TIQUITACA-066_DPPI_00121030_353---AFP-.jpg
24 septiembre 2021
Alejandro Zárate
Columnas

HAMILTON VS. VERSTAPPEN: NUEVO CLÁSICO DE LA F1

“Sobre la pista hay mucho en juego para los dos pilotos”.

Un nuevo choque, una nueva polémica: Lewis Hamilton y Max Verstappen se encuentran en su punto más álgido de una rivalidad que hacía años no se veía en la Fórmula 1 (F1). Esta vez el escenario de la colisión fue el Gran Premio de Italia, que deja el campeonato al rojo vivo entre estos dos aspirantes al título 2021.

Hamilton se acababa de reincorporar tras su parada en pits. Salió ligeramente por delante de Verstappen, quien se encontraba largando en la recta rumbo a la primera curva de Monza. El de Mercedes no cedió espacio, en tanto que el de Red Bull no dejó de acelerar. La consecuencia fue el auto del neerlandés por encima del británico, y con un peligroso neumático pasando sobre la cabeza de Lewis.

El retiro de ambos pilotos dejó el Campeonato de Pilotos sin cambio alguno, con Max como líder apenas por cinco puntos sobre el británico, pero con una rivalidad encendida, cuando aún faltan sietes Grandes Premios por disputarse.

Sobre la pista hay mucho en juego. Para Hamilton está el alcanzar su octavo título de F1, lo que lo ubicaría como el máximo ganador de todos los tiempos, ya que se pondría una corona por encima de las siete con las que actualmente se encuentra empatado con la leyenda alemana Michael Schumacher.

Mientras que para el neerlandés es alcanzar el primer título de su carrera en el campeonato en el cual compite desde 2014, temporada en la que Mercedes y Lewis comenzaron su monopolio de coronas. Solo Nico Rosberg logró vencer a Hamilton en 2016 y desde entonces nadie más lo supera.

A este reciente choque en el GP de Italia lo antecede un incidente en donde el heptacampeón dejó fuera a Max durante la carrera de Silverstone. En aquella ocasión Hamilton realizó una maniobra peligrosa que dejó fuera al de Red Bull con un poderoso impacto a 250 kph y 50G de fuerza. El colofón fue un efusivo Lewis festejando su victoria ante su público y la evidente furia de Verstappen desde el hospital, mientras veía las celebraciones desmedidas.

Rueda a rueda

Si bien el neerlandés llegó a pedir a la prensa que no lo cuestionen sobre su rivalidad y que solo los dejen competir, esa tranquilidad y elegancia se esfuma cuando se sube al auto: no está dispuesto a ceder. Lo de Monza fue una declaración abierta de la lucha por el campeonato, donde están dispuestos a llegar a los límites del reglamento.

Para los aficionados se trata de una emotiva rivalidad que hace recordar las épicas batallas llenas de polémica entre Ayrton Senna y Alain Prost en los ochenta y principios de los noventa, o la que tuvieron más atrás James Hunt y Niki Lauda.

A la F1 le hacía falta una rivalidad así de feroz para romper la monotonía de ver vencedor a Hamilton y a Mercedes, con carreras definidas desde la calificación, con pocos rebases sobre pista y un campeonato sin novedades para los espectadores.

Hoy tenemos una lucha rueda a rueda, en la que también se encuentra abierta la pelea por el Campeonato de Constructores. Rusia se aproxima como un nuevo capítulo que tiene los elementos para verlos al límite, con los muros cercanos y una pista angosta en Sochi. El escenario idóneo para volver a ver salir chispas de sus monoplazas.