Escalera (1).jpg
22 mayo, 2020
Laura Quintero
Columnas

APOYO A MÉDICOS Y ENFERMEROS

Los médicos y enfermeras se sacrifican sin ver a sus hijos y demás familiares por temor al contagio.

En solidaridad con quienes arriesgan su vida en esta crisis sanitaria los coordinadores de los grupos parlamentarios del Congreso de la Ciudad de México, a excepción de Morena, solicitaron a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, crear un Fondo de Apoyo para el Personal Médico con aportaciones de las dependencias y donativos de funcionarios.

“Para llevar a cabo esta propuesta se requiere modificar el presupuesto de la CDMX para de esa manera formalizar las aportaciones de los entes públicos y crear el Fondo. Se trata de otorgarles un bono de 50% de su sueldo durante la contingencia. Será importante para ellos porque han realizado gastos extraordinarios para cumplir con su deber”, coincidieron los coordinadores parlamentarios de PAN, PRD, PVEM, y PRI.

Llamó la atención que Martha Ávila, coordinadora del grupo de Morena, votara en contra porque en este caso no se trata de apoyar colores partidistas sino a las personas que desde el primer momento están exponiendo su vida, luchando para salvar a los contagiados de Covid-19. Y lo han estado haciendo con lo indispensable y gastando de sus raquíticos ingresos para comprar insumos para protegerse de un seguro contagio. Los morenos sabrán sus motivos.

“Ante las dificultades que el personal de hospitales, clínicas y centros de salud enfrenta durante la emergencia es fundamental que el gobierno de la ciudad les tienda la mano, por lo que desde el Congreso buscaremos que se realicen los ajustes presupuestales necesarios para que los recursos derivados de donaciones, así como el recorte al Congreso local, se acopien cumpliendo con la ley y priorizando a todo el personal médico y de enfermería que ha sufrido el desabasto”, comenta el diputado Víctor Hugo Lobo Román, del PRD.

Tienen razón los legisladores porque tanto médicos como enfermeros realizan su trabajo en condiciones vulnerables, lo que a varios les ha costado la vida y, se dice, sus familias no han recibido ninguna ayuda. Bueno, ni el aumento que alguna autoridad les había prometido, lo que es injusto. Por eso llama la atención que Morena haya votado contra el acuerdo.

“Como se sabe otros gobiernos estatales integraron fondos con donativos de funcionarios para otorgar un bono de cinco mil pesos mensuales para el personal médico que enfrenta la emergencia sanitaria. Por ello, conscientes del trabajo que realizan, hacemos el llamado a la jefa de Gobierno para solidarizarnos con este gremio que se juega la vida día con día”, aseguró el diputado Mauricio Tabe Echartea, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local.

Y es que este momento es de unión, sin anteponer intereses partidistas. Para eso habrá tiempo. Ahora se requiere todo el apoyo a quienes pasan por una situación difícil ya que en este caso personal médico y enfermeros se sacrifican sin ver a sus hijos y demás familia por temor al contagio: no llegan a sus casas. Ellos saben que están en la línea de fuego y que en cualquier momento se contagian con las consecuencias que todos sabemos. No se les puede escatimar un bono económico. ¿O sí?

El bolso de Laura…

Ahora le cuento que el Congreso local terminará formalmente este periodo legislativo de sesiones el próximo 31 de mayo, cuando debió clausurar el día último de abril, pero los desacuerdos políticos lo impidieron, al igual que la discusión de temas urgentes que repercuten en el combate a la pandemia, como la modificación del presupuesto para reforzar la infraestructura hospitalaria. También en lista de espera sigue el acuerdo para entablar mesas de trabajo con el gobierno para diseñar un programa de apoyos económicos para tianguistas. Los días se van ¡y la parálisis continúa!