Estilos-cuartoscuro_706482_impreso.jpg
10 junio, 2021
Lourdes Mendoza
Columnas

VOTO DE CASTIGO

“El Ejecutivo federal reconocerá los resultados incluso a pesar de que no lo favorezcan”.

Para nadie es un secreto que el mexicano acostumbra castigar al gobierno en turno en elecciones intermedias como la de este domingo y la particularidad de este proceso hace pensar que a pesar del activismo electoral del presidente a su partido no le irá tan bien como muchos pensaban.

Está por una parte el ámbito local, tanto en las elecciones por las 15 gubernaturas en disputa como en los 30 estados en los que se renovarán alcaldías. Es aquí donde los liderazgos locales tendrán un peso específico y desde ahora se anticipa que la ausencia de López Obrador en las boletas le jugará en contra al partido oficial.

También está el ámbito federal con la renovación de la Cámara de Diputados, en la cual todas las encuestas anticipan desde ahora que Morena no obtendrá la mayoría simple ni mucho menos la mayoría calificada, ni siquiera sumando las curules que logren sus aliados como el Partido Verde y el Partido del Trabajo.

Una votación de más de 50% del padrón sin duda que favorecerá a la alianza Va por México porque, insisto, tradicionalmente el mexicano usa el voto como castigo en contra del régimen en turno y no cabe duda que la 4T tiene mucho de reprochable, tan solo por el desastroso manejo de la pandemia y la crisis económica que vivimos.

Lo positivo de todo es que ya durante la semana pasada el discurso beligerante del presidente se apaciguó y hasta el titular del INE, Lorenzo Córdova, reconoció el cambio de tono en el ánimo del mandatario, lo cual hace pensar desde ahora que aunque muchas elecciones se judicialicen por lo cerrado de las votaciones el Ejecutivo federal reconocerá los resultados incluso a pesar de que no lo favorezcan.

Guerrero en riesgo

Y como ejemplo de que lo local pesa mucho ahí tienen ustedes el caso de Acapulco, donde aventaja la alianza PRI-PRD con Ricardo Taja como candidato, por sobre Abelina López de Morena, partido que ya gobierna ese municipio pero no tiene buenas cuentas que entregar porque hoy el puerto se encuentra entre las 20 urbes más peligrosas del mundo y hace unos días en la mañanera se dio a conocer que es de las cinco ciudades que más asesinatos tiene en México.

Se debe sumar a ello que en plena pandemia la actual alcaldesa, Adela Román, aumentó 400% el predial y las licencias de funcionamiento.

Actualmente Acapulco tiene 30% de todo el padrón electoral de Guerrero, lo cual significa que si Morena pierde este municipio estaría corriendo el riesgo de perder la gubernatura, que la sienten ganada con Félix Salgado y su hija. Al tiempo.

Estilo mata carita...

Por último solo mencionar que aunque el 10 de febrero pasado se anunció con bombo y platillo la entrega de un cheque de dos mil millones de pesos, producto del combate a la corrupción, resulta que el dinero no se puede tocar porque no han podido acreditar su procedencia ilícita como para que lo pueda ejercer el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado. Así las cosas.