Hueconomia1027.jpg
25 noviembre, 2020
Guillermo Fárber
Columnas

EL DILEMA DE PREPARARTE

Dilucidemos si estamos o no preparados para la megacrisis.

Tomado de Chris Masterson en

https://www.peakprosperity.com/video/el-crash-course-capitulo-20-que-debo-hacer/.

“Determinemos un plan de acción según el derrotero que nos parezca más probable, ergo los posibles trastornos que pueden preverse:

“1. Ninguno en absoluto, es decir, la preservación del statu quo, lo cual significaría que los principales riesgos desaparecerían rápidamente.

“2. Una prolongada recesión con todo lo que eso conlleva.

“3. El derrumbe del sistema económico, o sea el colapso de los servicios que en la actualidad presta el Estado a todos los niveles.

“Nuestro futuro está en algún lugar de este abanico de posibilidades; el problema es que no sé exactamente dónde. Y como no puedo descartar ninguna de ellas necesito sopesarlas todas. Imaginemos cómo podría discurrir una de ellas y veamos cómo podríamos reaccionar. Vayamos a la más extrema de estas posibilidades: el derrumbe del sistema económico. Sin preocuparnos sobre si habrá o no crisis financiera, digamos simplemente si esa posibilidad nos parece verdadera o falsa. Es decir, puede ser que suceda o que no suceda. Espero que todos estemos de acuerdo en que esta dualidad ‘verdadera/falsa’ cubre la totalidad de los posibles escenarios”.

Posibles consecuencias

“Ahora dilucidemos si estamos o no preparados para la megacrisis. ¿Qué sucedería si fuese verdad que el colapso tiene lugar y que tú estabas preparado lo mejor posible para él? Enhorabuena, hiciste todo lo que estaba en tu mano. ¿Qué sucedería si el colapso no tuviera lugar y no te hubieses preparado para él? Enhorabuena de nuevo, hiciste lo correcto: no incurrir en costos preparatorios. Los resultados son equivalentes, por lo que podemos eliminarlos del marco de decisiones. En cada caso el resultado fue el mejor posible, de manera que no vale la pena compararlos.

“Pero ¿qué sucedería si la crisis no tuviera lugar y te hubieses preparado? ¿Qué podría pasar? ¿Qué es lo peor que podría suceder en este caso? Bueno, probablemente perderás algo de dinero (quizá la oportunidad de obtener ganancias de capital en el mercado de valores) y perdiste algo de tiempo, pero lo peor es que terminaste sintiendo cierta vergüenza, lo cual no es muy agradable.

“Supongamos ahora que la crisis financiera tiene lugar pero no te preparaste. Es posible que sufras grandes pérdidas si tratas de hacer ajustes repentinos bajo presión, con poco tiempo y escasos recursos, en cuyo caso te recriminarás por el hecho de haber acertado en sus predicciones pero sin haberte preparado en consecuencia. Es evidente que podrías recriminarte muchas cosas más pero basta con eso.

“Ahora comparemos consecuencias. ¿Cuál es el peor de los escenarios? ¿Dónde preferirías estar? Todos somos diferentes, claro está, pero yo soy de aquellos que no se perdonarían nunca el hecho de haber previsto lo peor sin prepararme en consecuencia. Podría perdonarme más fácilmente el errar en las predicciones y haberme preparado. Pero eso vale únicamente en mi caso. Cada uno debe decidir cuál escenario le corresponde mejor. Pero si escogiste este catastrófico tendrías que preguntarte: ‘¿Qué es lo que me impidió reaccionar?’”