RIVERA-AP21317139971938.jpg
24 noviembre 2021
Cristopher Rivera
Columnas

LO MÁS SANO ES…

“El jugador también carga con su responsabilidad”.

Entiendo que el técnico de la Selección Mexicana se ha equivocado en no plantar en la cancha a los que mejor están. Por eso las derrotas vergonzosas ante Estados Unidos y Canadá correspondientes al octagonal final rumbo a Qatar 2022. Pero eso no quiere decir que lo más inteligente es darle las gracias.
Si en estos momentos el reloj dice que son cuarto para el Mundial de Qatar es que todo está a la vuelta de la esquina y si a los federativos se les ocurre despedir al Tata de nuevo parirán chayotes, como en otros procesos. Y esto en realidad puede terminar en un verdadero accidente.
Lo más sano es que Gerardo Martino continúe, darle el voto de confianza para que aprenda de sus errores, dejar que concluya el proceso eliminatorio, dirija al equipo en el Mundial de Qatar (porque México va a estar ahí) y ya después, con conclusiones en las manos, tomen los de pantalón largo una decisión certera, sin precipitaciones.
De manera lamentable, en el futbol de nuestro país no aprenden a convivir con la derrota. Para nadie es un secreto que el fracaso es parte de la vida y el deporte.
En este sentido claro que nuestra Selección Mexicana de Futbol es buena, pero no tan buena como algunos colegas la pintan y la venden a los aficionados, quienes engañados y con expectativas elevadas se desmoralizan y no pueden creer un par de derrotas.
Aficionados, federativos y periodistas porristas que creen que la Selección Mexicana es como Brasil deben de una vez por todas entender que no es así y que no siempre el futbol les va a sonreír: a veces les va a dar la espalda.
Pero además, reitero, ¡México va a estar en el Mundial! Aunque no como lo imaginan.
No es el único responsable
Principalmente en la cultura del futbol los tropiezos y cuentas negativas son responsabilidad única del técnico. No estoy de acuerdo con eso, pero así funciona.
Al no estar a favor de ese costumbrismo, para mí el jugador también carga con su responsabilidad. Por eso es de capital importancia que los famosos referentes y líderes de la selección den la cara con clara explicación.
Dónde está Héctor Herrera para reconocer que ha fracasado en el Atlético de Madrid y que hoy no da el ancho para estar en selección. O dónde Jesús Tecatito Corona para aceptar que cuando se enfunda la playera verde se le hace chiquito el mundo. Y qué me dicen de Guillermo Ochoa, portero que tampoco está en su nivel desde hace rato.

Ellos, por mencionar a algunos, también tienen que atender las cámaras y micrófonos. De lo contrario seguirán en su burbuja de falsas realidades. Y eso no abona a nuestro futbol a nivel de selección mayor.