Screen Shot 2021-10-21 at 2.05.54 PM.png
21 octubre 2021
Daniela Suárez Roel
Columnas

LÚCIDA COMUNICACIÓN

“Las características fenomenológicas y cognitivas del sueño pueden ser interrogadas en tiempo real”.

Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar.

Antonio Machado

Cuando soñamos, ¿qué es lo que soñamos? ¿Serán pedazos de información del día que acabamos de cursar? O quizá son recuerdos latentes que trae a recolección nuestro inconsciente. Los sueños pueden ser tanto anhelos profundos como miedos y creencias que son irracionales.

Los sueños son extraños; hay mañanas en las que los recordamos perfectamente y otras veces amanecemos sin tener idea de lo que acabamos de soñar. Lo que sí experimentan algunas personas en sus vidas son los sueños lúcidos: aquellos a través de los cuales las personas que los sueñan saben que están soñando en ese momento.

Y lo más interesante de todo es que en un estudio reciente unos científicos lograron comunicarse con soñadores mientras tenían sueños lúcidos. El estudio se publicó en la revista Current Biology y en su investigación los expertos pudieron mantener comunicación con personas mientras estaban dormidas en la fase REM (fase más profunda del sueño). Los soñadores curiosamente pudieron responder preguntas y realizar operaciones mentales que involucraban a la memoria.

Para la investigación los expertos reclutaron a 36 personas de distintas partes del mundo que indicaron que eran capaces de tener sueños lúcidos.

Entre el grupo había quienes reportaron tener sueños lúcidos constantemente, otros que indicaron que esporádicamente los habían tenido y un sujeto que reportó padecer de narcolepsia y a la vez sueños lúcidos recurrentes.

Interacciones

El trabajo lo condujo Ken Paller, director del programa de Neurociencia Cognitiva en la Universidad Northwestern. Para lograr comunicarse con los soñadores el equipo de Paller esperó a que los participantes llegaran a la fase REM mientras estaban conectados a un encefalograma que iba midiendo el sueño. Al llegar a dicha fase los expertos les hablaban a los voluntarios a través de micrófonos, les mandaban señales de parpadeo de luces o los tocaban repentinamente.

Las interacciones en general constaban de preguntas sencillas, operaciones matemáticas simples, el conteo de las luces parpadeantes o contestar “sí o no” a si habían sido tocados. Las respuestas de los soñadores eran a través de contraer músculos faciales (esto se estableció bajo un código antes de que durmieran) y para indicar las respuestas los participantes no se despertaban. A esto los investigadores le llamaron “sueños interactivos”.

No todos los participantes lograron comunicarse con los expertos: únicamente pocos de ellos pudieron hacerlo.

Los investigadores reportaron que durante el sueño REM los participantes demostraron varias capacidades, entre ellas “la realización de un análisis perceptivo verídico de la información nueva, el cálculo de respuestas simples y la expresión de respuestas volitivas”. Estas incluían movimientos oculares distintivos y contracciones musculares faciales. De hecho, seis de los participantes evaluados contestaron correctamente 29 veces y estas observaciones del sueño interactivo las documentaron cuatro grupos independientes.

De acuerdo con los autores estos hallazgos “demuestran que las características fenomenológicas y cognitivas del sueño pueden ser interrogadas en tiempo real. Este canal de comunicación relativamente inexplorado puede permitir una variedad de aplicaciones prácticas y una nueva estrategia para la exploración empírica de los sueños”.

Y tú, ¿eres un soñador lúcido?