En Playa del Carmen se ha implementando un programa piloto para que la playas puedan abrir al público tras permanecer cerradas por varios meses por la pandemia de Covid-19. Los asistentes tendrán que seguir 8 reglas para garantizar su salud y la de todos durante su estancia.
Elizabeth Ruiz/Elizabeth Ruiz
07 octubre, 2020
Antonio Caporal
Finanzas

TODO MÉXICO COMPROMETIDO CON LA RECUPERACIÓN

La población pide a las autoridades impulsar la reactivación total de las actividades productivas, sociales y recreativas.

El gobierno federal y los regímenes de la mayoría de las entidades tomaron en las últimas semanas una serie de decisiones trascendentales para la sociedad que se resumen en una frase: comenzar el proceso de reactivación económica.

Pequeños y medianos comercios, grandes empresas, diversos sectores industriales, restaurantes, buena parte de oficinas públicas para trámites oficiales, el turismo e incluso sitios de entretenimiento inician la urgente recuperación de sus actividades.

Si bien es cierto que la emergencia sanitaria provocó muertes y enfermos, también lo es que las medidas de confinamiento y cierre de empresas y pequeños negocios originaron que millones de mexicanos se quedaran sin ingresos para satisfacer sus necesidades básicas, como la alimentación e incluso el cuidado de la salud.

Diversos datos sobre crecimiento económico, empleo y productividad hasta el mes de julio reflejaron un panorama adverso, pero en agosto y septiembre se reportó no solamente la contención de la caída de la economía sino también informes que expresan el inicio de la recuperación.

Aún faltan sectores por reactivarse 100% y justo en este sentido es la exigencia de los comerciantes, prestadores de servicios, empleados y empresarios a las autoridades: “Queremos trabajar”.

Signos de recuperación

El titular de la Secretaría de Hacienda (SHCP), Arturo Herrera, enumeró una serie de datos que a su juicio reflejan que desde hace unas semanas inició el proceso de reapertura económica y de recuperación.

Lo primero que destacó es que a principios de septiembre la industria de la construcción había recuperado ya casi 200 mil empleos de los que se perdieron por la emergencia sanitaria, en tanto que la industria de las manufacturas había recuperado casi 100 mil.

“Así es que ya estamos viendo señales que apuntan a una recuperación de la economía”, apuntó el funcionario, quien agregó: “Al mismo tiempo que se está viendo una recuperación en México también está habiendo una recuperación importante de nuestros socios comerciales”.

Un segundo elemento señalado por el secretario de Hacienda es la recuperación del precio del barril de crudo: “Estamos esperando que el precio promedio sea de 42 dólares por barril para el próximo año”.

Aunado a lo anterior, dijo, “tenemos que hay un incremento importante en la producción: de mil 744 millones de barriles por día pasamos a mil 857 millones”.

El secretario de Hacienda aseguró que un signo más de la recuperación es el tipo de cambio: “Una de las características más comunes en crisis como las que vemos es lo que se llama un ‘proceso de exacerbación de la aversión al riesgo’, es decir, los inversionistas no saben qué van a hacer y entonces se van a las llamadas monedas refugio: se fueron al dólar, al euro, etcétera. Y eso hizo que el peso mexicano llegara a rebasar brevemente los 25 pesos por dólar en marzo pasado. Actualmente esperamos que cierre en 22.3 al final del año. Hoy está alrededor de 21.5 pesos por dólar”.

Recuperación de empleos

Desde marzo pasado organismos públicos descentralizados y organismos autónomos como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dieron cuenta tanto de la pérdida de empleos como de la reducción de la actividad económica en general.

En cambio recientemente ambos organismos ofrecieron datos que constatan el inicio de la recuperación económica. En los primeros días de septiembre, por ejemplo, el IMSS ya no reportó pérdida de empleos formales, como venía sucediendo desde marzo. De hecho dio cuenta de que durante agosto se recuperaron 92 mil 390 puestos de trabajo formales.

Otro dato alentador es que al 31 de agosto de 2020 se tienen registrados ante el IMSS 19 millones 588 mil 342 puestos de trabajo. De estos 86.3% son permanentes y 13.7% son eventuales.

Por su lado el INEGI informó que la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo aplicada en agosto “confirma la recuperación de la ocupación y el empleo iniciada en junio, impulsada principalmente por la reapertura gradual de los negocios y empresas en actividades económicas no esenciales”.

Asimismo refiere que “de los doce millones de personas que salieron de la Población Económicamente Activa en abril se han reincorporado alrededor de 7.8 millones para agosto”.

De manera particular los analistas financieros destacan el reporte del INEGI que da cuenta de que “el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) mostró un aumento de 5.7% en términos reales en el séptimo mes del presente año respecto del mes previo, con cifras desestacionalizadas”.

Por grandes grupos de actividades “las primarias se incrementaron 13.9%, las secundarias 6.9% y las terciarias ascendieron 4.6% durante julio de 2020 frente al mes precedente”.

