Viernes 18 de octubre de 2019

EMPRENDEDORES CIERRAN EL CICLO DEL RECICLAJE DE VIDRIO

Foto: Especial
2019-08-22 19:58:07 por
Foto: Especial

En la actualidad en México se generan 3.1 millones de toneladas de botellas de vidrio al año, de las cuales solo se recicla 12%, además de que cuatro de cada diez botellas de destilados que se desechan terminarán recolectadas y rellenadas con bebidas adulteradas.

Con el fin de darle una nueva oportunidad a los desechos de este material en 2013 un grupo de emprendedores mexicanos creó Cerrando el ciclo, un proyecto ambiental que se especializa en el reciclaje de vidrio.

José Luis Pérez, fundador y director general del proyecto, explica en entrevista que el proyecto nació de la necesidad de sensibilizar a la sociedad sobre los impactos ambientales que genera nuestro estilo de vida con una estrategia de inclusión laboral, teniendo como base un material poco valorado.

“En el país, a diferencia de otros residuos, el vidrio tiene poco valor en el mercado: se pagan entre 20 y 40 centavos por kilo; este factor ha contribuido a que su reciclaje carezca de interés, tanto para la sociedad como para los pepenadores”, comenta.  

A seis años de la creación de Cerrando el ciclo el emprendedor recuerda que después de trabajar durante una década en el área de sustentabilidad de una empresa cervecera y analizar el impacto ambiental que tienen los envases de vidrio (duran en el planeta más de mil años), supo que en aquellos recipientes tirados en las calles estaba no solo su futuro sino también el de varias mujeres en situación vulnerable. 

“En Cerrando el ciclo estamos 100% enfocados al vidrio de botella, que es buen material que abunda por toneladas y nadie lo quiere. El acopio lo hacemos mediante algunos restaurantes y hoteles, también tenemos una alianza con una red de pepenadores”, expresa.

También, agrega, incentivamos a la sociedad a que haga acopio y recicle sus botellas para evitar que queden enterradas en rellenos sanitarios y dispersas en las calles.

“En 2013 —cuando empezamos el proyecto— reciclamos tres toneladas de botellas de vidrio, en lo que va de 2019 llevamos doce toneladas, es decir, hemos acopiado casi cuatro veces más que lo que recogimos el primer año. Ello debido a que se han sumado empresas y restaurantes. La misma comunidad en donde estamos llega en su carro, se baja en el punto de venta, deja sus botellas, algunos van con sus hijos o sobrinos. Lo que estamos haciendo es generar conciencia, a lo mejor no nos compran productos, no van con ese fin, pero nos ayudan con las botellas: por un lado generamos esa semilla en la localidad que son nuestros vecinos y por otro le damos una segunda oportunidad al material”, señala.

Para este fin, indica, no todas las botellas funcionan ya que “las que se generan en las casas, por ejemplo las de mayonesa, café, mermeladas, entre otras, las descartamos porque es más difícil su higiene”.

No obstante añade que 100% del vidrio que les llega se recicla. “Tenemos una alianza con Vitro, que es una de las vidrieras más grandes de México. Ellos pasan cada mes por la merma que nosotros no ocupamos —botellas quebradas, rayadas o que no nos funcionan—, se la llevan a sus recicladoras y las reinsertan nuevamente a la cadena productiva: con ello garantizamos que todo del vidrio que nos llega va a tener un reciclaje ya sea por nosotros o por la misma industria”.

Empoderamiento 

Cerrando el ciclo capacita a un grupo de mujeres en situación vulnerable: ellas han encontrado en la fabricación de productos de vidrio reciclado una fuente de autoempleo y empoderamiento.

“Hemos trabajado con el DIF y con el Instituto de la Mujer en Nezahualcóyotl. Muchas de las chicas que trabajan con nosotros fueron capacitadas por ellos de primera mano, las hemos ido capacitando para que se vuelvan artesanas del reciclaje; ahora estas artesanas elaboran los productos a partir de su creatividad y maestría”, dice José Luis Pérez. 

Por su parte Adriana Robles, cofundadora de Cerrando el ciclo, explica que los productos que maquilan van desde joyería, bisutería, artículos decorativos y publicitarios.

“Nuestro catálogo son botellas de cerveza que se han convertido en bisutería, lindas macetas, botellas de licor que ahora son veladoras o incluso botaneros: eso es sin duda darle la vuelta a lo que antes se convertía en basura y acabaría en tiraderos o en el fondo de una cañada. Pero, además, son oportunidad de emprendimientos sostenibles y sociales”, indica.

En Nezahualcóyotl, agrega José Luis Pérez, tenemos el taller donde la misma comunidad ya nos lleva las botellas para reciclar: ahí hacemos todo el proceso de transformación. Tenemos también un punto de venta físico pero igualmente hacemos trabajo de venta online. Contamos con plataformas de venta con Mercado Libre y Amazon, con esta última hemos enviado piezas a Estados Unidos y Canadá para que allá se venda el producto, y en México en todo el territorio nacional.

Nuevos retos

A pesar de que cada mes reciclan más botellas de vidrio y la venta va mejorando al comercializarse sus piezas en otros países los fundadores de Cerrando el ciclo reconocen que el reto a futuro es llevar un producto más fuerte que genere un impacto ambiental más agresivo.

“Nosotros comenzamos como una sociedad civil y seguimos siendo una AC. Muchas veces no tenemos el apoyo empresarial o del gobierno y eso nos genera mucha inestabilidad económica. En un principio el reto fue que la gente y las empresas tomaran esta conciencia, ahora poco a poco la iniciativa privada ha empezado a valorar este tipo de productos y nos han ayudado a crecer el proyecto”, expresa José Luis Pérez.

Apunta que aunque la venta de joyería o artículos decorativos es lo que les ha permitido mantenerse como proyecto empresarial y llevar sustento a 17 familias el siguiente reto es apostarle a un uso más comercial y a mayor escala. “Hemos comenzado a crear placas de vidrio fundido que pueden ser usadas en la industria de la construcción.

“Sus usos van desde la industria decorativa, puede ser una mesa, loseta, mosaico, cenefas o cubos de luz, todo hecho de vidrio fundido, ahí ya tiene otro nivel de aplicación mucho más amplio, su uso puede ser una solución para la problemática del vidrio no solo en México sino en el mundo, porque para realizar estos se tienen que utilizar cantidades más fuertes del material y podemos darle realmente un uso a gran escala”, puntualiza.

 

#medio ambiente
#emprendedores
#cierran
#ciclo
#reciclaje
#martha mejia
#mexico
#vidrio

Acerca del Autor
Super User
Sin descripción