Rivera-cuartoscuro_801193_impreso.jpg
12 mayo, 2021
Cristopher Rivera
Columnas

ROBAN EN PUMAS

“Esta será una semana crucial: darán inicio los cuartos de final”.

Todo iba bien en Pumas hasta que su técnico, Andrés Lillini, perdió la brújula. Si bien el estratega argentino de Universidad fue responsable de una gran temporada en el torneo Guard1anes 2020, también es el responsable de que todo aquello que se hizo bien se pulverizara.

Es cierto, Pumas no se reforzó y perdió a tres jugadores para el Guard1anes 2021, pero 85% del plantel que conservó el cuerpo técnico auriazul daba para sacar adelante al equipo y no para dar tanta pena.

Yo más bien creo que el problema de Pumas se debió a que Andrés Lillini extravió sus conceptos primarios, empeñándose en involucrar en la cancha a jugadores extranjeros que desde su llegada a Universidad no demostraron tamaños o talento, mientras que los que sí expresaron capacidades fueron aquellos jugadores canteranos que curiosamente recibieron oportunidades, particularmente la temporada pasada.

Lillini se empeñó en los jugadores extranjeros sin espíritu competitivo.

Primero Juan Iturbe, elemento que no era titular pero sí tenía etiqueta de relevo estelar. Todo fue un fracaso. Detrás del petardo paraguayo había jóvenes esperando, con hambre y sed de triunfo.

Después, en media cancha, más o menos ocurrió lo mismo con el uruguayo Facundo Waller, quien simplemente llegó a Pumas a cobrar muy bien y pasearse en paz por Ciudad Universitaria.

Luego aparece el nombre de un tal Sebastián Saucedo, norteamericano que desde su llegada no le parecían las formas de entrenar en México, afirmando que en Estados Unidos el jugador tiene más tiempo para su familia. ¡La falta de compromiso! ¡Por eso Saucedo es otro petardazo!

¿Y qué me dicen del argentino Nicolás Freire? Normalmente titular, pero ninguna maravilla. Como defensa central le ha quedado muy grande la casaca de Pumas. El portero Alfredo Talavera le maquilló mil errores.

Favio Álvarez, otro argentino, no tiene idea de cómo se debe representar a una institución como la de Pumas. ¡Otro que está robando!

Manoseo

Pero eso no es todo, cuando se daba la coyuntura de que Pumas debía rifársela en la delantera con un canterano, absurdamente a la directiva y cuerpo técnico se les ocurrió traer a un panameño llamado Gabriel Torres, jugador que con un futbol de lágrima solamente vino a obstruir el camino de un jovencito llamado Emanuel Montejano.

Y ya para rematar ni siquiera Juan Dinneno se salva. Que alguien le diga a este delantero de Pumas que con muy poco lo hicieron casi ídolo. Está aburguesado. A Dinneno le falta un mundo para ser alguien en el futbol mexicano.

Todos ellos, de alguna u otra manera, tuvieron preferencias de Andrés Lillini en momentos clave del torneo y de a poco fueron haciendo de Pumas un equipo caricaturesco.

Parecería que esos mexicanos que estaban teniendo oportunidad en Pumas simplemente están siendo “manoseados”, es decir, ¡un día sí te doy chance y el otro no! ¿Por qué? ¡Así juega Pumas, sin identidad!

Para profundizar más formulo la siguiente pregunta: ¿Puebla tiene mejor plantel que Pumas? Considero que no, pero la gran diferencia es que hoy el club camotero está mejor dirigido. Por eso calificó directo a la liguilla junto a Cruz Azul, América y Monterrey.

Por lo pronto esta será una semana crucial, ya con liguilla en forma después del rechafaje, digo, ¡repechaje! Darán inicio los cuartos de final, esos que a la distancia y desde su tele verán cada uno de los aficionados y jugadores de Pumas.