Cáncer de colon médico paciente Flow.jpg
Flow
22 septiembre 2022
Redacción
Bienestar

Conozca las diferencias entre cáncer de colon y recto

“Existen características distintas entre estos dos tipos de cáncer, particularmente en lo que respecta a cómo se diagnostican y tratan”

En México, cada año se diagnostican cerca de 15 mil casos nuevos de personas con cáncer de colon y/o recto, enfermedad que, al tratarse de manera oportuna, permite la curación en nueve de cada 10 casos. Pero si el tumor crece en el organismo y se disemina a otras partes del cuerpo, la mayoría fallecerá en los siguientes cinco años. Se estima que anualmente 6 mil 500 personas mueren en México por esta causa.

De acuerdo con las estadísticas, la población donde se detecta con mayor frecuencia este tipo de cáncer es de adultos mayores, entre los 65 y 75 años, con malos hábitos de alimentación y que no acostumbran a realizar actividad física con regularidad.

El cáncer colorrectal es el que se origina en el colon o el recto. A estos cánceres también se les puede llamar cáncer de colon o cáncer de recto (rectal) dependiendo del lugar donde se originen, en ambos casos a menudo se agrupan porque tienen muchas características comunes.

“Tanto el cáncer de colon como el cáncer de recto comparten muchas similitudes, incluidos los síntomas, ciertos factores de riesgo e incluso parte de la biología básica de cómo se desarrollan estos cánceres. También se examinan de manera similar. Por estas razones, el cáncer de colon y de recto a menudo se agrupan como cánceres colorrectales,” explicó la Dra. Mónica Desai, oncóloga médica del Hospital Houston Methodist. “Sin embargo, existen diferencias entre estos dos tipos de cáncer, particularmente en lo que respecta a cómo se tratan.”

¿En qué se parecen el cáncer de colon y el cáncer de recto?

Los cánceres colorrectales comparten síntomas similares, incluidos cambios en los hábitos intestinales, sangre en las heces y muchos de los mismos factores de riesgo.

Pero las similitudes no se detienen ahí. El cáncer de colon y recto comienza en el mismo órgano: el intestino grueso, el cual es la porción final del tracto digestivo. También es donde se encuentran el colon y el recto.

El colon constituye la gran mayoría de tu intestino grueso, y es donde se absorben el agua y el resto de los nutrientes y donde se forman las heces. El recto son las últimas pulgadas del intestino grueso. Aquí es donde se almacenan los desechos que han pasado por el colon hasta que se excretan durante la defecación.

“Tanto el cáncer de colon como el de recto comienzan en el tubo muscular largo que forma el intestino grueso. Específicamente, el cáncer de colon comienza en el colon y el cáncer de recto comienza en el recto, sin embargo, dado que el segmento inferior del colon continúa directamente hacia el recto, se necesita una experiencia especial para distinguir un cáncer en el colon distal del cáncer rectal”, menciona la especialista.

El cáncer de colon y recto comienza como pólipos

En términos generales, el cáncer comienza cuando las células del cuerpo crecen sin control.

En el caso de los cánceres de colon y recto, la gran mayoría comienza como pólipos, crecimientos que se desarrollan en la pared interior del colon o recto. “Tanto el colon como el recto están rodeados por una pared formada de muchas capas. Los pólipos pueden desarrollarse en la capa más interna de esta pared y pueden ser benignos o, con el tiempo, volverse cancerosos.”

La detección del cáncer de colon y recto es la misma

Posiblemente, una de las similitudes más importantes de estos cánceres son los métodos de detección utilizados para encontrarlos. Desde las pruebas de heces hasta los procedimientos de diagnóstico por imágenes, tanto el cáncer de colon como el de recto se identifican de la misma manera.

“En particular, la colonoscopia es la forma más confiable y efectiva de detectar cánceres colorrectales, ya sea en el colon o en el recto. Una colonoscopia no sólo puede identificar los pólipos que crecen en cualquiera de los segmentos del intestino grueso, sino que estos pólipos, si se detectan, pueden eliminarse con herramientas especiales en ese mismo momento.”

Agregó que, “la detección temprana del cáncer colorrectal es muy importante. Cuando estos cánceres se detectan temprano, a menudo puede significar un tratamiento menos agresivo, así como una probabilidad significativamente mayor de supervivencia. Una colonoscopia de detección puede sonar incómoda, pero puede salvarte la vida.”

Principales diferencias

Si bien las muchas similitudes entre el cáncer de colon y el recto han dado como resultado que estos cánceres se agrupen como cánceres colorrectales, los dos cánceres individuales no son completamente idénticos.

La principal diferencia entre el cáncer de colon y el recto es cómo se tratan, que también puede variar según la etapa de cada tipo de cáncer.
“La cirugía es la piedra angular del tratamiento de estos dos tipos de cáncer, pero la diferencia radica en sí, y cuándo, se puede necesitar quimioterapia y/o radiación como parte del tratamiento. La radiación no forma parte del tratamiento del cáncer de colon.

En tanto, el tratamiento del cáncer de recto, por otro lado, a menudo comienza con quimioterapia o radiación (o una combinación de ambas) antes de la cirugía. Esto se llama terapia neoadyuvante. Después de la cirugía, también se puede necesitar más quimioterapia”, explicó la Dra. Mónica Desai.

“Lo más importante que las personas deben entender es lo fundamental que es la prueba de detección del cáncer colorrectal para identificar el cáncer de colon y recto de manera temprana, cuando cada uno es más fácil de tratar”, finalizó la experta del Hospital Houston Methodist.