SARMIENTO-Rogelio-Ramirez-de-la-O--637203_ox5sg6lfe--El-Universal-.jpg
10 agosto 2021
Sergio Sarmiento
Columnas

IMPUESTOS O SIMPLIFICACIÓN

“El paquete presupuestario contendrá ya una propuesta de simplificación fiscal”.

Rogelio Ramírez de la O es un hombre de pocas palabras. Con licenciatura en Economía por la UNAM y un doctorado en Cambridge dirigió durante décadas una consultora económica privada llamada Ecanal, que fundó el economista británico Revers Opie, quien colaboró con John Maynard Keynes en las negociaciones para establecer los organismos económicos internacionales que surgieron después de la Segunda Guerra Mundial, como el FMI, el Banco Mundial y el GATT. Hoy, después de resistirse mucho tiempo, aceptó la propuesta del presidente López Obrador de convertirse en secretario de Hacienda.

Precisamente porque se trata de una persona de pocas palabras es importante detenerse a escuchar lo que dice. Este 3 de agosto, cuando la Cámara de Diputados finalmente logró tener la sesión extraordinaria para ratificarlo, declaró: “No planteamos crear nuevos impuestos y no se incrementarán… El presidente está firme en su postura de no aumentar las tasas de impuestos ni de crear nuevos. Estamos convencidos de que tenemos margen para dar certidumbre y al mismo tiempo acomodar las necesidades de gasto, siempre con un criterio de austeridad”.

La declaración es muy importante. Muchos políticos dentro de la Cuarta Transformación tratan de presionar al presidente y a la Secretaría de Hacienda para aumentar las tasas y crear nuevos gravámenes. Es casi una cuestión de dogma en una izquierda que siempre ha creído que la función de un gobierno progresista es cobrar impuestos muy altos para aumentar el gasto. Muchos pensaron que con la salida de Arturo Herrera y la designación de Ramírez de la O en Hacienda se preparaba ya ese incremento de impuestos que algunos consideraban inevitable o incluso deseable.

Pero no fue así. El nuevo encargado de las finanzas nacionales no anunció nuevos y más altos impuestos, sino que prometió una simplificación. “Los contribuyentes pequeños y medianos no pueden cumplir con sus obligaciones con el sistema tributario complejo y costoso que tenemos actualmente”, declaró.

Solución

Quizá porque Ramírez de la O ha trabajado en la iniciativa privada toda su vida, y en una empresa relativamente pequeña de consultoría económica, conoce más que sus predecesores los problemas que enfrentan los contribuyentes pequeños y medianos para pagar impuestos en nuestro país.

México recauda muy poco en impuestos. Muchos lo atribuyen a un supuesto bajo nivel de las tasas y por eso piden más y más elevados impuestos. Sin embargo, las tasas fiscales en nuestro país son bastante altas. Las empresariales resultan incluso mayores que las de la mayoría de los países desarrollados, a pesar de que los contribuyentes no reciben servicios equivalentes como en otras naciones. La complejidad del sistema de pago de impuestos, sin embargo, es diabólica. La solución a los problemas fiscales de México no es subir más las tasas y generar más evasión e informalidad sino simplificar el sistema para que haya más contribuyentes que, juntos, generen mayor recaudación.

El nuevo secretario señaló que el paquete presupuestario que se someterá al Congreso el próximo 8 de septiembre contendrá ya una propuesta de simplificación fiscal. Habrá que juzgar sus medidas cuando estas se encuentren ya disponibles. Pero de momento es muy importante que el nuevo responsable de Hacienda entienda que la solución a los problemas de México no es subir impuestos sino simplificar su pago.