Perezgrovas _Matthew-Rutledge-from-Austin,-TX.jpg
23 febrero, 2021
Sergio Pérezgrovas
Columnas

EDIFICIO ERMITA

Sigue imponente entre Benjamín Franklin y Revolución.

La Arquitectura es el alcance de la verdad.

Luis I. Khan

Diseñado por el arquitecto Juan Segura Gutiérrez en el más puro estilo art déco y construido entre 1927 y 1933, el edificio Ermita es uno de los más influyentes de nuestra arquitectura como referente de la memoria del exilio español.

Es propiedad de la fundación Mier y Pesado, creada por doña Isabel Mier y Pesado en memoria de su esposo e hijo.

Se construyó para dar asilo a refugiados españoles, sobre todo en la Segunda Guerra Mundial, con departamentos de 35 metros cuadrados amueblados con sala, comedor, recibidor, recámara, cocina y baño con tina.

Por sus pasillos han pasado una serie de personajes como Rafael Alberti, La Maldita Vecindad y los Hijos del quinto patio, Carlos Hauptvogel, Jessy Bulbo, Ana Torroja y el espía español y asesino confeso de Trotsky, Ramón Mercader.

Luis Arcaraz, junto con Mario Molina Montes, compuso en ese entorno la canción Quinto patio, el cual fue tema de la película del mismo nombre (se dice que ahí estaba la famosa vecindad —yo no lo pude comprobar).

El edificio conserva el espíritu del estilo que el arquitecto Segura le imprimió y un concepto arquitectónico muy revolucionario para la época: fue la primera construcción que incluía lo que ahora se conoce como amenidades, donde lo importante es mantenerte en casa (alguna similitud con la nueva normalidad).

Tenía en la parte inferior del inmueble panadería, tintorería, unos cafetines y algunas otras cosas que ayudaban a no salir de él.

Sigue imponente entre Benjamín Franklin y Revolución, muy cerca de lo que era la embajada rusa. Yo lo recuerdo porque durante muchos años se le conocía como “el edificio Canadá” porque en su parte frontal tenía un letrero espectacular de la famosa cadena de tiendas de zapatos.

Luego tuvo un anuncio de la Coca y ahora su lugar lo ocupa uno de seguros, porque la renta por ese espacio ayuda a mantenerlo más o menos digno, aunque ya se ve el paso de los años por sus muros y vidrios. Hoy le rendimos un pequeño homenaje a este gran y visionario arquitecto.

En el edificio

Llamaron a Tristán porque hubo unos ruidos muy extraños en el edificio Ermita, donde había varios pequeños departamentos. Alguien le abrió la puerta sin salir por el portón eléctrico y le avisó que subiera al piso 3.

Ahí encontró dos puertas pegadas abiertas de par en par. Entró a la primera habitación y descubrió el primer cadáver. Salió al siguiente departamento y vio la misma escena pero con otro hombre. Había un teléfono celular y un bate con clavos. Habría que investigar (es el prólogo del cuento El teléfono).

Fe de erratas En el texto de doña Gela Gurría afirmé que ella era de Chiapas: ofrezco disculpas: nació en Ciudad de México. Su papá, José María Gurría Uriel, sí era de Pichucalco, Chiapas, aunque a una calle era Tabasco y él siempre se sintió tabasqueño. De ahí mi confusión.