Lunes 22 de octubre de 2018
Bienestar

Medicamentos caducos, riesgo para la salud

Se recomienda evitar guardar los medicamentos con fecha de caducidad vencida o que no se consuman
2013-09-03 19:24:20 por Lorena Ríos
Foto: Creative Commons

En México se generan anualmente casi doce millones de medicamentos caducos, de los que 30% va al mercado ilegal de medicinas mientras que otro porcentaje es tirado a la basura o a cielo abierto, lo que impacta al medio ambiente y mantos freáticos, de acuerdo con datos de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Para evitar que los fármacos con fecha de caducidad vencida sean consumidos de forma inadecuada, lleguen a los tianguis o contaminen, se puso en marcha desde 2010 un programa de recolección de los mismos en depósitos ubicados en farmacias, tiendas de autoservicio y hospitales.

Jorge Lanzagorta, director general del Sistema de Gestión de Residuos de Envases de Medicamentos (Singrem), organismo que opera con el apoyo de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), detalla que “con el programa de recolección de medicamentos caducos invitamos a las personas a que depositen en los contenedores todos los residuos de sus medicamentos: grageas, cápsulas, jarabes y ungüentos, de preferencia con todo y su envase”.

Advierte que uno de los retos es que en los hogares mexicanos se acostumbra la automedicación, por lo que se recurre incluso a usar productos caducados.

“Los mexicanos somos muy dados a autorrecetarnos o a medicar a nuestra familia y amigos; sin embargo, cuando se encuentran caducos los fármacos pueden ser tóxicos y generar efectos indeseables en quien los consume”, advierte.

Por ello recomienda evitar guardar los medicamentos con fecha de caducidad vencida o que no se consuman, ya que pueden perder eficacia si no se conservan correctamente; esto es, a temperatura ambiente no mayor a 30º grados centígrados y en un lugar seco.

Proceso de eliminación

El primer paso para eliminar del botiquín los medicamentos caducos es verificar la fecha de vencimiento de cada uno de ellos; posteriormente, llevarlos al depósito de fármacos ubicado en la farmacia, tienda de auto servicio u hospital más cercano, donde de ser necesario el dependiente del local proporcionará ayuda o la información necesaria.

“Solo el supervisor de Singrem tiene la llave del contenedor; es el único autorizado para retirar la bolsa del contenedor. Ahí mismo se pesa la bolsa y se anota en una papeleta de recolección e introduce la bolsa en su vehículo”, explica el director de Singrem.

Después, el supervisor traslada los residuos a un almacén temporal donde se pesa y se registra su ingreso al mismo. El siguiente paso es la clasificación de los medicamentos desechados: por grupo terapéutico, sal (nombre genérico), forma farmacéutica, mercado (público o privado), si está caducado o no, fracción sanitaria del producto, condición del envase (vacío, completo, usado)… datos que permitirán conocer el tipo de medicamentos que las familias poseen en sus hogares y útil para estudios de salud pública, de acuerdo con la morbilidad de la región.

Los residuos son transportados para su destrucción final por el gestor ambiental con un prestador de servicios calificado para este fin, es decir, en un incinerador. Al concluir se emite un certificado de destrucción final que hacen llegar a las oficinas de Singrem.

Jorge Lanzagorta expone que desde 2010 arranca el sistema de recolección en la ciudad de León, Guanajuato, y ahora opera en más de 160 poblaciones en 19 entidades de la República Mexicana, brindando atención a casi 43 millones de habitantes.

El programa logró recuperar y destruir en 2010 casi nueve toneladas de medicamentos caducos; en 2011 fueron 25 toneladas; en 2012, más de 75, y en lo que va del año se han logrado recuperar 129 toneladas. En suma, se alcanzó a recolectar 238 toneladas de fármacos caducados.

“El objetivo final es evitar que los medicamentos que ya no se usan terminen en el mercado ilegal, en el drenaje o en rellenos sanitarios donde pueden producir problemas de salud, así como reacciones químicas complejas e impactos negativos al medio ambiente. Y es que la gente desconoce que los fármacos que terminaron su caducidad son considerados residuos peligrosos, sujetos a un manejo especial”, resalta Lanzagorta.

El Singrem invertirá durante 2013 casi 30 millones de pesos para la ampliación del Plan de Manejo de Medicamentos Caducos a 27 ciudades del país y para incrementar a tres mil 278 el número de depósitos especiales que se utilizan para ese fin.

La asociación civil sin fines de lucro estima llegar a 309 toneladas acumuladas en el presente año, con lo que alcanzará una cobertura de 50 millones de habitantes.

Actualmente hay contenedores seguros de Singrem en Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Morelos, Jalisco, Aguascalientes, Estado de México, Distrito Federal, Baja California Norte, Yucatán, Campeche, Michoacán, Quintana Roo, Zacatecas, Veracruz y Guerrero.

Fecha de caducidad

Según informes de la Cofepris, de los doce millones de medicinas caducas que hay en el país 70% es devuelta y destruida para evitar que ingrese al mercado ilegal. Además, en el mercado nacional existen casi cinco mil 500 productos farmacéuticos con tres mil millones de unidades en venta al año. De estas, 52 millones de piezas (cajas o frascos) caducan en el mismo periodo antes de ser entregadas al consumidor, o ya adquiridos pierden su vigencia en los hogares.

#medicamentos
# caducos
# riesgos
# medicamentos caducos
# que pasa si tomo medicamentos caducos

Acerca del Autor
Lorena Ríos
Sin descripción