DENOTA.jpg
04 noviembre, 2020
Pablo Reyes
Columnas

¿CÓMO PREDECIR EL FUTURO MUSICAL?

Viralizar una canción atrae flujo de usuarios a los perfiles de un artista.

Con una tonelada de datos la incipiente empresa Songfluencer utiliza herramientas de análisis para impulsar el marketing de música en redes sociales como TikTok o Instagram Reels. La startup es capaz de predecir con base en datos el próximo éxito musical.

A principios de 2019 Cradles, un sencillo desafiante e introvertido de Sub Urban, ayudó a establecer un camino que ahora se ha convertido en algo común en la industria de la música: hacer una canción viral para atraer flujo de usuarios a los perfiles de un artista.

En este caso una avalancha de usuarios de TikTok eligió Cradles para la banda sonora de sus videos de 15 segundos, lo que causó un aumento en el tráfico de usuarios del artista y llevó a Sub Urban hasta el número uno en la radio alternativa. Inmediatamente Sub Urban firmó un contrato con Warner Records.

Este verano el sello se propuso hacer que un rayo cayera en el mismo lugar dos veces con la canción Freak, un corte pop con un insistente gancho melódico de la cantante Rei Ami. Pero ya que el éxito en TikTok es difícil de replicar Warner pidió ayuda a Songfluencer, una empresa de marketing digital fundada en 2018 que ha ejecutado más de mil campañas de TikTok.

Cuando Songfluencer comenzó a trabajar en Freak a finales de julio más de 15 mil tiktoquers ya habían elegido la canción para la banda sonora de sus videos.

“Una primera coreografía fue en realidad la publicación más popular de la canción; pero otra segunda coreografía experimentaba mucho más con el contenido generado por el usuario”, explica Johnny Cloherty, uno de los cofundadores de Songfluencer.

Cambios

El equipo de Cloherty se centró en atraer a una franja muy específica de tiktoquers para que adoptaran la segunda coreografía: usuarios que no eran necesariamente conocidos en sí mismos pero que tenían, según Cloherty, una relación notable dentro de la aplicación, con lo que se conoce como macroinfluencers.

Asimismo a mediados de agosto las fichas de dominó comenzaron a caer y varios de los nombres más importantes de TikTok usaron Freak en sus videos, lo que lleva a que la canción esté actualmente en camino de convertirse en el segundo éxito de Sub Urban, con más de 3.5 millones de videos de TikTok. En la medida en que la industria de la música se mantenga situada en torno de TikTok cada vez habrá más compañías como Songfluencer. “Cada joven de 22 años sin trabajo que necesita ganar un par de dólares puede decir que su carrera está despegando en TikTok”, según Cloherty.

Y es que Songfluencer tiene un tono muy específico y atractivo para una industria de la música cada vez más obsesionada con los datos ya que la compañía ha desarrollado y continúa perfeccionando un software que recopila datos de TikTok, lo que le permite en teoría cuantificar el valor de los influencers en la aplicación y analiza las rutas de una gran cantidad de seguidores de TikTok.

La industria de la música cambia rápidamente ante nuestros ojos. Y el artista que no lo haya entendido estará en serios aprietos en los años por venir.