tiquitaca (5).jpg
21 octubre, 2020
Alejandro Zárate
Columnas

EXIGEN SU LUGAR EN LA HISTORIA

Consumaron victorias de las que se hablará por mucho tiempo.

Rafael Nadal, LeBron James y Lewis Hamilton dieron certeros golpes en la edificación de sus respectivos legados. Dominaron, fueron efectivos y subieron un peldaño más en la búsqueda por erigirse como los mejores de todos los tiempos. Atípico domingo 11 de octubre: con solo unas horas de diferencia estos tres colosos consumaron victorias históricas de las que se hablará por mucho tiempo. Fueron triunfos y récords solo posibles para los llamados deportistas de época.

En la arcilla de Roland Garros el tenista español Rafael Nadal volvió a demostrar que es el mejor arcillista de todos los tiempos. Alcanzó su conquista número 13 en el Abierto de Francia, en una marca nunca antes vista en otro Grand Slam. Lejos de los ocho triunfos en Wimbledon de Roger Federer y lejos también de las ocho coronas en el Abierto de Australia de Novak Djokovic.

En el conteo histórico, el de mayor peso para considerar, el mejor tenista de la historia empató a Federer con 20 conquistas para aderezar más esta tremenda rivalidad de la que se hablará por décadas.

Nadal se ha reinventado tantas veces como lo ha hecho con su cuerpo para superar lesiones y volver a estar en su mejor momento. En esta versión de Roland Garros fue imbatible. No perdió ningún set, alcanzó sus 100 victorias en la tierra batida gala y se ve en gran forma para pelearle el título a Roger como el mejor tenista que se haya visto.

James y Hamilton

En la burbuja conformada en el complejo deportivo de Disney por la NBA, LeBron James lideró a los Lakers de Los Ángeles para superar al Heat de Miami y conquistar el título 17 de la franquicia angelina, mismo número de conquistas que los legendarios Celtics de Boston.

Para el basquetbolista estadunidense se trata de su cuarto campeonato con tres franquicias diferentes, en una muestra de que sin importar el esquema o los compañeros que lo rodean es un jugador que hace la diferencia al pisar la duela.

Su triunfo vuelve a abrir el debate sobre si ya alcanzó o superó a Michael Jordan, considerado el mejor basquetbolista de todos los tiempos. Un argumento que se sustenta al ver sus estadísticas, donde King James ya superó a MJ en puntos, rebotes, asistencias, juegos de playoffs disputados, finales y aún se le ve nivel para crecer sus marcas.

Por lo menos en número de anillos aún está por detrás y el legado de Jordan parece todavía único e irrepetible, pero LeBron cada vez se acerca más y más al mítico jugador 23 de los Chicago Bulls.

En la Fórmula Uno el británico Lewis Hamilton también dio un sólido paso en busca de convertirse en el mejor piloto de la historia. Con su triunfo en el Gran Premio de Eifel en Alemania igualó los 91 triunfos del mítico Michael Schumacher, considerado el mejor piloto de la historia.

Hamilton y su poderoso Mercedes son la nueva hegemonía de las pistas, que validan al alcanzar una marca que Schumi poseía desde hace 19 años. En su propia carrera por romper todas las marcas de la F1 se encuentra a un título de los siete alcanzados por el alemán y todo pinta a que lo igualará en un par de meses.

A estas tres deidades deportivas ni el trastocado calendario ni obstáculos logísticos derivados por la pandemia han logrado doblegarlos.