crisis ambiental .jpg
Foto: Makesense México
23 noviembre 2022
Redacción
Bienestar

Concientizar al país sobre crisis ambiental por medio del sense camp 2022

Tiene como objetivo llevar la educación ambiental a todos los lugares posibles

Makesense México, la agencia de innovación internacional encargada de diseñar programas de impacto social y ambiental, llevó a cabo el sense-camp recientemente, a través de sesiones virtuales y presenciales para ayudar a concientizar acerca de la crisis climática y el cambio ambiental, debido a que en México tenemos síntomas claros del agotamiento de los recursos naturales como que la CDMX es el tercer estado con mayor estrés hídrico en todo el país, y de acuerdo con la ONU, la capital podría llegar al “Dia Cero” de agua en 2028, es decir, en tan solo seis años.

En la edición 2022 del sense-camp participaron 849 personas, se presentaron 28 ponentes, se realizaron 20 sesiones y participaron 23 aliados. Asimismo, en los talleres realizados se abordaron temas de gran importancia como la economía circular, el activismo climático, el reciclaje e iniciativas como la alimentación sustentable y el ecocinema, todo esto con el propósito de contribuir desde el entorno de cada persona a promover acciones que contribuyan a generar un cambio importante en favor del medio ambiente.

Se dejó en claro que el objetivo de esta iniciativa no es mejorar lo que ya se tiene, sino hacer lo que nadie ha hecho ni está haciendo al día de hoy, ya que, las resoluciones que han tomado los gobiernos y las soluciones propuestas en la COP 2022, resultan insuficientes para solucionar el cambio climático.

“En el caso del gobierno mexicano, la solución propuesta es reducir un 30% de la emisión de los gases de invernadero producidos por el país, al ser México uno de los 15 países en emitir gases de efecto invernadero, sin embargo, esto no genera impacto alguno, es un cambio mínimo y prácticamente insignificante para lograr una verdadera transformación. El gobierno mexicano, así como las demás naciones, deben buscar y proponer una solución real de impacto y no sólo atacar pequeños rubros del problema”, destacó Diego Reyeros, Co-fundador de makesense americas.

A su vez, en el sense-camp se planteó proponer una perspectiva de leyes que hagan viable la transición energética en el país, así como implementar impuestos más altos a las industrias petroleras.

“Es necesario que los países desarrollados ayuden, en la medida de lo posible, a los menos desarrollados a lograr esta transición, ya que ellos serán los más afectados. Los 150 millones de personas que volverán a la pobreza, resultado de este cambio climático, serán precisamente estos países menos desarrollados”, señaló el Co-fundador de makesense americas.

Entre los embajadores del sense-camp se contó con la presencia de Mariana Terán, la influencer colombiana maestra en derecho ambiental que abre la conversación y aboga por el consumo responsable. “Yo tenía el conocimiento, para mi el conocimiento es valioso, y cuando se trata de concientizar sobre el medio ambiente, es absolutamente necesario”, mencionó la influencer.

Para Mariana, todos tenemos muchas oportunidades para actuar. La información y el conocimiento, son las herramientas que difunde en su plataforma y las que nos permiten saber qué podemos hacer como consumidores: “Todavía hay mucho que tenemos que exigirles a nuestros gobiernos, a nuestras industrias y, a nuestras empresas nacionales”, aseveró.

Es posible lograr resultados favorables al consumir de manera local y no comprando a empresas internacionales, realizando una alimentación sustentable con extracción de recursos poco contaminantes, así como implementar la economía circular de los productos que utilizamos mediante el reciclaje.

El sense-camp promueve la idea de que es complicado, pero no imposible, alcanzar las metas planteadas, sin embargo, esto no es tarea de una sola persona, ni del gobierno, o de los corporativos por separado, es un trabajo en conjunto en el que los gobiernos promuevan las leyes adecuadas, los corporativos se comprometan a cumplir y llevar a cabo las políticas en beneficio del planeta, utilizando “huella cero”. Además de realizar un consumo responsable individual, para lograr un impacto significativo que contribuya al bienestar común.