CAPARROSO-42109473_l-stockbroker.jpg
13 mayo 2022
Tomás Caparroso
Columnas

LA IMPORTANCIA DEL DIÁLOGO EN LA FAMILIA

“Una herramienta natural y efectiva”.

Los conflictos son un hecho cotidiano en la vida, por lo que erradicarlos es algo imposible y más bien depende de la forma en la que respondemos a ellos: es importante saber utilizar diversas herramientas que permitan la evolución en las ideas de las personas que se encuentran en una disputa, pero también para construir acuerdos.

Una de las más importantes es el diálogo, una herramienta natural y efectiva que tenemos al alcance los seres humanos para resolver las disputas y generar la convivencia.

El diálogo es y ha sido una herramienta fundamental no solo para las personas, sino también para las instituciones, los gobiernos y la consecución de distintos derechos, verbigracia, la misma democracia que permite comunicarse entre las personas y lograr consensos para garantizar el desarrollo humano.

Lo mismo sucede si se promueve desde la familia la palabra, la escucha y la comprensión que resultan en elementos fundamentales para las relaciones entre familia, ya que favorecen valores importantes como la comunicación, la tolerancia hacia los otros o la capacidad para admitir errores.

Fomento

Esto lo ponemos sobre la mesa por los hechos ocurridos desde hace décadas pero que en las últimas semanas vuelven a hacer noticia nacional: la desaparición de niñas, de mujeres, en contextos como el del caso Debanhi, en el que existen miles de incongruencias por parte de las investigaciones.

Necesitamos entender que en este momento la sociedad está en crisis y se vuelve fundamental construir desde la familia valores que permitan un desarrollo armónico con los otros.

Ya vimos que a la autoridad no le interesa y desde la familia encontramos un espacio para hacerlo. Lo importante es que desde un inicio la comunicación no se convierta en un monólogo por parte de los padres, sino que exista un ir y venir, un te digo y te escucho y, sobre todo, un te comprendo.

Si existe esa confianza y respeto entre padres e hijos, si se pueden intercambiar opiniones y verbalizar problemas, cuántas situaciones en las que se exponen los menores se pueden prevenir.

El clima de violencia en México es muy alto. La inoperancia de las autoridades, mayor. Por ello es oportuno generar desde la familia la conciencia sobre la importancia del diálogo.

Hoy se podría pensar que dialogar y conversar es una situación que no se lleva a cabo por la falta de tiempo: los miembros de la familia se encuentran trabajando o en la escuela. Pero esto no debe ser problema, porque se podrían destinar espacios y tiempos para generarlo, una comida o cena en la que en todo momento estén juntos. Y en específico siempre tener una actitud de escucha por parte de los padres.

El diálogo no solo debe ser una posibilidad sino que se debe fomentar y entonces seguro los niños y jóvenes buscarán el momento para contar sus problemas en familia.