TRANSPLANTE DE ÓORNEAS MÉXICO
19 noviembre 2022
J. Alberto Castro
Columnas

LIMBOSIM ®: ENTRENAMIENTO EN TRASPLANTE DE CÓRNEAS

“Reintegrar a un paciente a su vida laboral y económica es de valía para todos”.

La córnea es la superficie transparente en forma de cúpula del ojo. Es por donde la luz ingresa al ojo y es un elemento crucial para ver con claridad. Si la córnea se daña, la luz que ingresa al ojo se distorsiona y hace que nuestra visión sea borrosa. Hay varias formas en que se puede dañar, incluyendo lesión, enfermedad, infección o cirugía ocular previa.

A veces el daño a la córnea es lo suficientemente leve para repararlo y restaurar la visión. Sin embargo, si el daño es más severo puede ser necesario un trasplante. Este proceso quirúrgico implica la extracción de la parte central de la córnea enferma, que se reemplaza por una de un donante sano.

La mayoría de las córneas utilizadas en los trasplantes provienen de personas fallecidas, pero no se utilizan las de quienes perdieron la vida por causas desconocidas o de donantes que tenían ciertas afecciones, como enfermedades que pueden propagarse, cirugías oculares previas o enfermedades oculares.

A diferencia de otros órganos, como el hígado y los riñones, las personas que necesitan trasplantes de córnea no requieren compatibilidad de tejidos. En Estados Unidos las córneas de donantes están ampliamente disponibles, por lo que generalmente no hay una larga lista de espera.

Por el contrario, en México hay hospitales que tienen ocho años en espera de beneficiar a un paciente. En 2021 más de cuatro mil 400 personas esperaban recibir un trasplante de córnea, pero solo se efectuaron dos mil 552. En cambio, los bancos de ojos en EU aportan tejido para más de 70 mil trasplantes de córnea anualmente.

Nuestro país tiene una necesidad imperiosa de obtener córneas, capacitar a personal médico en técnicas quirúrgicas de trasplante y brindar apoyo a estos pacientes.

Con esto en mente un equipo multidisciplinario e interinstitucional que lideran investigadores y docentes de la UNAM desarrolló un simulador quirúrgico híbrido para el entrenamiento de personal de salud que participa en el proceso de donación y trasplante de córneas, gracias al cual se podría lograr la autosuficiencia a escala nacional de ese tejido que hoy debe importarse en casi 50 por ciento.

La innovación, denominada LIMBOSIM ®, podría ser un parteaguas porque significaría la disminución de costos, ya que por una córnea importada se pagan más de 80 mil pesos y no todos los receptores tienen la posibilidad de cubrir esa cuota.

Además, este nuevo simulador resultó ganador del segundo lugar del Premio Santander X México (2022) en la categoría Acelera. El jurado consideró que la innovadora herramienta permitirá lograr a corto plazo una capacitación nacional y masiva y así tener un número considerable de personal médico especializado en trasplantes de córneas.

Entrevistado por Vértigo, Sergio Teodoro Vite, profesor de la Facultad de Ingeniería de la UNAM e inventor de LIMBOSIM ®, relata que la innovación para practicar la técnica de procuración de tejido corneal se creó durante la pandemia, cuando Karla Verdiguel Sotelo, académica de la Facultad de Medicina de la UNAM y entonces presidenta de la Asociación Mexicana de Bancos de Tejidos Oculares, le planteó la urgencia de reactivar los programas de capacitación y donación de órganos y tejidos. “Había una gran necesidad de contar con materiales y herramientas de enseñanza con base en simulación”.

Por la complejidad del proyecto se convocó como asesores a Ariana Cerón Apipilhuasco, directora del Centro de Simulación para la Excelencia Clínica y Quirúrgica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); Efrén Huitrón Peralta, encargado del área de realidad virtual de esa instancia; y Juan Salvador Pérez Lomelí y Luis Miguel Vidal Flores, de la UNAM.

El equipo realizó un modelo físico (tipo maniquí) para representar la anatomía de la cabeza humana, así como un ojo artificial con sus capas, incluida la más importante para este caso: la córnea. Luego de seis meses de trabajo se obtuvo el diseño en 3D. Se probaron distintos materiales para simular, incluso la consistencia de la piel de los párpados.

