D-ARTIGUES-canal-del-Congreso.jpg
03 mayo, 2021
Katia D'Artigues
Columnas

¿SERÁ QUE SÍ HAY INSTITUCIONES POR LAS QUE LUCHAR?

Hoy, querido lector, lectora, estoy algo optimista. Si bien es cierto que tenemos por estos días un país en el que todo parece decidirse por una sola persona, el presidente, hay signos de que algo de institucionalidad independiente del Poder Ejecutivo queda. Algo de pesos y contrapesos; sé que una golondrina no hace verano pero dan gusto dos resoluciones y un posicionamiento.

El del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que ya mandó de regreso a sus respectivos escaños tanto al impresentable de Félix Salgado Macedonio (quien no será candidato al gobierno de Guerrero) como a Raúl Morón (lo mismo, pero en Michoacán) por la ilegalidad de no reportar gastos de precampaña. De paso también acotaron el tema de la sobrerrepresentación de diputados plurinominales que, si la elección favorece a Morena como todo parece indicar hasta ahora, les pegará si quieren crear una “mayoría artificial” (aunque, bueno, queda claro por balconeos de Zoom donde legisladoras olvidan cerrar sus micrófonos, que existen las presiones que se enfrentan siempre).

La resolución del INAI de mandar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) una acción de anticonstitucionalidad respecto de la recién votada ley que obliga a todos los mexicanos a dar nuestros datos biométricos para ese “lujo” llamado tener un teléfono celular.

El posicionamiento del propio Arturo Zaldívar, presidente de la SCJN, por el famosísimo transitorio que le daría dos años más al frente del Poder Judicial. Dejó claro que no fue su idea, que respetará lo que decidan sus compañeros del pleno cuando se discuta (y no conozco a ningún constitucionalista que apoye la medida) y que en todo caso, tras la decisión, podría hacer nuevas declaraciones.

Actualmente en la más alta tribuna de la nación (que es la conferencia mañanera y no la del Congreso de la Unión) todos los días parece que el presidente desayuna gallo. Se le ve molesto.

No le gustan los organismos autónomos y lo dice. Por él, ya lo ha dicho, habría que repensarlos o de plano desaparecerlos. Los considera “caros”. Es curioso a lo que él da ese calificativo, cuando invierte en megaproyectos que por todos lados tienen serias dudas e incluso apoya una consulta popular con una pregunta por lo menos confusa para juzgar a personajes del pasado y que podría costar hasta ocho mil millones de pesos.

Dice que está de acuerdo con los fallos porque es momento de “dar ejemplo de sensatez y responsabilidad”, pero al mismo tiempo saca su espada de palabras contra todos. Si los magistrados del TEPJF fallaron así es que “no son demócratas”. Que el INAI se creó para “defender a las grandes empresas” y actúan con hipocresía.

Es curioso que en la mañanera del miércoles 28 de abril, tras los reveses, uno tras otro del día anterior, el mismo presidente haya dicho que la política “es el equilibrio entre razón y corazón”. Ah, caray. Yo pensaba que más bien esa era una lucha sicológica, de ética, en todo caso… que si algo hace la política —que no está exenta de pasión, claro— se relaciona directamente con algo que a veces en este país se olvida: el derecho y la ley.

Morena en problemas

Morena está en serios problemas para nombrar a una persona que reemplace a Raúl Morón en cinco días para buscar la gubernatura de Michoacán, porque todos los que participaron en la precampaña están bajo el mismo supuesto: no reportaron gastos. ¡Y fueron un montón! ¿Recuerda? Como 50. Queda la carta de Germán Martínez, senador michoacano. Pero ¿le perdonarían su independencia?

En Guerrero todo parece decantarse por algo así como La Torita, es decir, una de las dos hijas de Salgado Macedonio: está María del Sol pero también Evelyn Salgado Pineda, quien tiene más formación política. Podría tener a su (desacreditado) padre a su lado, que sigue siendo muy popular, aunque iría en contra de lo que ella misma dijo en sus redes sociales a inicios de abril: “Me llamo Evelyn Salgado Pineda, no Juanita. Aquí no hay plan B ni C. Apoyo a mi padre hasta el final, tope donde tope. Mi padre es insustituible, es único. Un luchador social amado por su familia y su pueblo. ¡Hay Toro!”

Lo sabremos pronto.

Pero la batalla más importante para el futuro de la 4T es la Cámara de Diputados, que si pierde con mayoría Morena podría crear —como pasa en la de Senadores— otro contrapeso, si es que los opositores se unieran. Que bueno, luego también es mucho pedir.