Dolor de cabeza Flowunnamed.jpg
unnamed
05 agosto 2022
Redacción
Bienestar

La cibercondría, es la obsesión por buscar información médica

Las personas deben dejar de buscar sus síntomas por Internet

La obsesión de buscar información médica, generalmente de manera rápida, en Internet ya tiene nombre, se denomina cibercondría y se trata de una espiral que “puede comenzar con un síntoma o una percepción física, que lleve a pensar que se puede padecer algún tipo de enfermedad” o por el propio “miedo a enfermar ya que también se está expuesto a informaciones sobre enfermedades asintomáticas que se pueden evitar mediante la prevención”, asegura la Psicoterapeuta Psicoanalítica Paola Sáenz Pardo.

La cibercondría es un derivado de la hipocondría, aunque la primera es más contemporánea ya que implica el acceso a internet como base. Consiste en una conducta repetitiva, es decir, compulsiva de investigar por internet diversos síntomas con el fin de encontrar respuestas para tranquilizar al individuo que sospecha padecer de algo.

No obstante, al no sentirse satisfecho con la información debido a la incapacidad de discernirla tanto en su contenido como en su validez científica y aplicarla de manera adecuada a su condición, continua su pesquisa incesante. Lo anterior provoca lo contrario a lo que se deseaba, en vez de tranquilidad, la persona se siente más angustiada, ansiosa, preocupada y en casos extremos podría llegar a un ataque de pánico por adjudicarse enfermedades que encontró en internet.

Dado que es un ente clínico nuevo, no hay la suficiente investigación para determinar su prevalencia en la población. Empero, se ha observado que las personas más propensas a padecer cibercondría son aquellas que presentan adicción al internet, trastornos obsesivos compulsivos, trastornos de ansiedad e hipocondría, añade la experta.

En estudios realizados se ha analizado que muchas personas optan por la búsqueda en internet de sus síntomas en vez de asistir al médico debido al fácil acceso a la red, así como la rapidez de respuestas, el costo bajo, falta de confianza en el médico y por ahorro de trámites administrativos que implican ir con un especialista.

Conviene subrayar que a pesar de las simplicidades que puede tener la búsqueda en internet, también hay aspectos perjudiciales. Por un lado, el internet está repleto de información de la cual no se conoce con exactitud sus fuentes, al mismo tiempo, sino se tiene la capacidad de discernir la veracidad y validez científica de las fuentes se hará un mal uso de la información lo que producirá síntomas afectivos negativos como mayor ansiedad, angustia, preocupación, y, en casos graves, la automedicación

Por ello, si se percibe algún síntoma o cambio en el estado de salud, la psicoterapeuta recomienda “buscar respuestas en los especialistas sanitarios, ya que ellos saben realizar un diagnóstico diferencial sobre el cuadro clínico del paciente”.

Ante la búsqueda de información ‘online’, normalmente se hace una mala interpretación de los síntomas, lo que lleva a pensar que es posible que se padezcan múltiples enfermedades consultadas, que a veces son muy graves.

Según Sáenz, “los usuarios preguntan directamente si pueden tener una enfermedad en lugar de plantear sus síntomas, porque lo han buscado en Internet” la conclusión que sacan, “la mayoría de las veces, es distinta al diagnóstico de expertos de la salud”.

En definitiva, si se presentan sensaciones físicas y síntomas que llegan a provocar algún tipo de preocupación la decisión más oportuna y asertiva es asistir a un médico en el cual se tenga plena confianza de poder preguntar cualquier duda que se tenga. “Es el establecimiento de una buena relación terapéutica médico-paciente, lo que ayudará indiscutiblemente a mantener una buena salud física y mental”, concluye Paola Sáenz Pardo.