Hueconomia1007.jpg
09 julio, 2020
Guillermo Fárber
Columnas

LA HIPERINFLACIÓN: UNA EXPLOSIÓN

Tras un previo paréntesis deflacionario que durará poco la hiperinflación nos caerá encima.

El 28 de julio de 1923 “un dólar estadunidense empezó a costar un millón de marcos alemanes. La inflación se disparó tanto que la gente llegó a cobrar su sueldo en millones. Sin embargo la moneda estaba tan devaluada que se llegaron a usar los billetes como papel de pared y los niños jugaban con fajos enormes construyendo con ellos castillos de papel.

“El efecto de la hiperinflación sobre la gente fue que todos los que tenían dinero en el banco lo perdieron ya que era necesario sacarlo para realizar las compras de primera necesidad (alimentos, ropa, combustible, etcétera). La moneda alemana llegó a perder todo su valor y durante un tiempo la economía alemana volvió al sistema de trueque. La solución fue crear una nueva moneda y anular todas las deudas anteriores pero, mientras tanto, la mayoría de los alemanes se había empobrecido enormemente.

“La hiperinflación no fue sino una de las varias crisis económicas que sufrió Alemania desde el fin de la Primera Guerra Mundial hasta la subida de Hitler al poder en 1933. El efecto de estas crisis fue socavar la confianza de los alemanes en la democracia. El Imperio alemán o II Reich había sido un sistema de monarquía parlamentaria, pero el Poder Ejecutivo en manos del emperador o káiser se imponía a los otros dos poderes (el Parlamento y los jueces). La mayoría de los alemanes nunca había experimentado una democracia y muchos ni siquiera la deseaban; preferían un gobierno fuerte que les diera seguridad. Todo lo anterior es una de las causas de la victoria del partido nazi en 1933”.

De hecho Alemania no acabó de pagar su deuda de 1918 sino hasta 2010. ¡Casi un siglo pagando!

Y no es el peor

El caso alemán es atroz, pero no es el peor. En Hungría, durante 1945-1946, por ejemplo, los precios se duplicaban cada 15 horas y circulaban billetes con valor de 100 trillones de pengos (la moneda de ese momento): 100,000,000,000,000,000,000. Unos cuantos ceros que me recuerdan al macabro cuadro de Frida Kahlo que reproduce un crimen famoso de la época (1935). El pequeño cuadro al óleo sobre metal muestra a un mujer desnuda en una cama, cosida a puñaladas por su marido de pie al lado, que la ve despectivo y con el cuchillo todavía en la mano.

El cuadro cita al propio asesino confeso y se titula, en clásico lenguaje mexicano irónico, Unos cuantos piquetitos. (https://www.elcuadrodeldia.com/post/140684105213/frida-kahlo-unos-cuantos-piquetitos-1935).

Hacia este horror va todo el sistema financiero global. Tras un previo paréntesis deflacionario que durará poco, la hiperinflación nos caerá encima aterrorizados, confinados, tapaboqueados, desempleados, empobrecidos, frustrados, enojados y acosados por la pandemia. Este horror ya comenzó, pero la versión oficial de los medios no dirá la cruda verdad del desplome en curso de la economía global sino que la disfrazará como un “reset financiero” provocado deliberadamente y “controlado”… por ellos mismos, claro (tomado de:

https://profesorjuliodapenalosada.blogspot.com/2012/02/la-hiperinflacion-en-alemania-1918-1923.html).