Martes 19 de noviembre de 2019
Medio Ambiente

ALIS, LA MEJOR EMPRESA VERDE EN MÉXICO

Foto: Especial
2019-10-15 13:50:01 por Martha Mejía
Foto: Especial

La contaminación ambiental es un problema de las grandes ciudades que podría reducirse de manera considerable con el sistema de microalgas creado por dos biotecnólogos egresados de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL): Alis (Algae Innovation Solutions).

Esta tecnología, creada por Ramón Alejandro de Hoyos y Daniel Misael Garza, consiste en un biofiltro capaz de capturar 1.1 toneladas de dióxido de carbono y limpiar hasta 200 mil litros de agua residual, a la vez que genera biomasa que se puede utilizar para producir desde productos alimenticios hasta todo tipo de combustibles (biodiésel, biogás, turbosina).

La idea

Después de estudiar en la UANL Daniel se fue a Colombia a laborar para una empresa de cemento. Ahí trabajó con microalgas porque la compañía buscaba reducir las emisiones que generaba en el proceso de cemento. Luego de esa experiencia decidió traer la idea a México y en un congreso se encontró con Ramón, quien realizaba diseño en sistemas sustentables de alimentos.

“Compartimos ideas y decidimos juntar nuestras tecnologías para desarrollar Alis. Lo que buscamos en un principio fue desarrollar un sistema de microalgas que pudiera tener la capacidad de fijar el dióxido de carbono, limpiar el agua y producir (en ese entonces) un biofertilizante, pero actualmente podemos hacer muchas más cosas”, explica en entrevista Ramón de Hoyos.

Camino  

De acuerdo con el emprendedor la tecnología se gestó en el Parque Tecnológico Orión, del Tec de Monterrey en Chihuahua. “Ahí es donde estamos incubados actualmente. En Orión llevamos a cabo el desarrollo de todos los prototipos que fueron pasando y mejorando. Y en Monterrey estamos manufacturando el sistema avanzado que va a instalarse en García, Nuevo León, donde vamos a comenzar nuestro primer parque de captura de carbono”, explica.

Lo que harán, agrega, es crear un parque en el que se capture dióxido de carbono: “Así como hay parques eólicos y solares para la generación de energía, lo que vamos a hacer es poner nuestros filtros para que capturen dióxido de carbono de la atmósfera y se trate el agua; es decir, se limpie, porque esa agua sale con calidad para consumo humano. Nuestro objetivo es hacer el proyecto cada vez más grande ya que entre más crece hay mayor impacto ambiental, generación de empleos y derrama económica, al igual que más beneficios sociales”.

En los últimos meses el proyecto ha podido recaudar un millón de pesos de cinco inversionistas privados y se encuentra en el desarrollo de la primera fase del parque. Esperan a finales de año recaudar otro millón de pesos por medio de diversos concursos para que les ayude en la consolidación.

“Ya tenemos un espacio de diez hectáreas en García, Nuevo León, donde podemos incorporar nuestros filtros para que empiecen a capturar bióxido de carbono directamente. En enero del siguiente año comenzaremos la etapa piloto con la instalación de 40 biofiltros. Y calculamos que hacia la mitad de 2021 se empiece a gran escala a incorporar a una mayor cantidad de biofiltros de microalgas. A la par se buscan certificaciones de diferentes instituciones nacionales e internacionales para garantizar la efectividad del proceso”, puntualiza De Hoyos.

Explica que un biofiltro ocupa una superficie de aproximadamente seis metros cuadrados, “2.5 por 2.5 aproximadamente, y representa la generación de oxígeno equivalente a dos mil 400 árboles. Es como si tuvieras en seis metros cuadrados esos dos mil 400 árboles sembrados produciendo oxígeno y capturando dióxido de carbono, monóxido de carbono, óxido de azufre y diferentes moléculas, como las partículas contaminantes PM 2.5 y PM 10. Es un impacto ambiental enorme pero 40 sistemas abarcarían solo alrededor de 180 metros cuadrados de espacio, un espacio muy pequeño para todos los beneficios que da”.

Negocio verde

El biofiltro tiene un costo estimado de 150 mil pesos pero no lo venden. Alis planea rentar los biofiltros a las empresas para ayudar a que sus procesos sean sustentables o cero emisiones. Por ejemplo una empresa cuyo transporte evite la generación de 90% de dióxido de carbono y le falte 10% para ser completamente sustentable puede rentar los sistemas para compensar ese 10% faltante y ser cero emisiones. Sin embargo el emprendedor precisa que el verdadero modelo de negocios está en la biomasa que genera el proceso.

“El negocio es la biomasa y la concesión. Para nosotros la mayor fuente de ingresos está en recuperar y vender la biomasa ya que la podemos utilizar para producir productos alimenticios para humanos o para animales; le podemos sustraer diversos compuestos de alto valor para la industria farmacéutica y cosmética; también podemos obtener diversos tipos de biofertilizantes pero sobre todo biocombustibles (biodiésel, biogás, turbosina, entre otros). En realidad la biomasa de microalgas tiene muchísimas aplicaciones y es muy cara ya que los compuestos que genera son de muy alto valor comercial”, señala.

Esfuerzo emprendedor 

No obstante apunta que para llegar a la meta final “literalmente estamos recorriendo todo el camino que lleva emprender: buscar capital, entrar a concursos… Esa es la manera en la que estamos manejando el proyecto. Llevamos ya levantada una buena proporción de capital hasta la fecha en la ronda de semillas para emprendedores pero esperamos que a mediados del año que viene comencemos a levantar la serie de inversión e irnos a organismos mayores”.

En el mes de septiembre Alis ganó el primer lugar como la mejor empresa verde de México en el X Challenge edición 2019, concurso que se realiza desde hace diez años y que busca desarrollos tecnológicos y modelos de negocios innovadores que resuelvan grandes problemáticas en materia de residuos, energía, movilidad y agua. 

“Tenemos otro concurso en puerta, que es la final del Tiger Tank 2019 de la Universidad Autónoma de Nuevo León, el 6 de noviembre próximo. También quedamos como ganadores del Biolaunch-Biohunt del Tec de Monterrey hace un mes; ganamos el pase directo al INC Accelerator en el marco del INCmty, como una de las 70 mejores startups de todo Latinoamérica”, finaliza De Hoyos.

 

#medio ambiente
#alis
#algae
#ciencia
#empresa
#verde
#mexico
#unam

Acerca del Autor
Martha Mejía
Sin descripción