estilo.jpg
06 agosto, 2020
Lourdes Mendoza
Columnas

LA TRAICIÓN DEL PRI

Se lleva en medio a los laboratorios mexicanos.

El PRI de Alito Moreno se convirtió en el as bajo la manga de los morenos para lograr un tercer periodo extraordinario en el Congreso, puesto que los traidores de Dulce María Sauri y Rubén Moreira dieron su voto para que se abra un nuevo periodo en el que se discutirán las compras de medicinas genéricas en el extranjero.

Cabe decir que no todo el PRI votó así, esto fue obra solo de sus diputados, mismos que apenas el pasado 30 de abril pasado se pronunciaron en sus redes sociales en contra de un periodo extraordinario. Poco les duró la lealtad que decían tener esa vez al pueblo mexicano, porque no pasaron ni tres meses para que cambiaran de opinión.

Se rumora que este viraje fue a cambio de la Mesa Directiva, con el fin de que Sauri la presida. Lo cierto es que Alito Moreno tuvo miedo y con ello sus diputados firmaron su carta de matrimonio con Morena para integrar el PRIMOR.

Lo preocupante en este caso es que la decisión del PRI se lleva en medio a los laboratorios mexicanos, quienes producen 80% de los medicamentos genéricos del país, puesto que ahora el gobierno, en su objetivo de acabar con la corrupción y ante la urgencia de medicamentos para atender la pandemia, busca comprar a laboratorios extranjeros sin licitación y sin transparencia.

Imagínese las quiebras que esto provocará en las empresas mexicanas del ramo, con la consecuente pérdida de empleos. Estamos hablando de un total de 90 plantas que generan 60 mil empleos directos, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (Amelaf). ¡Va a salir peor el remedio que la enfermedad!

Lozoya y sus amigos

Por fin inició la comparecencia de Lozoya ante las autoridades por el caso Odebrecht, y lo que destaca, además de que se le dejó en libertad con un brazalete electrónico, es que hasta ahora no han salido en el juicio sus amigos y subordinados en Pemex, pieza fundamental en los sobornos, adjudicaciones amañadas y en el manejo de los recursos de procedencia ilícita de los que se le acusa.

Las acusaciones contra ERLA hasta ahora se centran en las cuentas, empresas e inmuebles en común con su madre y su esposa, pero de Froylán Gracia y Henríquez Autrey nada, cuando en el sector se sabe que eran quienes hacían y deshacían con los contratos en Pemex. Tal parece que ni existieran.

Lo increíble es el trato que se le da a Lozoya aunque, no olvidemos, huyó del país para evitar afrontar la justicia, en comparación con el caso de Rosario Robles, a quien se le acusa de omisión y quien se presentó ella misma ante las autoridades y lleva un año en la cárcel.

Estilo mata carita…

El culebrón del avión presidencial no para y ya se encuentra en México a punto de ser vendido. Pero ante la crisis económica y de salud por la que atraviesa el país con motivo de la pandemia ponerlo como una prioridad y en el centro de la agenda como vimos esta semana parece una frivolidad, ya que la gente que va al día lo que menos quiere saber es del avión. Un poco de empatía vendría bien.