Sectores clave

La industria de la construcción en el país, de acuerdo con el INEGI, aporta 6% del Producto Interno Bruto (PIB). En este sentido es uno de los sectores clave para impulsar la recuperación económica porque impacta en 37 de las 42 ramas económicas, además de que genera alrededor de 2.2 millones de plazas laborales.

Arturo Herrera indicó que desde la reactivación de esta industria y en particular del sector de la vivienda, se han recuperado miles de empleos formales: “En el sector de la construcción, nada más de trabajos formales, se llegaron a perder nada más 270 mil 184 empleos. De entonces a la fecha, y a partir de las medidas tomadas desde el 1 de junio, se han recuperado 180 mil 383 empleos”.

El secretario de Hacienda señaló que habrá oportunidades en el desarrollo de los grandes proyectos del gobierno mexicano para detonar nuevos desarrollos urbanos e inmobiliarios para reactivar las zonas.

“Tenemos que empezar a canalizar más recursos a los grandes proyectos de infraestructura del gobierno, mismos que traen apalancados proyectos de vivienda, no es nada más construcción de infraestructura. Por ejemplo la construcción del Tren Maya irá detonando espacios de desarrollo urbano a lo largo de la ruta”, puntualizó.

Herrera comentó que “se debe considerar a la construcción como actividad esencial, por su efecto multiplicador en la economía”.

A su vez Enrique Maza Cotero, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), solicitó la implementación de una política económica en condiciones competitivas para las empresas constructoras, así como la realización de inversión pública y privada.

Jorge Mendoza Sánchez, director general de la Sociedad Hipotecaria Federal y de Banobras, estableció una serie de retos de cara a 2021: “Se requiere edificar vivienda económica con montos máximo de 600 mil pesos para atender la demanda de vivienda en los segmentos de ingresos bajos de la población”.

También “promover el esquema de ingresos mixtos, diseñado en conjunto con la banca, haciendo uso del seguro de crédito a la vivienda con el objetivo de atender a una población que estaba desatendida”.

Y agregó: “El sector de la vivienda muestra señales de recuperación en la comercialización y otorgamiento de créditos de los organismos nacionales de vivienda y en la reactivación de proyectos de construcción. El sector vivienda tiene que contribuir en la generación de empleo y en la recuperación económica del país y la confianza para invertir se genera conjuntamente entre el gobierno y el sector privado”.

Turismo

En 2019 el turismo contribuyó con 8.7% del PIB nacional y fue el tercer sector en la generación de divisas. De acuerdo con el INEGI en el periodo enero-marzo de 2020 el sector generó 2.3 millones de empleos directos y 4.5 millones de empleos indirectos, que representa casi 9% del empleo nacional.

Por efectos de la emergencia sanitaria las industrias de hospedaje, servicios de traslado, gastronomía y agencias diversas reportaron 98% de pérdida de sus ingresos en el periodo enero-junio. Esto significa que un porcentaje semejante de las personas que trabajan directa e indirectamente en el sector se quedaron sin ingresos o los vieron significativamente disminuidos.

De esta forma, por el impulso que da a la economía nacional y el considerable número de familias que dependen de él, el turismo es una actividad que no podía permanecer cancelada por más tiempo.

Sensibles a la situación diversos gobiernos tomaron la decisión de autorizar la apertura de las actividades turísticas.

En los primeros días de septiembre el gobierno de Quintana Roo autorizó la apertura de las playas del estado y permitió que la ocupación hotelera sea de 60 por ciento.

Al respecto el presidente de la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya, Conrad Bergwer, expresó: “Este es un paso muy importante que estamos dando para lograr que la principal actividad económica del estado retome su liderazgo para abrir más fuentes de empleo y generar una mayor derrama económica en beneficio de todos”.

En diferentes momentos durante el mes pasado autoridades de Baja California, Veracruz, Sinaloa, Chiapas, Aguascalientes, Tamaulipas, Oaxaca y Nayarit también tomaron la decisión de reabrir sus respectivos destinos turísticos.

Y en otras entidades con actividad turística los comerciantes, prestadores de servicios, empleados y empresarios claman por que las autoridades permitan la reapertura de actividades.

El titular de la Secretaría de Turismo, Miguel Torruco, señaló que “de acuerdo con la paulatina recuperación que muestra la actividad turística nacional e internacional a partir de julio se estima que cerraremos 2020 con la llegada vía aérea de 8.3 millones de turistas internacionales”, que si bien es un dato positivo al final “representará una contracción de 56% comparada con el cierre de 2019”.

Sin embargo, añadió, dicha proyección de visitantes “podría alterarse positivamente como consecuencia de la reciente reclasificación de la alerta de viajes que emite Estados Unidos hacia México, al bajar del nivel 4 al 3, y de los cambios de color del semáforo epidemiológico”.

Con ello “el flujo total del turismo de internación podría mejorar sus expectativas iniciales, disminuyendo su contracción a 43%”, comentó.

Consejos y exhortos

Desde el inicio de la emergencia sanitaria y la consecuente adopción de medidas de confinamiento los empresarios expusieron a las autoridades una serie de propuestas para enfrentar la inminente crisis y en el actual proceso de reinicio de actividades las retoman.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar Lomelín, indicó que “para lograr una recuperación real, duradera y rápida será fundamental dinamizar e incentivar la inversión privada para recuperar los empleos perdidos e incrementar el consumo”.

