Screen Shot 2022-06-22 at 17.16.14.png
22 junio 2022
Guillermo Fárber
Columnas

LAS DINÁMICAS DE UN MOTÍN

“La ira, una vez encendida, se regenera por sí misma.”

Jeff Thomas: “A lo largo de mi vida he tenido la desgracia de estar presente en dos grandes desastres naturales y una violenta crisis social. Después de un desastre natural existe el peligro de la pérdida de vivienda, servicios y alimentos. En la mayoría de los casos, las personas que experimentan la pérdida de vivienda y servicios tienden a hacer lo mejor que pueden, aceptando que la vida será difícil por un periodo de tiempo.

“La comida es otra cosa. La gente, sin importar cuán civilizada sea, entra en pánico si no está segura de cuándo podrá volver a comer. Y este pánico se exacerba si tienen dependientes, particularmente niños que dicen ‘Papá, tengo hambre’. Recuerda que ‘solo hay nueve comidas entre la humanidad y la anarquía’.

“ Las personas inteligentes, educadas y pacíficas pueden verse impulsadas a la violencia e incluso al asesinato si la probabilidad de futuras comidas se vuelve incierta. Esta ha sido la causa de disturbios espontáneos a lo largo de la historia.

“Pero no es la única causa de los disturbios. En esta época en Occidente ha ocurrido un nuevo fenómeno que ha crecido de manera constante: los gobiernos han enseñado cada vez más a las personas que tienen ‘derechos’. Esto tiene milenios, comenzando al menos desde el ‘pan y circo’ de la antigua Roma. Es una forma de que los gobiernos hagan que las personas dependan de ellos y, por lo tanto, cumplan sus órdenes. Pero, desde la década de 1960, se ha convertido en una norma sistémica”.

Disturbios

“Y siempre termina de la misma manera. La falsa economía de las ‘cosas gratis’ finalmente se convierte en impuestos excesivos y colapso económico. Cuando lo hace es más probable que la gente se amotine, ya que se les ‘deben’ los derechos. En el mundo de hoy esta condición ha llegado a su punto máximo mucho más allá de lo que el mundo haya visto antes.

“Cada vez más los que están enojados porque las cosas gratis que están recibiendo no son suficientes para aplacarlos y salen a la calle. Por lo general, arrojan piedras y cócteles molotov, queman automóviles al azar, destruyen edificios y saquean tiendas. “Toda esta actividad, por supuesto, no hace que sea más probable que reciban más cosas gratis de las autoridades que presumiblemente se las deben. En cambio, victimiza a aquellos que han vivido legalmente y con menos dependencia del estado.

“Los disturbios ocurren por una gran variedad de razones. El desencadenante puede ser algo tan absurdo como los disturbios de 2011 en Vancouver, Canadá, en que los lugareños se enfurecieron por la pérdida de un partido de hockey. Más de 140 personas heridas y más de 5 millones de dólares en daños en un período de cinco horas. La ira, una vez encendida, se regenera por sí misma. El motín, que puede comenzar como una reacción a un evento, se convierte en el evento y continúa por sí mismo (https://internationalman.com/articles/the-dynamics-of-a-riot/) ”.