Foto: Especial
Cuartoscuro
10 diciembre, 2019
Cristopher Rivera
Columnas

¡BLANDENGUES!

De los extranjeros que vienen a la Liga MX apenas 10% desquita su sueldo.

Para propiciar verdaderos cambios se tiene que actuar con firmeza, a rajatabla, y más cuando hay costumbrismos que no ayudan a dar pasos de progreso. Por ejemplo incomprensible devoción hacia con los extranjeros en el futbol mexicano.

La semana anterior, en las oficinas de la Federación Mexicana de Futbol allá en Toluca, Estado de México, se desarrolló la asamblea de dueños. Se pusieron varios temas sobre la mesa para el análisis de los dirigentes, uno de ellos el de siempre: la enorme cantidad de extranjeros que tiene la Primera División de nuestro balompié.

Con los pelos de la burra en la mano le puedo confirmar que cinco equipos se opusieron increíblemente a la reducción de foráneos en la Liga MX: Bravos de Juárez, Atlético de San Luis, Xolos de Tijuana y, naturalmente, Tigres en conjunto con Rayados del Monterrey.

El resto de los clubes aprobó la disminución de los extranjeros, lo cual aplaudo. Lo que ya no me gustó es la forma en como llevarán a cabo la disminución de los mismos ya que es una estrategia que no marca una notable diferencia en beneficio del futbolista mexicano.

En términos generales la estratégica reducción de extranjeros será gradual, comenzará en el periodo 2020-2021 y concluirá en 2023; para ese momento todos los equipos tendrán la oportunidad de registrar a nueve no nacidos en México; y de ellos alinear solo a siete en la cancha… ¡Jajaja! ¡Qué ayudadota a los jóvenes jugadores mexicanos! ¿Qué tal estos… ineptos?

Déjense de vaciladas y regresen por lo menos a los ni tan viejos tiempos cuando solo se permitían los cinco foráneos por equipo. De verdad: en lugar de ir para adelante vamos para atrás.

¿No pueden entender, señores dirigentes del futbol mexicano, que del grueso de los extranjeros que vienen a la Liga MX apenas 10% de ellos desquita su sueldo con buen rendimiento?

¿Quieren realmente ayudar e impulsar al futbolista mexicano?

Entonces, queridos amigos de la FMF y Liga MX, cambien de manera radical y contundente las reglas, porque lo que aprobaron hace algunos días, perdón, pero es una tremenda mamarrachada. ¡Blandengues!

Les reitero: reducir de manera considerable, ojo, considerable mas no total, el número de extranjeros no acabará con su supernegocio llamado futbol.

Mis respetos para El Tata

He tenido la oportunidad de seguir a la selección mexicana por mucho tiempo y no recuerdo a un solo seleccionador nacional que haya exigido a los federativos la disminución de extranjeros en la Liga MX, hasta que llegó Gerardo Martino. ¡Sí! El Tata al darse cuenta que no hay mucho talento pidió a Yon de Luisa, titular de la FMF, que le dé más respaldo a los futbolistas nacidos en México para en un futuro tener en la selección mexicana una baraja de opciones más amplia y no tan apretada como ha ocurrido en los últimos 20 años.

Martino estuvo en la asamblea de la semana anterior y estoy seguro que se tronaba los dedos de la felicidad porque atendieron su exigencia, pero cuando escuchó cómo y hasta dónde sería la disminución de extranjeros también le garantizo que respiró profundo, nubló la vista y dejó caer su cabeza sobre la mesa.