GAXIOLA-3953258_l-rcarner.jpg
02 agosto 2021
Jorgina Gaxiola
Columnas

LAS TRAILERAS

“Es en la autopista donde descubren su fortaleza”.

En la búsqueda de la igualdad a lo largo de la historia de la humanidad uno de los primeros obstáculos que enfrentan las mujeres es su supuesta “incapacidad” para llevar a cabo labores presuntamente masculinas.

A pesar de las conquistas históricas del feminismo en México nos sorprende aún la determinación de las traileras para enfrentarse al camino que eligieron. No solamente se trata de llevar a cabo un trabajo antes exclusivo para los hombres, sino de salir de la zona de seguridad, no solo federal, sino personal.

Sus testimonios nos hacen testigos de su valentía y voluntad por no disminuir su propia velocidad. La misión de conquistar su independencia tiene el objetivo fundamental de encontrar la felicidad. Todas la buscan sin cesar. A diferencia de la generalidad, ellas encuentran en la autopista el lugar que les brinda dignidad y libertad.

Con una admirable determinación deciden alejarse de la tradición machista familiar y laboral. Una realidad que poco a poco se establece en el país. Mujeres valientes que se atreven a decir que no; a independizarse de la quincena de su pareja; a no seguir haciendo únicamente el rol de esposa y madre de niños.

Sus necesidades no se satisfacen solamente a través del dinero en efectivo que les llevan sus maridos. Lejos de sus hijos, buscan un sustento para su familia a pesar de los riesgos y amenazas que existen en cada kilómetro. En la carretera las reinas encuentran su motivación.

Prejuicios

En esos largos trayectos hay un espacio único e íntimo. La cabina las arropa del frío de las madrugadas heladas. Ahí esperan el alba, que sin falta llega todos los días con el reto de conquistar la cumbre de la montaña de concreto. Y en el ocaso les sirve para protegerse de todos esos juicios, donde fácilmente se confunde la soledad con la desolación.

Sin embargo es en la autopista donde descubren su fortaleza. Aprendieron que la vida sigue como una raya continua, pero que también está llena de curvas y pendientes.

Cada túnel las ayuda a reforzar el trayecto de su vida, aun con todas las intersecciones que se presentan al tomar sus decisiones. Su motor es su fuerza interior, aunque no las exenta de pagar las cuotas de la intolerancia.

A través de su experiencia tenemos la oportunidad de replantearnos la importancia de las toneladas de prejuicios que cargamos las mujeres. Leemos cómo las traileras enfrentan la adversidad del pavimentado mundo machista, donde la sociedad las rechaza, castiga, insulta, degrada y violenta.

Las mujeres debemos tener más que una “habitación propia”, como propone Virginia Wolf. Estas señoras nos enseñan la importancia de forjar un camino diferente, a pesar de los convencionalismos mexicanos. Aquí están. Y si nadie puede detener un tráiler, mucho menos pueden frenar a las Reinas de la 57 (como se titula un documental fotográfico de Miguel Pérez).