Asimismo, se cuenta con otro modelo virtual del simulador. Se trata de un software que utiliza realidad virtual y aumentada, con el objetivo de tener mayor gama de herramientas para practicar la técnica de procuración de tejido corneal en caso de que no se tenga a la mano el modelo físico, pero sí un celular o una computadora, comparte Vite.

En la Unidad de Incubación de Base Tecnológica de la Coordinación de Vinculación y Transferencia Tecnológica (CVTT) de la UNAM, Sistema InnovaUNAM, se incubó el proyecto empresarial de Vite que dio lugar a LIMBOSIM ®.

El IMSS fue la primera institución que adoptó el simulador para impartir un curso de capacitación que se efectúa de manera permanente y que se ha denominado Código Córnea.

Generar conciencia

Verdiguel Sotelo confirma que hay una gran necesidad de tejido corneal en México y en otras partes del mundo. “Un paciente de cada 70 que lo requieren se encuentra en lista de espera. Tenemos una necesidad imperiosa de obtener córneas”.

Con base en los datos más recientes, apunta, más de cuatro mil personas esperan un trasplante de forma ordinaria, pero también hay quienes, ante una urgencia, dependen del tejido para salvaguardar el globo ocular. “Hoy es un tema prioritario de salud. Se necesita no solo capacitar a la gente, sino que esté distribuida en el país para que ante una donación positiva o aceptada por los familiares de una persona que muere, se concrete”.

Antes los oftalmólogos eran los únicos capacitados para recuperar las córneas de donantes cadavéricos, pero a partir de 2015 se generaron estrategias para incrementar la donación local, como la capacitación de técnicos, optometristas o biólogos.

La especialista abunda que anteriormente ese proceso se realizaba en el Instituto de Ciencias Forenses, pero con limitantes de tiempos y cadáveres, en grupos reducidos. Sin embargo, no era suficiente para los programas de donación en el país.

Con este simulador “podríamos llegar a cada estado y de manera constante, como se requiere en la donación; alcanzaríamos a más alumnos en menos tiempo”, asevera Karla Verdiguel.

Además, recalca, con LIMBOSIM ® “hemos explorado la posibilidad de capacitar a cirujanos para que realicen trasplantes. Con algunas modificaciones al primer modelo, se estaría ampliando la capacidad del simulador; ya estamos en eso”. Así se evitaría que el personal tenga que capacitarse en el extranjero, como ocurría hace años.

Hace dos décadas, recuerda la universitaria, “hacíamos diez o 15 trasplantes por año; hoy son 15 por semana. El crecimiento ha sido exponencial; sin embargo, somos un pequeño grupo los encargados de efectuarlos. Si este modelo se replica en los diferentes institutos y estados será de gran beneficio para los pacientes, que van de cero a más de 90 años”.

Además de promover la creación de nuevas herramientas de capacitación en cirugías de trasplante de córnea, la cirujana oftalmóloga desde hace muchos años resalta la importancia de generar conciencia a la población sobre la cultura de la donación y la necesidad de elevar la cantidad de donantes en el país.

“El recuperar y reintegrar a un paciente a su vida laboral y económica es de valía para todos. Y que en México tengamos esa autosuficiencia en tejido corneal es lo más importante”, puntualiza la especialista.

Aumento

Aproximadamente 200 alumnos del IMSS (que se encarga de más de 50% de la actividad de donación y trasplantes en México), entre médicos pasantes y coordinadores, han tenido la oportunidad de practicar en el simulador LIMBOSIM ®.

En el Centro Médico Nacional La Raza del IMSS se han realizado más de 100 trasplantes de córnea durante 2021, por eso es el hospital líder a nivel nacional.

Desde 2019 el IMSS cuenta con el Banco de Tejido Corneal con la finalidad de tener un área de concentración de tejidos a nivel nacional para su evaluación, resguardo y distribución, apegado a los estándares internacionales de calidad y atender la demanda de pacientes en lista de espera de un trasplante de córnea.

Este espacio sirve de apoyo para que los 75 hospitales del IMSS con licencia sanitaria en donación de órganos y tejidos puedan incrementar su número de procuraciones, y las córneas obtenidas lleguen al Banco de Tejido Corneal a fin de realizar un proceso de evaluación y diferenciar la utilidad de cada una.