SARMIENTO cuartoscuro_853048_impreso.jpg
17 enero 2022
Sergio Sarmiento
Columnas

CITIBANAMEX A LA VENTA

“El banco no pierde dinero, simplemente no recibe lo que tendría que ganar”.

No sorprende realmente la decisión de Citigroup de vender su banca de menudeo en México. El que fuera el primer banco del país en el momento en que se anunció la privatización de la banca en 1990 se ubica hoy entre el segundo y el cuarto lugares, dependiendo del criterio que se utilice para medir su posición.

Es cierto que Citibanamex no registra pérdidas. La venta que anunció la directora general de Citigroup a nivel internacional no es una medida forzada por la tinta roja en la contabilidad de la empresa. En 2020, último año para el que hay cifras completas, Citibanamex registró una utilidad neta de 14 mil 200 millones de pesos. Se trata, sin embargo, de una cifra muy inferior a los 20 mil 154 millones de Santander, los 30 mil 508 millones de Banorte o los 42 mil 860 millones de BBVA. En los nueve primeros meses de 2021 Citibanamex registró una utilidad de 18 mil 500 millones de pesos, un aumento de 55% frente al desastroso año de 2020; pero es una cifra también muy inferior a la de los bancos de similar tamaño en nuestro país.

Citibanamex ha perdido terreno en el mercado mexicano de manera consistente en los últimos años. Un análisis de Credit Suisse publicado este 12 de enero dice que “el culpable son las operaciones ineficientes”. El banco se quedó rezagado en muchos indicadores cruciales. En enero de 2015, por ejemplo, registraba todavía una participación de 25% en el mercado bancario total, pero en noviembre de 2021 lograba apenas 16 por ciento.

Los problemas de operación no se limitan a México. Citigroup, que fue el mayor grupo financiero del mundo desde su creación en 1998 hasta 2006, registra cifras de eficiencia y rentabilidad inferiores a las de la industria financiera mundial. Por eso la escocesa Jane Fraser, quien asumió la Dirección Ejecutiva del grupo el año pasado, anunció que vendería la banca de menudeo en muchos países de Asia y Europa oriental. No fue suficiente. De ahí que ahora haya anunciado que venderá también su banca de menudeo en México. Citigroup se quedará solamente en nuestro país con la gran banca corporativa y la patrimonial para personas de grandes recursos.

Rentabilidad

Un problema crucial es que esta venta puede generar una mayor concentración en el sistema bancario mexicano, que ya es muy importante. Así lo dio a conocer la propia Secretaría de Hacienda. Si bien las propuestas de adquisición tendrán que ser consideradas y autorizadas por las autoridades financieras nacionales, se piensa que quedaría descartada cualquier oferta de alguno de los grandes rivales de Citibanamex en el mercado mexicano, como BBVA, Banorte o Santander.

Se menciona que el banco brasileño Itaú podría ser un posible comprador, aunque es tan fuerte la presencia de la banca extranjera en México que no hay certeza de que el gobierno del presidente López Obrador autorice alguna oferta de esa institución.

Ricardo B. Salinas, dueño de Banco Azteca, señaló que ha puesto a su equipo a trabajar para determinar si vale la pena adquirir el negocio.

La decisión de Citigroup de vender Citibanamex genera inquietud entre millones de sus clientes. Pero en realidad la venta se hace de manera oportuna: el banco no pierde dinero, simplemente no recibe lo que tendría que ganar.

A los propios clientes de Citibanamex les convendría tener su dinero y sus créditos en un banco más eficiente, que lograra una mayor rentabilidad.