Miércoles 18 de septiembre de 2019
El árbol de moras

¡QUÉ CALOR, OH EH OH!

Foto: Especial
2019-09-05 19:23:15 por Juan Pablo Delgado
Ilustración

Los ávidos lectores de El árbol de moras sabrán que estoy inmerso en una cruzada para salvar al mundo, predicando a los cuatro vientos la mayor amenaza contra nuestra civilización: el espectro del cambio climático. ¡Oh, sí! 

En otra columna (El ganso verde, No. 935 de esta revista) hice un recuento de las acciones tomadas para combatir al calentamiento global desde que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) publicó un ominoso informe donde advertía que en doce años podría iniciar el apocalipsis climático.

Mi veredicto entonces fue negro como el esmog. Así que hoy —a medio año de esa columna— valdría la pena actualizar el diagnóstico. No se acongojen… ¡Avancemos!

3 de abril El gobierno de Canadá indica que la zona ártica de su país se calienta al doble de velocidad que el resto del mundo. ¿Por qué? Porque la pérdida de nieve y hielo aumentan la absorción de la radiación solar y causan un mayor calentamiento de la superficie. ¡Poutine con queso!

8 de abril El World Glacier Monitoring Service de la Universidad de Zurich informa que los glaciares del mundo se derriten más rápido de lo previsto, reduciendo 1% de su masa cada año. Las consecuencias: nos quedamos sin agua dulce y se incrementa el nivel de los océanos. ¡Ay, nanita!

11 de junio El Proceedings of the National Academy of Sciences advierte que de seguir contaminando la vida marina podría colapsar en 17% para 2100, debido a la reducción del oxígeno en el agua y la acidificación de los mares. ¿Y mi aguachile, apá?

9 de agosto El mentado IPCC sale con otro reporte para decirnos que si queremos salvar al mundo ya no basta con reducir las emisiones de carbono sino que debemos transformar profundamente la producción de alimentos, el uso de suelo y nuestra dieta. Dice la raza del IPCC que tan solo el desperdicio de alimentos causa 10% de todos los Gases de Efecto Invernadero. ¡Papaya de Celaya!

22 de agosto Se arma la gorda a escala mundial por los incendios en el Amazonas, donde se registraron 74 mil 155 incendios desde enero, un incremento de 85% comparado con el año anterior. Todos culpan al presidente brasileño Jair Bolsonaro y su política antiecologista pero él dice que existe una “sicosis ambiental”. Merda, caralho idiota!

Ideas

Es muy claro: vamos de mal en peor. Pero ahora una pregunta: ¿podemos hacer algo al respecto?

Aunque no lo crean sí existen acciones para limpiar este muladar. Así que antes de que abracen al nihilismo van tres ideas al aire:

1. La ignorancia no es felicidad. Hacerse güeyes no ayudará a mejorar la situación. Es por eso que debemos estar bien informados para saber a qué nos enfrentamos y cómo poder ayudar. ¡Cada acción individual cuenta!

2. Somos lo que comemos. ¡Se fregaron, raza! Nuestras dietas son gran parte del problema y cada taco y torta de carnitas empeoran la situación. Una solución es la de mi compadre Paul McCartney (el mismísimo ex Beatle), quien propone los “lunes libres de carne”. ¡Un buen inicio!

3. ¡Votar! Nuestra mayor contribución para arreglar este congal es votar por la gente adecuada. Hablo de diputados, senadores, alcaldes y presidentes que tengan una agenda inteligente, realista y pragmática para enfrentar el cambio climático. Votar por aquellos que favorecen a los hidrocarburos por encima de las energías renovables es contraproducente.

En México hay elecciones en 2021. Así que hagan su tarea: infórmense, cambien su dieta y voten con su cerebro. Ningún proyecto político importa si nuestro país está en llamas.

 

#el arbol de moras
#calor
#alimentos
#gases
#invernadero
#juan pablo delgado

Acerca del Autor
Juan Pablo Delgado
Sin descripción