OLIVA-cuartoscuro_836568_impreso.jpg
20 junio 2022
Javier Oliva Posada
Columnas

VELAS LATINOAMÉRICA

“Velas Latinoamérica 2022 está llamado a ser un evento señero en el continente”.

Del 23 al 28 de este mes se llevará a cabo uno de los eventos más relevantes dentro de las Fuerzas Armadas del Continente Americano y en particular de las Armadas. A partir de 2010, se celebró la primera regata Velas Sudamérica, organizada por Argentina y Chile, como una muestra más de camaradería y entendimiento entre ambos países. México también participó, desde el Puerto de Veracruz, en conmemoración del bicentenario del inicio de la Guerra de Independencia.

A partir de la XXV Conferencia Naval Interamericana se acordó realizarla bajo el nombre Velas Latinoamérica, cada cuatro años, además de coordinar algunos eventos navales de carácter histórico de los países convocantes. Ahora corresponde a México, en la conmemoración de sus 200 años de haber consumado la Guerra de Independencia y del bicentenario de la Armada de México, ser sede del trascendente evento militar. En esta ocasión atracarán buques insignias de Argentina, Brasil, Colombia y Uruguay.

Habrá baterías de artillería naval en honor a las banderas de los referidos países, además de desfiles de las tripulaciones y de parte de las aeronaves de la Armada de México. Por supuesto, en las diversas ceremonias se contará con la emblemática presencia del buque-escuela Cuauhtémoc, embarcación fundamental en la educación y capacitación de las y los jóvenes que se forman en la Armada Nacional.

Nuestro país cuenta con una larga e ilustrada historia marítima (civil) y naval (militar). Este tipo de encuentros articulan de manera sustancial lo que es denominado como la Diplomacia Militar, que en mucho contribuye a la proyección de los intereses nacionales, así como del mismo Poder Nacional, que en el contexto internacional y nacional que vivimos resulta sustancial para caracterizar las prioridades del país y la razón de las mismas.

Proyección

Con la invasión rusa en curso, la dinámica de los rejuegos de poder en el mundo, así como por la problemática de la violencia que vivimos, la visualización de México en una perspectiva de proyección y colaboración naval militar sin duda que es una buena noticia.

Las particularidades geopolíticas de nuestro país, como lo ha apuntado en varias ocasiones el destacado colega, el doctor Arturo Ponce Urquiza, le otorgan enormes ventajas en cuanto a su ubicación; también y como consecuencia directa de ello, enfrenta antagonismos ante los cuales debemos estar preparados de manera estructural, sobrepasando cualquier tipo de coyuntura política. De allí que Velas Latinoamericanas 2022 sean, en efecto, una de esas muestras sustanciales en cuanto a la toma de conciencia de lo que México implica en el ambiente continental y ¿por qué no? mundial.

Además de la llegada de los buques escuelas referidos, habrán exposiciones artesanales correspondientes, gastronomía, exposiciones museográficas y una serie de conciertos musicales. Sin duda que será una muestra de las capacidades culturales y navales de México, en un desafiante contexto de reacomodos que van de estrictamente político a lo exclusivamente militar. Velas Latinoamérica 2022, está llamado a ser un evento señero en el continente y en la cooperación de la seguridad continental e internacional.

Sean bienvenidas las tripulaciones de los buques escuela, así como de los mandos que las encabezan. Debemos estar atentas y atentos al desarrollo de las ceremonias, dado que se trata de la primera ocasión en que nuestro país es sede del referido acontecimiento naval.