Screen Shot 2020-09-16 at 10.05.10 AM.png
INBAL
16 septiembre, 2020
Hector González
Cultura

EL PALACIO DE BELLAS ARTES REABRE CON EXPOSICIÓN DE MODIGLIANI

Luego de permanecer cinco meses cerrado el Museo del Palacio de Bellas Artes reabre sus puertas con una de las exposiciones más esperadas desde principio del año: El París de Modigliani y sus contemporáneos, inscrita en el marco del centenario de la muerte del artista italiano Amedeo Modigliani.

El montaje, que ocupará las salas del primero y segundo piso del recinto, se conforma por 143 pinturas, once dibujos, cuatro libros, dos máscaras y cuatro reproducciones fotográficas.

Las piezas provienen de cuatro instancias internacionales, en su mayoría de la Colección Jonas Netter, así como de 14 colecciones nacionales: Museo Soumaya, Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato, Instituto Veracruzano de la Cultura, Museo Nacional de Arte, Museo Frida Kahlo Casa Azul, Capilla Alfonsina y Museo Nacional de las Culturas del Mundo, entre otras.

Curada por Marc Restellini, historiador de arte y especialista en la obra de Modigliani, se pueden apreciar también piezas de Chaim Soutine, Maurice Utrillo, Moïse Kisling, André Derain y Suzanne Valadon, además de obras de Diego Rivera, Ángel Zárraga y Benjamín Coria, quienes encontraron en las creaciones de Modigliani puntos de comunión e influencia artística.

Para Restellini el recorrido pone en evidencia las profundas relaciones entre la cultura nacional y la Escuela de París. “Se revela por fin un auténtico vínculo transversal entre México y Francia”.

Miguel Fernández Félix, titular del Museo del Palacio de Bellas Artes, destaca que esta es la muestra más ambiciosa que se presenta en nuestro país alrededor de uno de los más destacados integrantes de la Escuela de París. “Al mismo tiempo señalamos los vínculos, influencias e intercambios que dichos artistas mantuvieron con algunos de los más admirados referentes del arte mexicano del siglo pasado”.

Después de ser vista en Livorno y San Petersburgo, El París de Modigliani y sus contemporáneos es una exposición “sin precedente en América Latina”.

Un capítulo, una historia

Dividida en siete temáticas cada una ofrece un repaso por obras destacadas de diversos artistas que conformaron la atmósfera cultural de los barrios parisinos de Montparnasse y Montmartre y que determinaron el curso del arte moderno en el siglo XX.

La primera sección, Después de Cézanne, deja ver obras de André Derain, Moïse Kisling, Suzanne Valadon, René Durey y Henri Hayden, todos influenciados por el pintor francés, quien tras su muerte en 1906 marcó la transición del arte moderno del siglo XIX al XX.

De la pintura al aire libre al paisaje urbano es el rótulo del segundo módulo, que reúne paisajes urbanos y suburbanos. Aquí el visitante se sumergirá en la visión clásica de París y sus alrededores. “Esta práctica se desarrolló en Francia durante la segunda mitad del siglo XIX, introducida como recurso pedagógico para la educación popular por Alfredo Ramos Martínez, fundador de la Escuela de Pintura al Aire Libre de Santa Anita en 1913. A partir de ahí se exhiben obras de artistas nacionales como Francisco Díaz de León y Armando García Núñez, además del propio Ramos Martínez”, comenta Jaime Moreno Villarreal, poeta y creador del concepto curatorial de la sección de arte mexicano en la exposición.

La sección Amedeo Modigliani la integran algunas de sus obras más significativas, como Léopold Zborowski, Elvire con cuello blanco, Jeanne Hébuterne, Niña vestida de azul y Cariátide (azul).

Actualmente el italiano es uno de los artistas más cotizados y valorados del siglo XX. Por medio de su trabajo plasmó la influencia del arte africano, retratos cimentados en el dibujo lineal con cuellos alargados y rostros abstractos de bocas pequeñas y ojos sin iris, así como esculturas llenas de ternura y erotismo.

“Por los escritos más o menos exactos de sus contemporáneos, por su vida parisina sembrada de dramas, por su muerte a los 35 años y la de su compañera Jeanne Hébuterne, se convirtió en un mito, una leyenda”, apunta Marc Restellini.

Los amigos mexicanos de Modigliani, cuarto capítulo, plantea un diálogo desde la figura del artista con las obras de los pintores mexicanos que tuvieron amistad con él y fueron influenciados por su trabajo, como Diego Rivera, Ángel Zárraga, Carlos Mérida y Benjamín Coria.

Al respecto Moreno Villarreal afirma: “Como habrá de suponerse los vínculos entre artistas no se reducen al trato personal sino que se abren a la transmisión plástica, a la influencia compartida, a la definición de estilos propios e incluso al homenaje magistral, renglones que el capítulo mexicano de esta exposición explora”.

El desnudo y la máscara, quinto módulo, exhibe desnudos caracterizados por la relación entre el artista y su modelo, donde los pintores de Montparnasse plasmaron intimidad y desinhibición. Por otro lado se muestran dos máscaras africanas cuya estética influyó en el trabajo de Modigliani y parte de la historia del arte moderno.

En Chaim Soutine, penúltima parte, se aprecian destacadas piezas de Sautine, pintor bielorruso amigo de Modigliani, considerado uno de los más importantes exponentes de la corriente expresionista. Figuran retratos, bodegones y paisajes.

Al final los visitantes encontrarán La Escuela de París, en la que se exhiben pinturas de los artistas que dieron continuidad a la tradición pictórica de la escuela francesa, como Isaac Antcher, Michel Kikoine, Henri Hayden, Moïse Kisling y Maurice de Vlaminck, entre otros.

Protocolos sanitarios

El Museo del Palacio de Bellas Artes cuenta con protocolos de sana distancia, señalización y capacitación del personal.

El horario de visitas será de 11:00 a 17:00 horas.

Para ingresar al recinto los visitantes son atendidos en un filtro sanitario en el cual se les toma la temperatura y se les aplica gel antibacterial.

Los visitantes deben portar cubrebocas en todo momento y mantener la sana distancia de 1.5 metros.