 intervenciones médicas, entre las que estaban diagnósticos, vacunas, cirugías y tratamientos, pero no tenían tratamiento para insuficiencia renal, cuando el resto de las instituciones mencionadas sí brindan ese servicio. En contraste, el servicio médico de Pemex incluye más de ocho mil intervenciones médicas e incluso cirugías estéticas y cosméticas, según el CIEP.

Primer paso

Ante todo ello el presidente Andrés Manuel López Obrador, junto con el director general del IMSS, Germán Martínez Cázares, dieron el primer paso al presentar el plan 2018-2024 de este instituto, que busca reforzar y eficientar los servicios de la dependencia, así como establecer mecanismos para estar más cerca de la ciudadanía en temas como atención médica telefónica, telemedicina y atención médica domiciliaria, así como reforzar las clínicas rurales y atención a población no derechohabiente de bajos recursos.

La estrategia en la materia implica una federalización del sistema de salud primario, así como compras consolidadas de medicamentos, donde los proveedores internacionales podrían también participar en caso de que los nacionales no ofrezcan precios razonables. Cada seis meses se incorporarán ocho estados en el proceso de federalización para tener un sistema de salud como los de Canadá y Reino Unido. “Es tan complejo el problema que sería demagógico decir que lo vamos a resolver este año: no podríamos”, aceptó el jefe del Ejecutivo.

En este sentido Martínez explicó que el IMSS contará con dos brazos: uno para atender a los derechohabientes, que suman 69 millones de personas; y otro para cuidar a los mexicanos más desfavorecidos por medio del IMSS-Bienestar, que se estima alcanzan los 13 millones (ello fondeado con recursos gubernamentales). De esta forma el instituto tiene el compromiso de estar presente en todo el ciclo de la vida: desde antes de nacer, con cuidados prenatales, hasta un bien morir con cuidados paliativos.

En México uno de los grandes retos es hacer frente a enfermedades no transmisibles como obesidad y sobrepeso (71.28% de la población), diabetes (doce millones), infarto al miocardio (cinco millones), cáncer, depresión (10% de la población), insuficiencia renal terminal, entre otras. Estos padecimientos son un riesgo para la calidad de vida, así como una presión financiera y de atención para el IMSS, ya que dos de cada tres muertes y cerca de 50% de los dictámenes de invalidez son producto de estos trastornos.

Según información del CIEP “por cada mil derechohabientes del IMSS hay 1.7 doctores, 2.3 enfermeras y 1.1 camas. Además, el tiempo de espera es de 91 minutos, cuando el deseable es de 30. La fragmentación de las instituciones de salud y la desigualdad en el acceso a la atención de calidad requieren aumento del presupuesto, no recortes ni ajustes”.

De acuerdo con los Indicadores en salud 2017 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) México tiene 2.4 médicos por cada mil habitantes, en relación con 3.4 en promedio, y cuenta con menos de un tercio del número de enfermeros/as y camas de hospital por cada mil habitantes de la OCDE. Es decir, por cada dos mil habitantes en el país existen tres doctores y solo una asistente por médico, cuando de acuerdo con recomendaciones de la OMS debemos tener entre dos y tres médicos por cada mil habitantes y tres enfermeras o enfermeros por doctor. En promedio hay una cama de hospital para cada mil mexicanos.

La política nacional de universalización en la atención a la salud aspira a que los servicios se presten con calidad, integralidad y eficiencia. Ello significa eliminar barreras que limitan el acceso y la efectividad de la atención médica. De ahí la importancia de identificar y erradicar las prácticas de corrupción en unidades médicas y de seguridad social para un gasto eficiente. Solo así se podrán dar los siguientes pasos rumbo a una atención con calidad y calidez.

 

Sistema Nacional de Salud

Dependencias

SSA y Seguro Popular

IMSS

ISSSTE

IMSS Bienestar

Pemex

Derechohabientes

(en millones)

54

62

13.2

13

1.9

Trabajadores

284 mil  142

450 mil

104 mil 547

 

Doce mil

Unidades  médicas

Mil 400

Seis mil 181

Mil 164

80

20 hospitales

Gasto per cápita

(en pesos)

Mil 168

Tres mil 910

Tres mil 973

920

Diez mil 671

Consultas anuales

1.1 millones

17 millones 850 mil

330 mil

 

74 mil 211

Camas censables

75 mil 398

33 mil 26

Seis mil 983

Utilizará las del IMSS

958

Fuentes: CIEP, IMSS, SSA e ISSSTE.

 

IMSS en números

(*cada día)

Trabajadores del IMSS: 450 mil personas.

Unidades médicas: seis mil 181.

Urgencias: cinco mil*.

Consultas: 480 mil*.

Partos: mil 100*.

Análisis clínicos: 780 mil*.

Intervenciones quirúrgicas: cuatro mil*.

Derechohabientes: 69 millones.

Personas pensionadas: 4.3 millones.

Beneficiarios IMSS-Bienestar: 13 millones.

Unidades de Investigación Médica: 21.

Investigadores del SIN: 361.

Fuente: IMSS

 

Ruta

Primero se federalizarán los servicios de salud en ocho estados, los más rezagados históricamente: Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo; luego, cada seis meses, se irán incorporando ocho entidades federativas más.

#bienestar
#imss
#lorena rios
#sistema
#nacional
#salud
#cuarta
#transformacion

Acerca del Autor
Arturo Rodríguez
Sin descripción