suarez-106401 (1).jpg
11 agosto 2021
Daniela Suárez
Columnas

ESTRÉS PANDÉMICO

“En algunos casos las parejas ya contaban con otro tipo de estrés”.

Para que nada nos separe, que no nos una nada.

Pablo Neruda

La pandemia nos afecta de manera personal y distinta. Cada uno de nosotros encontramos herramientas individuales para poder sobrellevarla. Hay quienes hemos podido seguir yendo a trabajar diariamente y también quienes nos hemos podido quedar en casa y trabajar desde ella. Hay quienes hasta un año después de que inició la pandemia seguimos viviéndola dentro de nuestras cuatro paredes y hemos tenido que forjar una nueva forma de relacionarnos con nuestra pareja, quien también trabaja desde casa.

Muchos de nosotros que trabajamos desde casa con nuestras parejas presentes reformulamos las tareas y responsabilidades dentro del hogar. Esto, sumado con la convivencia de 24/7 dentro de un mismo espacio, quizás ha sido una receta perfecta para habilitar tensiones que antes no teníamos.

Si eres de los que pertenecen al club de seguir en esta situación no te preocupes, puesto que no estás solo y tal vez si culparas por todo el estrés nuevo a la pandemia quizá se aligeraría un poco la carga.

Un estudio publicado en Social Psychological and Personality Science y liderado por Lisa A. Neff, de la Universidad de Texas en Austin, encontró que la pandemia representa un rol muy importante en la habilidad que tenemos las personas para lidiar con el estrés. De hecho, cuando las parejas culparon por su nivel de estrés a la pandemia reportaron que eran más felices en su relación. Los participantes del estudio fueron parejas que vivían juntas en Estados Unidos, completaron encuestas durante 14 días durante el “encierro formal” y volvieron a completarlas después de siete meses.

Benéfico

En cada cuestionario los participantes indicaron en una escala del uno al cinco cuánto se culpaban a ellos mismos, a su pareja o a la pandemia por el nivel de estrés y problemas con los que estaban lidiando en ese momento.

Los voluntarios evaluaron también once partes distintas de sus vidas, como el trabajo, sus finanzas, las tareas dentro de la casa… e indicaron qué tan estresante o problemática había sido esa área de su vida. Además de esto los participantes completaron varias encuestas que evaluaban la satisfacción que sentían en su relación e indicaron si se habían comportado de manera negativa con su pareja.

Dentro de las dos etapas de la investigación los voluntarios tendieron a culpar a la pandemia por sus sensaciones de estrés, más que culpar a su pareja.

Además a la mayoría de las mujeres culpar a la pandemia les resultó más benéfico para su relación que aquellas que no lo hicieron.

Otro resultado en común fue que los participantes en su mayoría reportaron que se sintieron menos negativos hacia su pareja y esto sugiere que culpar a la pandemia sirvió como un pequeño colchón para amortiguar la negatividad dentro de su relación.

Es normal que los participantes hayan culpado a la pandemia como causante principal del estrés, pero los investigadores sugieren que las relaciones pueden verse beneficiadas y sobrevivir cuando las parejas están conscientes de que hay estrés y pueden comunicarlo de manera abierta, independientemente de si este estrés es causado por la pandemia.

Si bien los hallazgos de depositar la culpa en factores externos no excluyen que en algunos casos las parejas ya contaban con otro tipo de estrés previo a que la pandemia iniciara, los expertos no quitan el dedo del renglón al señalar que este colchón de culpar a algo externo pueda ser de alguna manera benéfico para amortiguar algunas relaciones.

Y tú ¿culpas a la pandemia por tu estrés?