Propuso en este sentido, entre otras medidas, “la adopción de un mecanismo temporal de deducción inmediata de inversiones”, además de “estimular el consumo de una mejor manera, como por ejemplo mediante el fomento de descuentos”.

Agregó: “También requerimos organizarnos para regresar a las actividades productivas y flexibilidad de la autoridad, que reconozca las diferencias en las actividades de un estado a otro”.

Se deben además impulsar “los proyectos de infraestructura y montos de inversión en un primer paquete y de forma constante alimentar proyectos que aceleren la economía nacional”.

Por su lado Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales, aseguró que “el gran reto del país es salir en el menor tiempo posible de esta crisis económica, donde resulta clave el diseño del paquete económico 2021 incluyendo políticas públicas que fomenten la reactivación económica a través de la inversión y el empleo”.

José Castellanos Férez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, dijo que “la reactivación no puede tener como base la inacción ni lo que hagan otros países. Es tiempo de sumar, las futuras generaciones nos cuestionarán las decisiones que tomemos hoy”.

Concluyó Salazar Lomelí: “Un país no mejora sus condiciones sociales si no crece. Por eso necesitamos mecanismos que mejoren el crecimiento. México necesita crecer económicamente”.

Se tiene previsto que esta semana se presente el Plan Nacional de Infraestructura, que considera inversiones privadas por alrededor de 200 mil millones de pesos en cerca de 100 proyectos, fundamentalmente infraestructura carretera, portuaria, hidráulica, ferroviaria y algunas concesiones.

Luz de esperanza

“Lesiones en los músculos, huesos, articulaciones, tendones, afectaciones al sistema cardiorrespiratorio y a algunos procesos cognitivos son problemas ocasionados por el sedentarismo”, aseguró Mauricio Ravelo León, especialista en fisioterapia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Añadió: “Al estar en casa y no salir mucho durante los primeros meses aumentaron estos procesos de manera exponencial y empiezan a generarse patologías”.

Por otro lado tenemos que “71.8% de los estudiantes de cuarto a sexto año de primaria de México considera que lo peor de este tiempo ha sido no poder asistir a sus escuelas”, de acuerdo con el estudio Educación en contingencia, coordinado por la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

¿Qué indican las anteriores referencias? Pues demuestran que la pandemia afectó no solo la convivencia social sino también el proceso de aprendizaje e incluso la salud física y mental.

Pero la gran afectación es, sin duda, la económica.

Vicente Yáñez, presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), afirmó que “la pandemia ha dado un golpe brutal al país, por lo que es importante buscar la mejor manera de reactivar la economía”.

Agregó: “Urge una recuperación económica. El costo en la economía ha sido enorme, sobre todo en los empleos perdidos”.

Según datos de la ANTAD durante abril las ventas de las tiendas departamentales cayeron 72.7%, en mayo cayeron 49.6%, en junio 44.6% y en julio 22.6%, “algo nunca visto”.

Afortunadamente “se empiezan a recuperar”, explicó Yáñez, quien expresó: “Sería importante que se den bases para esta recuperación económica y ojalá que empiecen a generarse políticas públicas que impulsen los proyectos de inversión”.

Francisco Mijares Noriega, presidente de la Asociación Mexicana de Restaurantes, destacó a su vez que “hasta el momento cerraron definitivamente alrededor de 90 mil establecimientos y de continuar la tendencia se cerrará el año con 120 mil restaurantes en quiebra. Si se toma en cuenta que en el país existen alrededor de 600 mil establecimientos, el impacto de la pandemia se ha llevado 20 por ciento”.

Asimismo señaló que actualmente “las ventas de los restauranteros promedian una disminución de 60%, las pérdidas económicas ascienden a 100 mil millones de pesos y se han esfumado 200 mil empleos en el sector, que a finales de año pueden aumentar a 300 mil”.

En este sentido los representantes de ambos sectores urgieron a las autoridades a impulsar la recuperación económica.

A decir de los especialistas el panorama es propicio para impulsar la recuperación económica: de acuerdo con las autoridades de la Secretaría de Salud 16 entidades ya se encuentran en semáforo amarillo, una más incluso ya está en verde y no hay una sola que esté en rojo.

Para el presidente Andrés Manuel López Obrador el escenario deja ver que “ya se advierte la luz que indica que vamos a salir del túnel”.

RECUADROS

Tasa de empleo

(Población Económicamente Activa)

Abril 2020 47.5%

Mayo 2020 47.4%

Junio 2020 53.1%

Julio 2020 54.9%

Agosto 2020 55.1%

Fuente: INEGI

Indicador Global de la Actividad Económica* 2020

Enero 109

Febrero 108

Marzo 107

Abril 92

Mayo 88

Junio 96

Julio 102

*El IGAE permite conocer la evolución de los tres sectores de la economía. Para su estimación se utilizan los criterios empleados para el cálculo del PIB.