Sanchez-cuartoscuro_734640_impreso.jpg
24 noviembre, 2020
Víctor Sánchez Baños
Columnas

SE ACABÓ EL DINERO DE LA INICIATIVA MÉRIDA

Solo un recuerdo de la colaboración que en estos tiempos es inoperante.

Una de las alegrías de la amistad es saber en quién confiar.

Alessandro Manzoni (1785-1873)

La Iniciativa Mérida, un programa creado para la colaboración entre Estados Unidos y México en el ataque bilateral al narcotráfico, se agotó. Desde los gobiernos de Felipe Calderón y George W. Bush, en 2009, inició con dos mil 300 millones de dólares de fondos asignados por el Congreso estadunidense para la guerra contra criminales organizados. A doce años de su implementación ya no llega dinero a México. Nuestro país sigue poniendo los muertos y el vecino del norte a los consumidores. El canciller Marcelo Ebrard dijo que no se le ha recibido a Estados Unidos ni un helicóptero ni dinero. Claro, ese monto ya se terminó. La Iniciativa Mérida es solo un recuerdo de una colaboración que en estos tiempos es inoperante. ¿Qué lo sustituirá? Veremos el año próximo si es que repite Trump o llega Biden.

Reelección

Durante lustros en mis espacios de opinión siempre estuve en favor de la reelección de alcaldes, diputados locales y federales, senadores y hasta gobernadores. Entendí que el camino legislativo para lograr que la reelección se diera era conforme a resultados. Esto quiere decir que si estos personajes políticos cumplían con los objetivos para los que fueron contratados mediante el voto se les diera la oportunidad para continuar en ese puesto. Sin embargo en el caso de los legisladores, en los casos específicos que otorgaron la reelección en algunos estados del país, las trampas están a la orden del día. Los diputados federales tienen esa opción pero estos se convirtieron (en todos los partidos políticos) en caciques que imponen, hacen y deshacen en sus territorios, legal e ilegalmente. Se convierten en una pesada carga social en tiempos de enfermedades como el Covid-19, así como en las crisis económicas. Muy pocos casos son los que ameritan respeto. Todos los demás son simplemente quimeras de la corrupción. Por ello la reelección debería pasar por innumerables filtros para evitar que los “malos”, en todos los sentidos, se enquisten en el poder y el dinero de la administración pública.

El INEGI, bajo el mando de Alfonso Santaella, sufrió una severa reducción a su presupuesto y muchos censos tendrán que esperar. La información estadística es clave para el desarrollo de políticas públicas, pero desafortunadamente ya no se tiene acceso a las mismas. Solo podrán realizarse aquellas que están comprometidas con recursos de organizaciones internacionales y otras naciones. Lástima que los políticos de la 4T no le pongan interés a asuntos que no son electorales.

Dinero Víctor Villalobos, secretario de Agricultura, mantiene a flote la balanza comercial de productos agroalimentarios de México con el mundo. De enero a septiembre fue de nueve mil 702 millones de dólares. En tiempos de la pandemia es un logro que se debe reconocer ya que se obtiene seguridad alimentaria para los mexicanos.

En octubre las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) alcanzaron dos mil 94 millones de pesos en concepto de retiro parcial por desempleo, una cifra récord. Esta cifra es el reflejo de la manera como afecta a los sectores más desprotegidos del país la crisis económica derivada de la pandemia de Covid-19. Desafortunadamente no hay políticas públicas para salvar la economía de millones de mexicanos. La caída en el empleo, en la demanda de productos y servicios, dan al traste a un sistema económico adolorido por crisis recurrentes y sexenales.

Responsabilidad Social Corporativa La cementera Holcim, bajo el liderazgo de Oliver Osswald, en materia de sustentabilidad se comprometió a acelerar el uso de soluciones bajas y neutras en carbono; reciclar 100 millones de toneladas de desechos y subproductos para obtener energía y materias primas; incrementar el uso de arcilla calcinada y desarrollar cementos con nuevos aglutinantes; duplicar los combustibles derivados de residuos en la producción para llegar a 37%; alcanzar 475 kg de CO2 neto por tonelada de material cementoso, y operar la primera planta de producción de cemento neutra en emisiones de CO2.