Consumo de drogas ONU.jpg
ONU
29 junio 2022
Redacción
Bienestar

Más de 284 millones de personas consumieron drogas en el mundo en 2020: UNODC

Se estima que unas 11.2 millones de personas consumen drogas inyectables

Unos 284 millones de personas de entre 15 y 64 años consumieron drogas en el mundo en 2020, lo que supone un aumento del 26% respecto a la década anterior. Las personas jóvenes están consumiendo más drogas y los niveles de consumo actuales en muchos países son más altos que los de la generación previa, indicó la Oficina de la ONU contra las Drogas y el Delito (UNODC).

En su Informe Mundial sobre las Drogas 2022, la UNODC también señala que en África y América Latina, las personas menores de 35 años representan la mayoría de quienes reciben tratamiento por trastornos relacionados con el consumo de drogas.

Según la dependencia, la legalización del cannabis en algunas partes del mundo habría favorecido el consumo diario de productos cannábicos potentes entre los adultos jóvenes, con las consecuencias que esto tiene en la salud.

Además, habría provocado un incremento de su consumo en personas con trastornos psiquiátricos y se han observado suicidios y hospitalizaciones.

La legalización ha aumentado los ingresos fiscales y, en general, ha reducido las tasas de detención por posesión de cannabis, dice el documento.

Se expanden los mercados

El estudio también refiere un aumento sin precedentes de la fabricación de cocaína, la expansión de las drogas sintéticas a nuevos mercados y las continuas deficiencias en la disponibilidad de tratamientos contra las drogas, especialmente para las mujeres.

Con respecto a las drogas inyectables, estima que unas 11.2 millones de personas las consumen y que cerca de la mitad de ellas vive con hepatitis C, 1,4 millones con VIH y 1,2 millones con ambos.

La directora ejecutiva de la UNODC, Ghada Waly, destacó los niveles récord en la producción e incautación de muchas drogas ilícitas y advirtió de las percepciones erróneas sobre la magnitud del problema y los riesgos relacionados, al igual que de la falta de servicios de atención y tratamiento para los consumidores.

“Debemos destinar los recursos y la atención necesarios para hacer frente a todos los aspectos del problema mundial de las drogas, incluida la prestación de asistencia a todas las personas que la necesitan, y debemos mejorar la base de conocimientos sobre la relación de las drogas ilícitas con otros retos urgentes, como los conflictos y la degradación del ambiente”, apuntó Waly.

Asimismo, subrayó la importancia de movilizar a la comunidad internacional, los gobiernos, la sociedad civil y todas las contrapartes para que adopten medidas urgentes de protección, entre ellas reforzar la prevención y el tratamiento del consumo de drogas y afrontar la oferta de drogas ilícitas.

La producción de cocaína alcanzó un máximo histórico en 2020, con un crecimiento del 11% respecto a 2019, alcanzando cerca de 2000 toneladas. Las incautaciones de ese narcótico también subieron a un récord de 1424 toneladas en 2020.

Casi el 90% de la cocaína incautada a nivel mundial en 2021 fue traficada en contenedores o por mar. Los datos sugieren que el tráfico de cocaína se está extendiendo a regiones fuera de los principales mercados de Norteamérica y Europa, con niveles crecientes de tráfico hacia África y Asia.

El tráfico de metanfetamina, por su parte, continúa expandiéndose geográficamente; 117 países informaron de decomisos entre 2016 y 2020, frente a 84 que lo hicieron entre 2006 y 2010. Las cantidades de metanfetamina confiscadas se quintuplicaron entre 2010 y 2020.

La producción mundial de opio creció un 7% entre 2020 y 2021, alcanzando las 7930 toneladas, debido principalmente a un aumento de la producción en Afganistán. Sin embargo, la superficie global de cultivo de amapola se redujo un 16% durante el mismo periodo.