Lunes 18 de noviembre de 2019
Economía

Jóvenes mexicanos que no ahorran, futuros ancianos en pobreza

El ahorro voluntario en México es ínfimo
2013-06-18 21:02:30 por Redacción
Foto: Alejandro Gómez/Creative Commons

Por Elidet Soto e Israel Piña

Los trabajadores mexicanos, en general, no ahorran voluntariamente en su cuenta de Afore. De seguir así las cosas, enfrentarán problemas económicos durante su retiro y, de paso, pondrán en dificultades a los jóvenes del futuro, quienes tendrán que hacerse cargo de los más viejos de las familias.

El 1 de julio de 1997 entró en vigor la reforma a la Ley del Seguro Social cuyo objetivo principal fue eliminar el sistema público de pensiones ante graves problemas financieros del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El viejo sistema fue reemplazado por un modelo de cuentas individuales administradas por empresas privadas. A partir de entonces, la responsabilidad de las pensiones se transfirió del Estado a los ciudadanos.

Cada trabajador registrado ante el IMSS, además del ahorro obligatorio que hace a través de un descuento directo a la nómina, tiene la posibilidad de ahorrar voluntariamente en la Afore en la que esté registrado.

“Las nuevas generaciones, al acceder al mercado de trabajo, tienen que ser conscientes de que buena parte de lo que ellos tendrán en el futuro dependerá de lo que sean capaces de ahorrar a lo largo de su vida laboral”, explicó la académica del Tecnológico de Monterrey, Leticia Armenta Fraira.

Pero las cifras revelan que los trabajadores no son conscientes de esta situación.

En marzo de 1998, el ahorro voluntario representaba el 0.31% respecto al total de recursos administrados por las Afores. En abril de 2012, la cifra fue de 0.54%, de acuerdo a cifras del Consejo Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

El total de recursos administrados por las Afores está prácticamente formado por la Cesantía en edad avanzada y Vejez de los trabajadores cotizantes al IMSS y al ISSSTE, que incluye el SAR 92, es decir, por los ahorros forzosos.

Las causas

Para la investigadora del Tecnológico de Monterrey, el ahorro voluntario es mínimo por tres razones:

1.- Debido a que el nuevo esquema de sistema de ahorro para el retiro es relativamente reciente, los trabajadores aún ven lejano su retiro.

2.- Las Afores no han sabido informar a los ciudadanos cómo funciona el nuevo sistema ni cuáles son sus ventajas y la mejor forma de aprovecharlo.

3.- Debido al desconocimiento, los trabajadores desconfían de las Afores, pues no saben lo que pasará con sus ahorros.


Pero, ¿qué dicen los trabajadores?


¿Qué pasará si no hay ahorro voluntario?

Lo que los trabajadores ahorren en el presente será lo que cuenten para consumir en el futuro.

“El  gran beneficio de las afores es que cada uno disfrutará del fondo que ha decidido formar durante su vida laboral”, explicó la académica Armenta Fraira.

“Si no se hacen aportaciones individuales al esquema forzoso, agregó, tendremos que conformarnos con un esquema muy modesto”.

El calificativo de modesto significa en realidad “insuficiente”. Con el ahorro “forzoso” por sí solo, los individuos no podrán mantener su nivel de consumo en la vejez debido a que este tipo de aportación es mínima respecto al salario.

Por ejemplo, si un joven ingresa a la edad de 18 años al mercado laboral, con un sueldo de 10 mil pesos mensuales, cuando se retire, a los 65 años, recibirá una pensión de entre mil 680 pesos y 2 mil 290 pesos, dependiendo del rendimiento neto que otorgue su Afore.

Esto quiere decir que las personas en condiciones similares a las anteriores y que nunca hayan hecho aportaciones voluntarias, verán reducidos sus ingresos en aproximadamente 80 por ciento.

En cambio, si ese trabajador ahorra voluntariamente 500 pesos al mes, su pensión será de unos 3 mil 800 pesos mensuales. En otras palabras, con un ahorro extra de 5%, se obtendrá un 65% más de pensión, según la calculadora de Consar.

Si quieres calcular cuánto recibirás de pensión según tus condiciones particulares, visita este link

Pirámide en contra

De continuar con el bajo nivel de ahorro voluntario, en el futuro tendremos una población adulta mayor con dificultades para satisfacer sus necesidades.

En 2010, las personas de 65 años o más representaban el 5.2% de la población. Para 2050, serán el 21.2%, de acuerdo a las proyecciones del Consejo Nacional de Población.

La situación se agrava con la informalidad. Según datos de la Secretaría del Trabajo, sólo hay 13.5 millones de trabajadores permanentes afiliados al IMSS, de una población económicamente activa de 49.5 millones de personas.

En este contexto, México será un país con millones de ancianos en condiciones económicas críticas, a los que sólo les quedará recurrir al apoyo de sus familiares más jóvenes o confiar en que para entonces exista algún sistema de seguridad social de cobertura universal. 

#afore
# ahorro voluntario
# cotizacion en el imss
# pensiones de trabajadores en mexico

Acerca del Autor
Redacción
Sin descripción