Autoriza la Conafor tratamiento contra plaga de insectos descortezadores que afecta bosque de pino en CD_Conafor CDMX.jpeg
Foto: Conafor CDMX
24 septiembre 2021
Redacción
Bienestar

Autoriza la Conafor tratamiento contra plaga de insectos descortezadores que afecta bosque de pino en CDMX

Se reportan 68 hectáreas afectadas de las especies de pino Pinus montezumae, Pinus patula, Pinus ayacahuite y Pinus teocote

La Comisión Nacional Forestal (Conafor) informa que a partir del mes de agosto se dio inicio con las actividades de saneamiento forestal al arbolado afectado por insectos descortezadores en el ejido San Nicolás Totolapan en la Alcaldía Magdalena Contreras.

Lo anterior derivado de que el personal de Sanidad Forestal de la Conafor verificó el informe técnico fitosanitario que presentó el ejido para expedir la notificación de saneamiento y con ello iniciar con las actividades.

Como parte del tratamiento, la Brigada de Sanidad Forestal inició priorizando por la coloración del follaje: café rojizo, rojizo, amarillento, verde amarillento y árboles verdes con grumos de resina rojizos o aserrín en el fuste.

Para el combate el técnico forestal marca o señala en la madera para que posteriormente la brigada realice acciones mecánicas y químicas que consisten en derribar con motosierra el árbol dañado de manera direccional para no afectar otros árboles sanos, después desrama, secciona las trozas, las descorteza y fumiga, las envuelve en plástico para que actúe el químico. Lo anterior con el objetivo de causar la muerte a todos los insectos y garantizar que durante su transporte no se disperse.

Asimismo se fumigan las ramas, se pican y se acomodan en montones para después quemarlas de manera controlada. Dicho proceso, lo explicó Miguel Gallegos Mora, titular de la Promotoria de Desarrollo Forestal de la Conafor en la Ciudad de México.

Gallegos Mora también comentó que los trabajos de control se han hecho en 69.3 hectáreas donde se reporta una afectación a la madera de un volumen de 2,886 metros cúbicos.

Destacó que la extracción de madera con motivo del saneamiento forestal se realiza con base en lo establecido en el art. 91 de la Ley General de Desarrollo Sustentable, acreditándose con las remisiones forestales correspondientes y el código forestal asignado, y que al término de las actividades de saneamiento se deberá de restaurar el área intervenida con actividades que favorezcan la regeneración de los árboles nativos y en su caso con reforestación, acciones que se llevarán a cabo de forma coordinada con las autoridades del comisariado así como con el personal técnico que se encuentra laborando.

El titular de la Promotoría de Conafor en Ciudad de México señaló que se mantiene en observación otras áreas colindantes de esta superficie para que, en caso de requerirse, se realicen las gestiones necesarias para detener con tratamiento el avance de los insectos descortezadores.

Cabe señalar que la presencia de los insectos descortezadores en bosques de coníferas cumple con una función en el ecosistema, no obstante cuando su población crece a niveles desproporcionados se convierten en una plaga.

Algunas de las variables que pudieran estar incrementando la población de insectos descortezadores tienen que ver por la falta de vigor de algunos árboles, ocasionados por la falta de agua, aumento de la temperatura, incendios forestales, entre otros.

Además hay sitios que tienen alta densidad arbórea lo que genera competencia entre especies lo que contribuye a la debilidad de algunos árboles, situación que aprovecharon los descortezadores hembras, para introducirse en ellos e iniciar su alimentación y reproducción en las células de madera que están bajo la corteza (floema y cambium).

También se observan sitios con una baja calidad de suelo y con piedra volcánica lo que impide que el sistema radicular aproveche mejor el agua, pudiendo ocasionar que se filtre muy rápido o escurra superficialmente y no la aproveche el árbol para mantener su vigor, además de que son suelos delgados poco fértiles y con deficiente cantidad de materia orgánica debido a su lenta formación.