Foto: Especial
Foto: Especial
20 marzo, 2020
Guillermo Fárber
Columnas

UNA DEPENDENCIA ENFERMIZA

La palabra pandemia realmente significa mercados colapsados

“La economía de China se está paralizando, lo que genera tiempos inciertos para muchos países del mundo que dependen de las inversiones chinas, los turistas y los productos chinos. Hace 15 o 20 años China ya era conocida como la fábrica del mundo. China ya representa un tercio del comercio mundial. Lo que hemos visto ahora es que la cadena de suministro y el abastecimiento ha sido interrumpida.

“La economía de Singapur, por ejemplo, está cayendo en recesión a medida que el número de turistas chinos cae hasta en 30%. La economía de Tailandia también entra en una recesión y el sector manufacturero de Vietnam depende totalmente de una cadena de suministro bien engrasada de China. En enero sus exportaciones cayeron más de 17%. Pero algunos expertos creen que la amenaza se extiende mucho más allá de esta región ya que casi todos los países del mundo dependen de la producción de China. Occidente fabricaba más de 80% de todas sus drogas a nivel nacional en los noventa. Ahora solo 20% se hace a nivel nacional, mientras que 80% se hace en China.

“El mundo depende demasiado de China. Europa y Estados Unidos especialmente. Estos dos grupos de actividad económica estaban en deuda con China, sin mencionar a Asia. La economía global ha sido una burbuja. El virus es solo la aguja que pinchó la burbuja. La burbuja se llama flexibilización cuantitativa. Estos años 20 serán conocidos como la peor depresión de la historia. El dilema es salvar a la gente o salvar la economía. En este momento todos los países intentan salvar la economía, que es una batalla perdida”. 

Una caída compartida

“La palabra pandemia realmente significa mercados colapsados; y eso es todo lo que hay que saber. Se trata de dinero y al carajo el resto de nosotros. Occidente sabía que había violaciones de derechos humanos en China, pero Occidente no pensó en explotar con los ojos cerrados esa situación. Todas las burbujas estallarán. Todo mal terminará. Y eso es lo que la historia nos había enseñado, pero aun así el error se repite.

“Cuando China caiga hará que otros caigan también. ¡Esto es el coronacaos! Este fue un año aplastante para China. La guerra comercial con Estados Unidos dejó su economía en expansión al ritmo más lento en 30 años. Los economistas estiman que se podrían haber perdido cuatro millones de empleos en 2019. Este año ya se está definiendo por el brote del coronavirus, que ha matado a miles y ha infectado a miles más, frenando la economía de China.

“Con gran parte del país bloqueado el virus podría afectar hasta 42% de la economía de China. Las compañías pueden conducir a un aumento de préstamos morosos de 1.1 anglotrillones de dólares. La economía de China, que representa 15.8% de la economía mundial, está en problemas”.

China’s economy is crashing bringing the world’s economy into a recession (http://FinanceArmageddon.blogspot.com).