Médico y paciente l-olgachov.jpg
Dolgachov
07 abril, 2021
Redacción
Bienestar

Vital promover modelos de atención para la prevención y promoción de la salud

Existen más de 40 mil OSC que atienden salud, medio ambiente y educación, entre otras

Los principales problemas globales de salud pública se han concientizado y difundido gracias la implementación de 11 campañas mundiales, entre las que se encuentran el Día Mundial sin Tabaco, el Día Mundial del Sida, el Día Mundial de la Tuberculosis y la Semana Mundial de la Inmunización, entre otras conmemoraciones que encabeza la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el marco del Día Mundial de la Salud 2021, a través de su campaña “Construir un mundo más justo y saludable”, la OMS conmemora su creación invitando a líderes mundiales, profesionales y empresas de la salud a visibilizar la desigualdad en torno al acceso a servicios de salud.

Derivado de la pandemia por la Covid-19, el organismo encontró que algunas personas tienen mayor acceso a servicios de salud que otras, situación que depende directamente de las condiciones económicas y sociales en las que se nace y se desarrolla una persona. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reflejan que 73% de la población es atendida por instituciones o programas gubernamentales como el IMSS, INSABI, ISSSTE, PEMEX, la Secretaría de Salud, entre otras.

Ante esta realidad, es fundamental reconocer la labor de Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), Fundaciones y Asociaciones Civiles, para proveer consultas, terapias, medicamentos y educación en torno a la salud, a comunidades vulnerables y/o aisladas; principales sectores sin acceso a seguridad social en México.

El trabajo de estas organizaciones está encaminado a alcanzar las metas delineadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, por lo que uno de sus principales logros es coordinar la relación entre gobiernos, iniciativa privada y sociedad civil, para fortalecer las actividades de sustentabilidad social, económica, de salud, del medio amiente y del bienestar.

En ese contexto, Karina Renoirte López, directora médica de Servicios de Grupo PiSA, explicó que es importante promover un enfoque integral en la atención médica, apoyar el rol de las OSC en el cuidado de la salud y coadyuvar en el trabajo de las instituciones del sector salud para impulsar modelos de atención con una perspectiva en la promoción de la salud, la prevención, el diagnóstico temprano y el apego a los tratamientos.

“Las asociaciones civiles, fundaciones y diferentes organizaciones no gubernamentales juegan un papel fundamental en la atención integral de los pacientes, ya sea mediante servicios de atención psicosocial o la canalización de apoyos en especie. De la misma manera, su importancia se manifiesta en la información que generan sobre un padecimiento específico; la cual ayuda en el desarrollo de políticas públicas de salud, el empoderamiento de los pacientes y el fortalecimiento general de los sistemas de seguridad social”, detalló Renoirte López, miembro de la Sociedad Internacional de Nefrología (ISN).

En un estudio realizado en 2012 por médicos especialistas adscritos a Hospitales e Institutos Nacionales de Alta Especialidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), se analizó el impacto del apoyo otorgado por organizaciones sociales a pacientes. Entre las conclusiones de la investigación, se descubrió que hasta un 35% de pacientes de 9 hospitales públicos recibieron donativos de OSC, los cuales influyeron en la protección de la mortalidad de los pacientes; principalmente con la canalización de alimentos, medicamentos y equipo médico.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Desarrollo Social (INDESOL), en 2019 existían más de 40,000 Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), las cuales se pueden subdividir en Asociaciones Civiles, Fundaciones, Instituciones de Asistencia Privadas (IAP), entre otras. Las OSC atienden diferentes necesidades de la población, como salud, medio ambiente, educación, desarrollo social, inclusión y diversidad, derechos humanos, derechos reproductivos, entre otras.

Dentro del rubro específico de salud, este tipo de organizaciones y fundaciones pueden realizar diferentes actividades, como educación en salud, mejora de la calidad de vida, promoción de tratamientos innovadores, la generación de espacios de autocuidado y autoayuda, y la participación científica, entre muchas otras.

Estas instituciones logran reducir la inversión que realizan los pacientes al momento de cuidar de sus padecimientos y, de acuerdo con el INEGI, estas organizaciones también aportan 3% del Producto Interno Bruto (PIB) al año.

En marco del Día Mundial de la Salud, debemos reconocer su labor para facilitar el acceso a servicios e insumos de salud, así como en el empoderamiento de los pacientes, amigos y familiares; trabajando así en impulsar el concepto integral de salud.