SUAREZ-1080.jpg
29 noviembre 2021
Daniela Suárez
Columnas

GRATITUD ES SALUD

“Se midieron las emociones con la parte física simultáneamente”.

Olvida que has dado para recordar lo recibido.

Mariano Aguiló

A pesar de que en México no celebremos el Día de Acción de Gracias como lo hacen en Estados Unidos siempre me parece un buen momento para recordar por qué debemos ser agradecidos. Sobre todo este año. Aunque seguimos en momentos de incertidumbre, considero que es importante tomarnos el tiempo para agradecer lo que ya sobrepasamos y ponerle peso a lo que quizás hasta ahora no hemos valorado.

Es importante recordar que la gratitud nos regresa humildad y es una sensación que diario podríamos replicar. Este año algunos de nosotros podemos agradecer salud, otros podemos dar gracias porque conseguimos un nuevo trabajo. También podemos agradecer que pudimos convivir con nuestros seres queridos y que a pesar de la distancia logramos sobrellevar bien la pandemia.

La gratitud es como pegamento: nos ayuda a crecer mejor como sociedad y además la emoción del agradecimiento brinda tanto beneficios fisiológicos como sicológicos.

Un nuevo estudio realizado por sicólogos de la Universidad de San Francisco y la Universidad de Michigan demostró con data tangible beneficios mentales y físicos de la gratitud. Estos expertos no midieron los resultados a través de un scanner o por medio de ondas cerebrales, sino con una aplicación en el celular. La App tenía un sensor óptico que pudo medir la presión y el ritmo cardiaco, además de poder captar emociones de agradecimiento, estrés y otras entre los participantes. Los cuatro mil 825 voluntarios de Estados Unidos, Europa y Asia respondieron tres preguntas diariamente durante 21 días entre marzo de 2019 y diciembre de 2020.

Beneficios

Se midió la gratitud por medio de respuestas a afirmaciones como “tengo muchas cosas en la vida por las cuales estar agradecida”, “me siento agradecida con diversas personas”, etcétera. Los participantes reportaron sus respuestas en una escala del uno al siete. A la par, se midieron otros aspectos sicológicos como la sensación del estrés. La ventaja de este estudio es que se realizó en tiempo real y se midieron las emociones con la parte física simultáneamente.

La data del estudio mostró que la gratitud y la salud física se relacionaron altamente. La sensación de gratitud se asoció con menor ritmo cardiaco, menor presión, mejor calidad de sueño y, sobre todo, menor estrés. Los investigadores también evaluaron sentimientos de optimismo, que se diferencian de la gratitud en el sentido de que el optimismo se relaciona con el futuro y la gratitud está en el presente.

En este caso el sentimiento de optimismo también predijo beneficios positivos tanto sicológicos como fisiológicos y las dos emociones trabajaron en conjunto para demostrar beneficios positivos a la larga.

Si bien el estudio fue de una muestra pequeña de personas, personalmente considero que gratitud es igual a salud. Si agradecemos diariamente algo durante 21 días podemos crear un hábito en mirar las cosas positivas. Y si esto nos ayuda a mejorar cómo nos sentimos, ¿por qué no intentarlo como propósito?

Y tú, ¿qué agradeces este día?