España viruela símica1.jpg
05 agosto 2022
Redacción
Internacional

España combate el peor brote de viruela símica de Europa

Las autoridades sanitarias y grupos comunitarios buscan contener el brote

Barcelona, Agosto 5.-Roc, un trabajador sexual y actor de películas para adultos, se sintió aliviado cuando fue uno de los primeros españoles que recibió la vacuna contra la viruela símica. Estaba al tanto de varios casos de contagios entre hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres—la principal forma de transmisión— y pensaba que él podía ser el próximo.

“Llegué a casa y pensé, ‘Dios mío, me salvé’”, declaró este hombre de 29 años a la Associated Press.

Sin embargo, la vacuna le llegó demasiado tarde. Roc, que usa ese nombre en su trabajo, había sido infectado por un cliente algunos días antes. Se sumó así a la lista de contagiados en el país europeo con el peor brote de viruela símica, más esparcida en África y que hace poco empezó a propagarse en otras partes del mundo.

Comenzó a tener síntomas: pústulas, fiebre, conjuntivitis y fatiga. Estuvo incluso hospitalizado, pero ya fue dado de alta.

Las autoridades sanitarias y grupos comunitarios se afanan por contener un brote que ya causó la muerte a dos jóvenes. Se dice que fallecieron de encefalitis, como se denomina a una inflamación del cerebro que puede responder a algunos virus. La mayoría de los contagios de la viruela símica, no obstante, tienen síntomas leves.

España tiene 4.577 casos confirmados desde el inicio del brote hace tres meses. Expertos creen que los brotes son producto de dos fiestas en Europa en las que hubo contactos sexuales.

El único país con más infecciones que España es Estados Unidos, una nación mucho más grande, con 7.100 contagios.

En total se han registrado más de 26.000 casos en casi 90 países desde mayo. Se cree que hubo 103 muertes en África, sobre todo en Nigeria y el Congo, donde hay una variante del virus más letal que la de Occidente.

Expertos del campo de la salud dicen que esta no es una enfermedad que se propaga exclusivamente a través de contactos sexuales, aunque ha afectado mayormente a gays y hombres bisexuales que se contagiaron por esa vía. Esa comunidad representa el 98% de las infecciones registradas afuera de África.

Cualquier persona que mantiene un contacto físico estrecho con una persona infectada, su ropa o sus sábanas puede contagiarse.

Parte del desafío por delante es combatir el virus sin estigmatizar a los hombres que mantienen relaciones con otros hombres, asegurándose de que los sectores más afectados reciben las vacunas y la información adecuada.

España ha distribuido 5.000 dosis de la vacuna, que requiere dos dosis para funcionar, y espera otras 7.000 de la Unión Europea en los próximos días, según el ministerio de salud.

Distintas organizaciones trabajan para garantizar que las vacunas sean distribuidas entre los gays, los bisexuales y las mujeres transgénero.

En Barcelona, BCN Chekpoint, agrupación que trabaja en la prevención del Sida y el VIH en las comunidades gay y trans, está contactando a personas en riesgo y ofreciéndoles una de las preciadas vacunas.

Pep Coll, director médico de BCN Checkpoint, dijo que se da prioridad a las personas que corren peligro de contraer el VIH y están recibiendo tratamientos preventivos, los hombres que mantienen relaciones con muchas personas y quienes participan en encuentros “chemsex” (que combinan relaciones sexuales y consumo de drogas), así como en las personas con respuestas inmunológicas nulas o débiles.

Hay mucha más gente que encaja en esas categorías.

“Si hablamos de las personas que están haciendo la PrEP (contra el VIH), más las personas con VIH, estamos hablando de más de 15.000 personas” tan solo en Barcelona, afirmó Coll.

La escasez de vacunas aumenta la importancia de las políticas sanitarias preventivas, según los expertos.

Igual que ocurrió con la pandemia del coronavirus, el rastreo de contactos para identificar a personas que podrían estar infectadas es vital. Pero a diferencia del COVID-19, que se transmite a cualquiera a través del aire, el hecho de que la viruela del simio se transmita a través de contactos sexuales hace que mucha gente se muestre reticente a compartir información.