José_María_Morelos,_óleo_de_Petronilo_Monroy - Archivo .png
04 diciembre 2020
Ricardo Pérez Valencia
Columnas

“LA LIBERTAD SE CONSIGUE A MERCED DE LOS MÁS COSTOSOS SACRIFICIOS”

Libertad Bajo Palabra con José Maria Morelos y Pavon

José María Morelos y Pavón fue uno de los principales artífices de la independencia y libertad no solo de los mexicanos sino también de los pueblos de América. Defendió su pensamiento a costo incluso de su propia vida. A tal grado que su ideología sigue vigente.

Con base en ello y sus propias palabras esto es lo que creemos que actualmente respondería en una entrevista.

—¿Para usted que es la libertad?

—La felicidad del pueblo y de cada uno de los ciudadanos consiste en el goce de igualdad, seguridad, propiedad y libertad. La íntegra conservación de estos derechos es el objetivo de la institución de los gobiernos y el único fin de las asociaciones políticas. (Artículo 24 del Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana, también conocida como Constitución de Apatzingán, la primera redactada para México, que promulgó el Congreso de Anáhuac el 22 de octubre de 1814; en ella están contenidas muchas de las ideas del Generalísimo).

“Pero, ¡ah!, la libertad, este don precioso del cielo, este patrimonio cuya adquisición y conservación no se consigue sino a merced de la sangre y de los más costosos sacrificios, cuyo precio está en razón del trabajo que cuesta su recobro, ha vestido a nuestros padres, hijos, hermanos y amigos, de duelo y amargura. Porque ¿quién es de nosotros el que no haya sacrificado alguna de las prendas más caras de su corazón?” (Fragmento del discurso pronunciado en la apertura del Congreso de Chilpancingo el 14 de septiembre de 1813.)

—Este pensamiento y esta lucha por la libertad ¿cuándo empiezan?

—Este cúmulo de desgracias reunidas que personalmente han padecido los heroicos caudillos libertadores del Anáhuac oprimido, ya en las derrotas, ya en la fuga, ya en los bosques, ya en las montañas, ya en las márgenes de los ríos caudalosos, ya en los países calidísimos, ya careciendo hasta del alimento preciso para sostener una vida miserable y congojosa, lejos de arredrarlos solo han servido para atizar más y más la hermosa y sagrada llama del patriotismo y exaltar ese noble entusiasmo. (Discurso pronunciado en la apertura del Congreso de Chilpancingo el 14 de septiembre de 1813.)

—¿Y cuáles son los fundamentos?

—No hay otra nobleza que la de la virtud, el saber, el patriotismo y la caridad; que todos somos iguales, pues del mismo origen procedemos; que no haya privilegios ni abolengos, que no es racional, ni humano, ni debido que haya esclavos, pues el color de la cara no cambia el del corazón ni el del pensamiento; que se eduque a los hijos del labrador y del barretero como a los del más rico hacendado; que todo el que se queje con justicia tenga un tribunal que lo escuche, lo ampare y lo defienda contra el fuerte y el arbitrario... Que se declare que lo nuestro ya es nuestro y para nuestros hijos, que tengan una fe, una causa y una bandera bajo la cual todos juremos morir antes que verla oprimida. (Palabras de Morelos en septiembre de 1813 dirigidas a Andrés Quintana Roo, su secretario particular, la noche anterior a la apertura del Congreso de Chilpancingo.)

—¿Cómo se puede justificar el recurrir a una lucha armada en busca de esta libertad?

—La soberanía reside esencialmente en los pueblos, que transmitida a los monarcas por ausencia, muerte, cautividad de estos, refluye hacia aquellos; que son libres para reformar sus instituciones políticas, siempre que les convenga; que ningún pueblo tiene derecho para sojuzgar a otro, si no precede una agresión injusta. (Discurso en la apertura del Congreso de Chilpancingo el 14 de septiembre de 1813.)

“Las Cortes de Cádiz han asentado más de una vez que los americanos eran iguales a los europeos; y para halagarnos más nos han tratado de hermanos; pero si ellos hubieran procedido con sinceridad y buena fe, era consiguiente que al mismo tiempo que declararon su independencia hubieran declarado la nuestra y nos hubieran dejado libertad para establecer nuestro gobierno, así como ellos establecieron el suyo”. (Discurso a los pueblos de Oaxaca el 23 de diciembre de 1812 para dejar clara su posición respecto de la Constitución liberal de Cádiz.)

—¿Cuáles considera como los principales puntos de sus Sentimientos de la Nación en cuanto a libertad se refiere?

—Que la América es libre e independiente de España y de toda otra nación, gobierno o monarquía, y que así se sancione dando al mundo las razones (Sentimientos de la Nación, 14 de septiembre de 1813, artículo 1).

“Que la Patria no será del todo libre y nuestra mientras no se reforme el gobierno abatiendo al tiránico, sustituyendo el liberal y echando fuera de nuestro suelo al enemigo español que tanto se ha declarado contra esta nación”. (Sentimientos de la Nación, 14 de septiembre de 1813, artículo 11.)

“Que la esclavitud se proscriba para siempre, y lo mismo la distinción de castas, quedando todos iguales y solo distinguirá a un americano de otro el vicio y la virtud” (Sentimientos de la Nación, 14 de septiembre de 1813, artículo 15.)

—¿Qué se debe hacer para preservar este dogma?

—Que igualmente se solemnice el día 16 de septiembre todos los años como el día de aniversario en que se levantó la voz de la independencia y nuestra santa libertad comenzó, pues en ese día fue en el que se abrieron los labios de la nación para reclamar sus derechos y empuñó la espada para ser oída, recordando siempre el mérito del grande héroe, el señor don Miguel Hidalgo y su compañero don Ignacio Allende. (Fragmento del discurso pronunciado en la apertura del Congreso de Chilpancingo el 14 de septiembre de 1813.)

—¿Cómo se puede resumir este proceso para lograr la libertad?

—Al 12 de agosto de 1521 sucedió el 14 de septiembre de 1813: en aquel se apretaron las cadenas de nuestra servidumbre en México-Tenochtitlán; en este se rompen para siempre en el venturoso pueblo de Chilpancingo. (Fragmento del discurso pronunciado en la apertura del Congreso de Chilpancingo el 14 de septiembre de 1813.)

INTERTEXTO

“Que la esclavitud se proscriba para siempre y lo mismo la distinción de castas”.

RECUADRO

Perfil

José María Morelos y Pavón. Sacerdote, combatiente del ejército independentista mexicano, nació el 30 de septiembre de 1765 en Valladolid, Michoacán (hoy Morelia). En 1789 ingresó a estudiar en el seminario de Valladolid; en 1795 concluyó sus estudios seminaristas; en 1799 fue nombrado cura de Carácura, donde estuvo hasta 1810. El 20 de octubre de ese año fue comisionado como jefe insurgente en el sur de México por Miguel Hidalgo. Dirigió la segunda etapa de la guerra de independencia (1811-1815) y logró conquistar gran parte del sur de México. Organizó el Congreso de Anáhuac, primer cuerpo legislativo de México, que sesionó en Chilpancingo. Ahí presentó uno de los documentos más importantes de la historia de México: Sentimientos de la Nación. Fue capturado el 5 de noviembre de 1815 en Temalaca, juzgado por la Inquisición y fusilado el 22 de diciembre de 1815 en Ecatepec, Estado de México.