Domingo 18 de noviembre de 2018
Mundo

TRUMP MILITARIZA LA FRONTERA

Frontera
2018-11-05 09:20:06 por Norberto Vázquez
US Customs & Border Protection

Ciudad de México, 5 de noviembre. Cuatro  caravanas de migrantes centroamericanos transitando por territorio nacional que pretenden llegar a Estados Unidos, revelan la magnitud del conflicto en potencia que esta movilidad migratoria representa para México y la región entera, con posibilidades de que se traduzca en un caudal de personas envueltas en desplazamientos forzosos como estrategia habitual de sobrevivencia.

Para los expertos consultados lo que ya es indiscutible es que el flujo de migrantes no solamente muestra signos de continuidad sino también de crecimiento sostenido, por lo que este movimiento de centroamericanos rumbo al norte es objetivo de observación y procedimientos rigurosos en la frontera México-Guatemala, donde confluyen los migrantes en tránsito.

En este sentido, agregan, la frontera con Guatemala, límite del desplazamiento de los centroamericanos, empieza a mostrar signos preocupantes sin que se establezcan barreras de contención ni se instalen equipos sofisticados para la detección y detención sino que solamente se adoptan formas de revisión sustentadas en el respeto a los derechos humanos y al libre tránsito, lo que podría seguir provocando oleadas de migrantes.

Por lo pronto, con la intención de visualizar el problema regional ya se reunieron viceministros responsables de temas consulares y migratorios de El Salvador, Guatemala, Honduras y México, con el fin de abordar el estado que guardan los flujos migratorios recientes de ciudadanos centroamericanos, intercambiar perspectivas sobre el tema y acordar un curso de acción conjunta e inmediata.

Más allá, en la frontera norte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenaza con militarizar la línea divisoria con México mediante el envío de más de 15 mil efectivos con la firme intención de que, a medida que la caravana con miles de centroamericanos avance para intentar pedir asilo, ordenar a sus militares que “cierren” la frontera si no se detiene la “arremetida” de los inmigrantes.

Por todo ello el horizonte de la migración originada en los países centroamericanos se vuelve preocupante.

Las iniciativas recientes no parecen todavía trastocar los elementos de raíz que determinan la movilidad de su población hacia el exterior en busca de mejores oportunidades y para México esto se podría volver un conflicto en potencia si no se paran estos éxodos desde las naciones de origen.

Primera caravana

Sin perder la ilusión continúa su marcha por territorio nacional la caravana migrante que inició su travesía el pasado 12 de octubre, cuando en la ciudad de San Pedro Sula, Honduras, un grupo de personas se reunió para viajar a Estados Unidos cruzando Guatemala y México.

Al cierre de esta edición esa primera caravana con migrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras se encontraba a 60 kilómetros de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, con un contingente de aproximadamente siete mil personas.

Muchos de los migrantes que viajan solos optan por subirse a tráileres o camiones para apresurar su viaje, mientras quienes viajan con niños o mujeres caminan sin parar por las carreteras.

Cabe señalar que en esta caravana algunos han presentado ya cuadros de diarrea por ingerir alimentos a los que no están acostumbrados, mientras que otros han tenido cuadros de gripe debido a que han estado expuestos a las lluvias por las noches y al fuerte sol de día.

Tanto los cuadros de diarrea como los de gripe están bajo control gracias al apoyo de las comunidades ubicadas en el camino de la caravana, las donaciones y la intervención de organizaciones de la sociedad civil, la Cruz Roja e instituciones de gobierno como el DIF.

“Hemos organizado puntos de abastecimiento de agua para que los migrantes puedan hidratarse porque han sido recorridos muy largos para ellos y con mucho sol. Un recorrido de un punto a otro que por lo general toma media hora en automóvil a ellos les toma hasta cuatro horas”, dice Alejandra Castillo, integrante de UNICEF México, quien acompaña a la caravana.

Se prevé que en los siguientes días esta primera caravana emprenda camino rumbo a Juchitán o a Matías Romero, también en Oaxaca.

Y conforme se acerca al centro del país para los expertos comienza a preocupar el frío porque después de caminar en el calor y la humedad los migrantes se encontrarán con temperaturas bajas y la mayoría solo trae la ropa que tiene puesta y no cuenta con chamarras o cobijas.

Segunda caravana

Para el 29 de octubre los integrantes de la segunda caravana de migrantes de Honduras ingresaron a territorio mexicano por el río Suchiate, el cual atravesaron en su mayoría por una zona de escasa profundidad.

En la ribera del río, ya en la parte mexicana, la multitud fue contenida por una valla de la Policía Federal, mientras funcionarios delInstituto Nacional de Migración (INM) exhortaban a los indocumentados a entrar al país en forma ordenada y solicitar su calidad de refugiados.

El operativo, que incluyó el sobrevuelo de un helicóptero, resultó insuficiente ante el flujo creciente de migrantes que provenían de Tecún Umán, Guatemala, por lo que finalmente a esos migrantes —casi mil 200 personas— se les permitió el paso.

Una vez que la Policía Federal se replegó los migrantes de la segunda caravana pretenden llegar a Tapachula siguiendo el mismo esquema y el mismo itinerario que la primera, que ya está por entrar en Oaxaca.

