Von Roehrich
20 noviembre 2022
Laura Quintero
Columnas

OMISIONES

“No solo les deja recursos económicos sino también base electoral”.

Ante las supuestas omisiones que dice detectaron por parte de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México al obstaculizar procedimientos contra agrupaciones dedicadas al despojo, principalmente en perjuicio de personas mayores a quienes amenazan e intimidan, el grupo parlamentario de Acción Nacional habilitó esta semana el portal www.reportedespojo.mx para identificar a los afectados y ayudarlos a recuperar sus patrimonios.

El coordinador de la bancada, Christian Von Roehrich, y el también panista Aníbal Cañez Morales hicieron el anuncio por la “gravedad del problema, puesto que hasta 2018 las autoridades tenían identificadas a más de 23 organizaciones dedicadas al despojo e invasión con violencia de inmuebles en distintas alcaldías de la capital. En este delito participan grupos y personajes políticos que durante años han lucrado con el patrimonio de miles de personas en su beneficio”.

Se sabe que desde hace muchos años empezaron a surgir estos grupos de invasores de viviendas, que han crecido a la sombra de los gobiernos en turno. El caso es que conforme pasa el tiempo se vuelven más violentos y se dedican a despojar a personas mayores, que son fáciles de intimidar y no se pueden defender porque están solas. Además, no tienen recursos para pagar a un abogado que los defienda y menos por años: en muchos casos la Fiscalía se lleva más de un lustro para integrar una carpeta de investigación. ¿Son omisos o lentos? Usted juzgue.

“Esta acción tiene como objetivo combatir a la mafia del despojo, que encabezan funcionarios del INVI, exfuncionarios, liderazgos políticos del oficialismo, Consejería Jurídica y hasta algunos notarios están coludidos, por lo que pretendemos defender a los capitalinos para que no sean víctimas. Lo haremos con información real y no denuncias fabricadas, ni campañas de difamación. Nosotros somos serios y buscamos apoyar a los ciudadanos”, advirtió Von Roehrich.

Tiene razón. Las famosas carpetas no avanzan porque hay intereses. Por ejemplo, se sabe que en el INVI quien decide a quién se otorgan los créditos es un exintegrante de los Panchos Villa, por lo que los grupos invasores con el pretexto de ayudar a familias que carecen de vivienda los apoyan poniéndolos a “cuidar” los inmuebles despojados con la oferta de que podrán adquirirlos. Y cuando se dan cuenta de la realidad y no pueden pagar las cantidades que les exigen para tener derecho a una vivienda muchos se van. Pero no todos. Así sigue el negocio.

“Esta actividad de despojo de vivienda se clasifica como delictiva. Y en ella participan servidores públicos, quienes a sabiendas de que los proyectos que presentan son producto de invasiones ilegales los avalan y les otorgan los créditos para construir. Entonces todo lo que cobran a los beneficiarios es en beneficio de los líderes. Y a sabiendas también, la Fiscalía no atiende las denuncias. Guardan los expedientes y simplemente esperan a que las personas se cansen y dejen las cosas por la paz”, explica Cañez Morales.

No cabe duda de que las invasiones son un gran negocio: a los grupos de profesionales en este tipo de delitos no solo les deja recursos económicos, sino también base electoral que ofrecen al mejor postor. Y es una forma de obtener impunidad para seguir con los despojos. Además, en muchos inmuebles no construyen vivienda: los rehabilitan y los venden directamente. Bueno, hasta los anuncian en los periódicos o redes sociales. Claro que para eso ya los pusieron a su nombre en el Registro Público de la Propiedad gracias al favor de algún notario que les escrituró. ¿O me equivoco?

El bolso de Laura…

Ahora déjeme contarle que no les ha ido nada bien a los vecinos de la Roma, pues aceptaron los parquímetros a cambio de obtener beneficios para la colonia vía recursos que aporta la empresa, pero resulta que se los jinetean desde 2019. Dicen los enterados que aun cuando son más de 60 millones de pesos solo les dieron 3.8 millones para ampliar banquetas, crear cruceros seguros, rehabilitar la vegetación e instalar luminarias… En la alcaldía de Coyoacán, desde el inicio de la actual administración empezaron a quitar las famosas “chelerías” en respuesta a las quejas de los vecinos de varias colonias. El caso es que desaparecen unas, pero a la vuelta de la esquina abren otras. ¿Cuento de nunca acabar?...