WhatsApp Image 2020-09-21 at 11.34.12 AM.jpeg
21 septiembre, 2020
Martha Mejía
Columnas

“LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES SIGUE AUSENTE DE LA AGENDA PÚBLICA”

Lo Que Yo Quiero con Alejandra Millán

Alejandra Millán Feria, feminista, politóloga, docente y fundadora de la colectiva Violetas Soreciendo, platica en entrevista sobre los retos y obstáculos que atraviesa el movimiento feminista en México.

—¿Para usted qué es el feminismo?

—Es un movimiento social y una teoría que nos permite a las mujeres posicionarnos políticamente para emanciparnos del sistema patriarcal que nos oprime.

—¿Qué trabajo realiza la colectiva Violetas Soreciendo?

—Llevamos el mensaje del feminismo sobre todo a la periferia. Nosotras radicamos en el Estado de México, donde damos talleres a chicas a nivel secundaria y preparatoria. Hemos dado conferencias en el Tec de Monterrey, en la UAM campus Iztapalapa y en la UACM. También trabajamos canalizando mujeres a refugios, dando contención, apoyo y acompañamiento en denuncias por violencia de género.

—¿Cuál es el principal reto que enfrentan al llevar a cabo su labor?

—La renuencia por parte de las personas que están al frente de las instituciones. Es un tema que disgusta y desagrada. A veces no permiten que el mensaje llegue, sobre todo a las niñas, porque todavía imperan ideas machistas. En el caso del público en las conferencias nos hemos encontrado con varones que nos cuestionan, que se oponen al cambio e incluso en algunos casos más extremos nos han llegado a amenazar o atacar.

—¿Cómo podríamos deconstruir estas ideas que surgen en el patriarcado?

—Es algo muy complejo, pero creo que lo primero es priorizarnos entre nosotras ya que si me dedico a pensar en cómo hacer para que los varones dejen de violentarnos estoy restándole tiempo a entender a mis compañeras, escucharlas, compartir con ellas, ayudarlas y acompañarlas. En el caso de los niños varones creo que todavía se puede educarlos con perspectiva de género. No obstante con los varones adultos lo que toca es enfrentarlos, alzar la voz, no permitir abusos y cerrar filas entre nosotras para que esta violencia no se siga normalizando.

Impunidad

—¿Qué obstáculos identificas como activista?

—El problema es que la violencia contra las mujeres no está en la agenda pública, no se le dedica la atención necesaria dentro de los organismos gubernamentales. Por eso hacemos protestas que terminan siendo acción directa, manifestaciones para que se nos voltee a ver. Hemos hecho de todo para exigir respuestas a nuestras peticiones, pero siguen dejándolas de lado. Hay una indolencia tremenda por parte de las autoridades. Al final del día nos siguen demostrando que las vidas de las mujeres en este sistema no importan.

—¿Qué es lo más urgente que se debe atender en el país en el tema de género?

—La impunidad. Me parece que el mensaje que se envía al feminicida cuando no hay un castigo ejemplar es que puede asesinar a una mujer sin que haya ninguna consecuencia. Eso es lo primero que hay que atacar: el que salgan impunes, el que una mujer presente una denuncia contra su agresor y a pesar de eso termine asesinada.

—¿Cuál es la recomendación para una política pública en torno del género?

—Que se trabaje con perspectiva de género. Lo adecuado sería aplicar perspectiva feminista en las políticas programáticas, en los programas sociales y en todo el entramado institucional a fin de aminorar la violencia contra las mujeres. Que el personal institucional realmente esté capacitado con perspectiva feminista para aplicar las medidas y herramientas que ya tiene. Si no es así la perspectiva de género al final del día termina siendo una herramienta patriarcal para maquillar las cifras y no para dar una solución al problema, que es real.