Sin embargo fueron conminados por el INM a permanecer en el municipio de Suchiate para que se les proporcione apoyo humanitario, por lo que los migrantes decidieron pernoctar en la comunidad de Ciudad Hidalgo y otro grupo en la comunidad de Ignacio Zaragoza.

De acuerdo con testimonios recabados entre los migrantes los hondureños aseguran que su intención no es quedarse en México sino llegar a Estados Unidos.

Y según medios locales ha disminuido la generosidad que para con la primera caravana mostraron los del sur del país: en esta segunda caravana solamente unas cuantas personas salieron a ofrecer comida, ropa y otros artículos.

En esta segunda caravana de migrantes el grupo es mucho menor y por el momento desde la ciudad fronteriza de Ciudad Hidalgo han comenzado su éxodo hacia el norte del país, en pos de la frontera con Estados Unidos.

Tercera caravana

Asimismo una tercera columna de migrantes llegó el martes 30 de octubre a la frontera sur de México proveniente deEl Salvador.

Se trata esta vez de aproximadamente 700 personas que solicitaron refugio en el país.

“Este contingente que ingresó a México (el martes) lo hizo de manera ordenada y respetuosa”, afirmó el miércoles 30 Antonio Azúcar, cónsul de ese país centroamericano en Tapachula, Chiapas.

El funcionario confirmó que casi 700 personas integran este tercer grupo de migrantes. “Se trabaja con laComisión Mexicana de Ayuda para los Refugiadospara que quienes lo requieran puedan solicitar refugio en México e iniciar una vida libre de temores”, explicó.

Azúcar señaló que colaboraron con las autoridades mexicanas para el ingreso de la tercera caravana migrante. “Estamos buscando que lo hagan de manera ordenada y siguiendo las indicaciones que el Instituto Nacional de Migración nos proporciona para permitir el ingreso seguro a territorio mexicano”, explicó.

Por otra parte Azúcar reveló que “se conoce de la salida desde El Salvador de un cuarto grupo de migrantes de aproximadamente 500 personas, de acuerdo con cifras del gobierno salvadoreño”.

El funcionario señaló que el tamaño de la cuarta caravana puede ir creciendo si se suman más personas al contingente a lo largo de su travesía por Centroamérica.

Cónclave

Dada esta situación la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó que se celebró un cónclave de trabajo entre los viceministros responsables de temas consulares y migratorios de El Salvador, Guatemala, Honduras y México, cuya finalidad fue abordar la problemática que presentan de manera coyuntural los flujos migratorios de ciudadanos centroamericanos.

El objetivo fue intercambiar perspectivas sobre el tema y acordar un curso de acción conjunto e inmediato.

En esta reunión los funcionarios coincidieron en señalar “que el flujo que se registra desde mediados de octubre a la fecha es inédito y atípico, por lo cual requiere de una atención especial por parte de los gobiernos para garantizar el respeto de sus derechos humanos y proveer asistencia humanitaria, al tiempo de mantener una migración segura, ordenada, regular y con apego a las leyes migratorias de cada país”.

Al respecto las autoridades de las cuatro naciones acordaron “profundizar y agilizar el intercambio de información relevante para atender las peculiaridades del flujo migratorio inédito”. Se destacó que las acciones que los Estados emprendan tendrán como base “el principio de la responsabilidad compartida”.

Los vicecancilleres “revisaron las medidas adoptadas para la atención de los nacionales centroamericanos en cada país; evaluaron las políticas migratorias vigentes y se expusieron los recursos que México, en particular, ha puesto a disposición para ofrecer el reconocimiento de la condición de refugiado, así como el plan Estás en tu casa”, informó la SRE.

También compartieron información “sobre las acciones de coordinación con las organizaciones de la sociedad civil, distintos órdenes de gobierno y organismos internacionales que desde el inicio del fenómeno han acompañado a México, como es el caso del apoyo que a solicitud del gobierno mexicano el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) otorga a las autoridades migratorias”.

Y reafirmaron el compromiso de sus gobiernos de “seguir trabajando de manera coordinada a través de diferentes mecanismos, como el Grupo de Concertación de Consulados del Triángulo Norte de Centroamérica y México en Estados Unidos (Tricamex), y mantener comunicación estrecha sobre la evolución del fenómeno migratorio en la región”, aseveró la cancillería.

Reafirmaron incluso “la voluntad de seguir promoviendo programas para fomentar el desarrollo y generar arraigo en los países de origen”. Igualmente destacaron la importancia de desplegar de manera conjunta y en los cuatro países “campañas de información a los migrantes y potenciales migrantes, que reflejen una visión realista de los riesgos que conlleva la migración irregular, al tiempo de informar sobre las ventajas de migrar de manera ordenada, regular y segura”.

En tanto, México ratificó su compromiso de seguir “trabajando de manera conjunta con los gobiernos de los países del Triángulo Norte de Centroamérica para atender las causas estructurales de la migración a través de acciones que promuevan el desarrollo económico y social en la región, como los programas en materia de facilitación comercial, integración energética, infraestructura —Fondo de Yucatán— y reducción de la desnutrición —Mesoamérica Sin Hambre—, entre otros”.

