Screen Shot 2022-06-26 at 19.03.18.png
26 junio 2022
Ricardo B. Salinas
Columnas

LOS SEIS PASOS

“Nuestro futuro puede ser mucho más grande de lo que imaginamos”.

Hoy hemos convertido a Grupo Salinas en un referente en la creación de valor económico en México, con ingresos equivalentes a cerca de 1% del Producto Interno Bruto nacional, llevando bienestar a millones de familias de manera cotidiana.

Para conducir a buen puerto a esta compleja flota de empresas, donde laboran más de 100 mil colaboradores, hemos desarrollado nuestro propio modelo de gestión. Junto con nuestros valores, constituye una carta de navegación clara y precisa que nos permite crear una cultura organizacional robusta, dinámica y eficiente. En los negocios siempre enfrentamos vientos y corrientes cambiantes, por lo que debemos ser sumamente flexibles mientras mantenemos claridad sobre nuestro destino. El modelo de gestión que hemos desarrollado lo denominamos: modelo de seis pasos”.

En mis frecuentes visitas a nuestras tiendas y sucursales bancarias, y por la enorme diversidad de operaciones de Grupo Salinas, he tenido la oportunidad de conocer el punto de vista de quienes resuelven directamente las necesidades de nuestros clientes.

Inevitablemente, llegué a la conclusión de que es preciso tener un modelo claro de gestión empresarial que sea aplicable a todos nuestros negocios, operaciones, despachos y áreas de apoyo —incluso, hasta cierto punto, a las que se enfocan en la creación de valor social y ambiental .

A través de los años me dediqué a diseñar y mejorar nuestro modelo de gestión. Investigué y aprendí de expertos, como mi asesor y amigo el doctor Ichak Adizes, quien me orientó en el continuo proceso de reestructuración del Grupo en cada una de sus seis partes.

El objetivo de esta metodología es poner en blanco y negro los requisitos y condiciones para que todos los colaboradores tengamos claridad sobre cómo debemos trabajar para generar resultados superiores.

Estos pasos aplican no sólo para las grandes empresas: también a todos aquellos que están comenzando a formar su negocio. Por ello los comparto en este espacio.

Paso 1: Estrategia

La estrategia nos dice qué queremos hacer, a qué venimos y por qué. Es el paso más importante porque nos ayuda a saber cuál es nuestro propósito como negocio y nuestro rumbo a seguir. La estrategia es una brújula que debe guiar y delinear la parte “dura” del negocio (el propósito, misión, visión, estrategias, objetivos y sus indicadores) y también la parte “suave” (cultura, valores, comportamientos y códigos de conducta). Nosotros, en Grupo Salinas, hemos optado por usar las herramientas de los Objetivos y Resultados Clave (ORCs).

Paso 2: Estructura

Este paso nos dice cómo vamos a lograr nuestro objetivo. Para ello es necesario definir las responsabilidades, las funciones y las “no funciones” —algo que normalmente no se deja claro— de cada miembro del equipo y ser muy específicos en el alcance de las mismas; a esto se le llama funciograma. De igual forma, mediante el modelo de gobierno, establecemos cómo interactúan las áreas del organigrama entre ellas al definir reglas claras.

Paso 3: Equipo

Es uno de los pasos más importantes, ya que especifica el trayecto del colaborador y empieza desde el reclutamiento —el cual hacemos con base en el perfil de competencias y habilidades definidos en el Paso 2—. Una vez hecha la selección, la persona se incorpora a su área mediante un proceso de capacitación donde conocerá el qué y cómo de sus actividades. A lo largo de su carrera tenemos mecanismos de fijación de objetivos y motivación. Periódicamente realizamos evaluaciones de desempeño y tenemos ejercicios de retroalimentación. Y, como siempre pasa, hay gente que finaliza mediante un proceso de salida.

Para crear este trayecto, en Grupos Salinas utilizamos la pirámide invertida, en donde el cliente es el primero en nuestro esquema de estructura.

Con base en las necesidades de nuestros clientes definimos la primera línea de colaboradores (quienes tienen trato directo con los clientes y promueven el servicio o producto). Estos no tienen gente a cargo porque viven para nuestros clientes.

Siguen los formadores, es decir, cualquier persona con gente a su cargo. Su objetivo principal es preparar a su equipo para que las cosas sucedan.

Finalmente, tenemos a los despachos de servicio: son equipos cuya tarea es apoyar a las estructuras operativas de las empresas del Grupo para que funcionen de la mejor manera.

Paso 4: Sistemas de información

Para poder conocer el cumplimiento de nuestra estrategia, necesitamos indicadores que nos permitan saber si vamos bien o no. La accesibilidad eficiente y eficaz a los datos que requerimos es esencial para entender dónde estamos y qué variables inciden directamente en los resultados.

En el Grupo siempre nos hemos enfocado en conocer y cuidar los indicadores relacionados a nuestros clientes, a los empleados y a los resultados que entregamos. Por ello damos seguimiento semanal a nuestras mediciones con el fin de optimizar la “cadena de utilidad”.

Paso 5: Sistemas de compensación e incentivos

El esfuerzo, profesionalismo y entrega deben ser compensados. ¿Cómo ganamos como profesionistas, socios y colaboradores? Por medio del reconocimiento monetario y no monetario: las recompensas. Este paso se enfoca en establecer condiciones de trabajo claras y satisfactorias que generen un ambiente óptimo para ser eficientes y conseguir nuestras metas laborales.

Entender que los empleados deben estar bien provoca que nuestros clientes estén bien.

Paso 6: Integración y evaluación

El propósito de este paso es ayudar, enseñar y acompañar a la gente que está con nosotros. Es por ello que le damos mucho peso a la integración de equipos y a la evaluación de resultados, no sólo de manera mensual, sino con un seguimiento semanal cercano a nuestros colaboradores. Nos interesa saber cómo se sienten, conocer sus expectativas, pero también que ellos sepan con claridad cómo pueden mejorar de manera continua .

Las evaluaciones nos dan la oportunidad de saber cómo perfeccionar nuestro trabajo, y las integraciones nos motivan y dan la oportunidad de conocernos mejor para formar equipos flexibles que actúen de manera rápida y eficiente.

La cultura organizacional la construimos todos, pero este proceso debe comenzar por los líderes. Son ellos quienes deben demostrar y conducir al equipo, ser innovadores, visionarios y buscar la mejora continua.

Por eso, en Grupo Salinas operamos de arriba hacia abajo, en cascada, para que el modelo viva y nos ayude a ser más exitosos. Queremos que todos nuestros colaboradores hablen el mismo lenguaje: el de la eficacia y la claridad.

Con énfasis en mejorar todos los días, Grupo Salinas se ha enfocado en crear valor económico , social y ambiental , mediante sus empresas en México, Estados Unidos y varios países de América Latina, generando una creciente prosperidad incluyente.

Nuestro futuro puede ser mucho más grande de lo que imaginamos, pero esto sólo se logra con la claridad de un objetivo en común y el empuje de todo nuestro equipo.