Copia de COLUMNAS (1920 × 1080 px)-14.png
18 septiembre 2022
Claudia Ivett García
Columnas

TRANSPARENCIA EN EL SENADO

“La rendición de cuentas genera confianza”.

Reflexionar sobre transparencia y rendición de cuentas es indispensable para continuar evolucionando nuestro Estado de Derecho. Transparencia y rendición de cuentas en nuestras instituciones debe ser la exigencia de la sociedad mexicana.

Por lo anterior es una buena noticia que el Senado de la República por quinto año consecutivo obtuviera una calificación de excelencia en la Verificación Vinculante del Ejercicio 2022.

En el pleno de la cámara alta, a inicios de septiembre, el presidente de la Mesa Directiva, Alejandro Armenta, anunció: “Extiendo una felicitación a todas y todos los servidores públicos de las áreas administrativas y parlamentarias por su compromiso con la institución”.

Sobre esta certificación conversé en exclusiva con el coordinador general de la Unidad de Transparencia de la cámara alta, el doctor Fredy Erazo Juárez, quien reafirmó que “el Senado es un sujeto obligado y uno de sus puntos torales es la transparencia”.

Esta es una medición que realiza anualmente el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI). A través de buenas prácticas, entre ellas transparentar documentos oficiales y dar a conocer cómo se gastan los recursos públicos, se obtiene un puntaje. Y por un año más la cámara alta obtuvo su certificación con 100% del puntaje del índice global de cumplimiento de obligaciones.

Lucha histórica

Erazo Juárez me comentó que “hay una lista, unas especificidades que se deben cumplir a lo largo de todo un año, entre ellas transparentar los contratos, que el recurso público sea transparentado, que nosotros sepamos llevar a bien todas aquellas partes que tiendan a verificar el quehacer del Senado. Finalmente todos aquellos que estemos establecidos y fundados en el estricto Estado de Derecho debemos cumplir fielmente, eficazmente con esas obligaciones que implica la ley”.

México no puede dar ni un paso atrás en materia de transparencia y rendición de cuentas, porque el objetivo es generar confianza ciudadana: “Tenemos que definir específicamente a dónde se van, cómo se gastan, qué es lo que pasa con esos recursos, porque rendir esas cuentas es muy importante. La rendición de cuentas genera confianza. La confianza que el ciudadano puede tener o debe tener para con nosotros es a través de esa rendición de cuentas”, comentó.

Se trata de una lucha histórica, de un logro que ya está plasmado en nuestra Carta Magna. En materia de transparencia y rendición de cuentas nuestras leyes no pueden ser letra muerta: debe prevalecer nuestro derecho a saber.