Militarización

Del lado norteamericano el presidente Donald Trumpadvirtióque planea levantar“ciudades de tiendas de campaña” a lo largo de la frontera con México para albergar a los miles de migrantes centroamericanos que viajan en caravana hacia ese país donde buscan asilo.

Trump comentó que si algún inmigrante de las caravanas logra cruzar y aplicar para el asilo —como su legislación autoriza a hacerlo— Estados Unidos buscará retenerlos hasta que llegue su momento. “Vamos a construir ciudades de tiendas de campaña. Vamos a colocar tiendas de campaña por todo el lugar y van a esperar”, advirtió el mandatario.

Cabe señalar que bajo el actual sistema migratorio estadunidense pueden pasar años antes de que las solicitudes de asilo presentadas por inmigrantes se procesen y se autorice o niegue su estancia legal en Estados Unidos.

De acuerdo con la organización civil Apoyo a la inmigración en Estados Unidos, “las personas perseguidas en sus países de origen pueden solicitar el estatus de refugiado, asilado o protegido temporal en EU, pero el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) establece que las dificultades económicas no se consideran razón suficiente para que una persona solicite el estatus de asilado o refugiado”.

El lunes 29 de octubre el Departamento de Defensa de Estados Unidos anunció el inicio de la operación Patriota fiel, que incluirá el despliegue de cinco mil 200 soldados en activo armados para “endurecer” la frontera con México.

Paralelamente, un grupo de 800 militares norteamericanos avanzó hacia Texas en el primer movimiento de tropas hacia la zona fronteriza para fortalecer la seguridad ante la llegada de la caravana migrante.

Trump declaró el miércoles 31 de octubre que la cantidad de militares desplegadas en la frontera entre Estados Unidos y México podría llegar a los más de 15 mil elementos, que se sumarían a los dos mil 100 de la Guardia Nacional que están desde abril resguardando su frontera.

El mandatario adelantó también que planea firmar una orden ejecutiva para eliminar el derecho a la ciudadanía por nacimiento para los hijos de indocumentados o personas cuya estancia en Estados Unidos no está autorizada. “Definitivamente puede hacerse con un acto del Congreso pero ahora están diciendo que puedo hacerlo con una orden ejecutiva. Eso está en proceso. Va a ocurrir con una orden ejecutiva”, expresó Trump.

Bajo estos escenarios e inmersa en un torbellino de intereses políticos la población migrante centroamericana sigue constituyendo un conflicto en potencia: en las rutas de tránsito y en particular en las zonas fronterizas los migrantes continuarán siendo objetivo de abusos y violaciones a sus derechos fundamentales, en la medida en que los gobiernos de los países involucrados no asuman su responsabilidad y se logren acuerdos regionales sobre el tema.

Para los expertos la formulación de políticas migratorias es un proceso que debe cambiar radicalmente, eliminando las connotaciones policiacas y persecutorias para convertirse en instrumentos de ordenamiento y regulación migratorios pero también reduciendo la movilidad de personas mediante factores incluyentes de desarrollo económico en sus naciones y a nivel regional en su conjunto.

 

Migración

De acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) la violencia expulsa a cada vez más centroamericanos de sus hogares ya que el número de personas que huyen de ella se disparó en 2017. Datos de la ACNUR señalan que el número de solicitantes de asilo y refugiados aumentó 58% respecto del año anterior. De hecho, más de 294 mil centroamericanos solicitantes de asilo y refugiados fueron registrados en 2017, lo que representó 16 veces más que en 2011. La ACNUR refiere que la mayoría de los que piden protección provienen de Guatemala, Honduras y El Salvador. Y registran sus solicitudes en Belice, México, Estados Unidos y cada vez más en Costa Rica y Panamá.

 

Acuerdo legal en la Unión Americana

AsiladoQuien se halle físicamente en Estados Unidos puede solicitar el asilo siempre y cuando no se le haya prohibido por ley.

RefugiadoEs una persona que no puede o no quiere regresar a su país de origen debido a un temor bien fundado de persecución o porque su vida o su libertad están amenazadas. Para solicitar el estatus de refugiado el solicitante debe encontrarse físicamente fuera de Estados Unidos.

Fuente:Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS)

 

Los más vulnerables

Los niños y adolescentes que llegaron a México con la primera caravana migrante siguen necesitando ayuda para garantizar su protección y bienestar, advierte el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Más de dos mil 300 niños migrantes ingresaron a México entre el 19 y el 22 de octubre; sus necesidades de protección, salud, higiene y alimentación continúan y en algunos casos dentro del contexto de la caravana y en otros en las comunidades/albergues donde permanecen tras separarse de la misma. Paralelamente nuevos grupos de migrantes procedentes de Centroamérica marchan hacia el norte en busca de una mejor vida, muchos de ellos con niños, informó el organismo internacional.

#trump
#frontera
#militariza
#caravana
#migrante
#mundo
#mexico
#usa
#global
#latino
#america

Acerca del Autor
Norberto Vázquez
Sin descripción