suarez-1076.jpg
05 noviembre 2021
Daniela Suárez Roel
Columnas

FAVORES A MEDIAS

“La solidaridad y el altruismo son muy necesarios”.

El favor consiste no en lo que se hace o se da, sino en el ánimo con que se da o se hace.

Séneca

¿En qué consiste hacer un favor? Si alguien nos pide que lo apoyemos con algo, ¿por qué decimos que sí o que no? Quizá tiene que ver con ese sentido de gratificación propio, es decir, si ayudamos a alguien en automático nos sentimos bien. O tal vez va más allá del hecho de ayudar, quizás es algo egoísta de nuestra parte porque nos hace sentirnos indispensables e importantes.

Ahora bien, imaginemos que un vecino nos pide ayuda para mover unos muebles el próximo fin de semana e imaginemos que también nos explica que esta ayuda sería únicamente si un amigo suyo no puede asistirlo porque está recuperándose de una enfermedad.

Esto significa que nuestra ayuda se requeriría únicamente si el amigo de nuestro vecino no mejora. Probablemente aceptaríamos más fácilmente al saber que nuestra ayuda es únicamente una posibilidad. ¿Cierto?

De acuerdo con un nuevo estudio publicado en el Journal of Experimental Psychology esto se llama un “favor a medias”.

Michael K. Zurn, de la Universidad de Colonia, y sus colegas decidieron investigar por qué sería más fácil que aceptáramos un favor a medias que un favor completo y qué implicaciones tiene esto. En dos estudios con más de mil residentes en Estados Unidos, los expertos ofrecieron a los participantes 20 centavos por formar parte del estudio. Después de que leyeron las condiciones, a la mitad de ellos se les dio la opción de donar su pago a caridad, es decir, un favor completo. Al resto se les preguntó si quisieran donar sus 20 centavos pero con una promesa de que 5% de estas donaciones se cancelarían, lo cual sería un favor a medias.

En el primer estudio 31% de los participantes en el grupo de los favores completos donó su pago, mientras que 47% de los participantes en el grupo de los favores a medias lo donaron. Aunque 5% de las donaciones del segundo grupo se cancelaron, en total todo el equipo donó 29.96 dólares, pero 20.60 provino del grupo de los favores completos.

Luz

En una réplica del estudio los porcentajes de las donaciones fueron similares en 38% y 47%. Aunque el efecto fue menor, las donaciones absolutas del grupo de favores a medias fueron más altas: 17.30 vs. 15.80 dólares.

Mediante otros estudios que requerían pequeñas donaciones a caridad el equipo encontró que ya sea que alguien hizo una donación definitiva, una posible donación o hicieran una posible donación pero después se enteraran que esta había sido cancelada, los participantes experimentaron la misma sensación de bienestar como resultado.

Esto hace pensar a los expertos que es un reflejo de un sesgo cognitivo: tendemos a sobrepensar pequeñas probabilidades y minimizar probabilidades altas. “En general nuestros hallazgos muestran que con una simple posibilidad podemos capitalizar sesgos fundamentales de la cognición humana para lograr realizar más cosas”, comentan los investigadores.

Por ello en teoría “mencionar un ‘tal vez’ en un compromiso podría tener un gran impacto neto no solo en el valor total de las donaciones benéficas, por ejemplo, sino también en las donaciones de sangre u órganos o en la voluntad de ayudar a los refugiados”, sugiere el equipo.

Aunque este estudio es preliminar, los investigadores consideran que los hallazgos podrían arrojar un poco de luz en el mundo, donde la solidaridad y el altruismo son muy necesarios. Y tú, ¿qué tantos favores realizas si son a medias?